Catedral de Sevilla
Catedral de Sevilla - Raúl Doblado

La Catedral y el Alcázar, en el club de los monumentos más visitados del mundo

Los dos edificios más turísticos de Sevilla han crecido un 60% en los últimos dos años y se han colocado a la altura del Taj Mahal o el Partenón

Javier Macías
SevillaActualizado:

Sevilla está de moda para el turismo mundial. La prestigiosa revista Lonely Planet eligió a la capital hispalense como el mejor destino para visitar en 2018 y eso se ha visto complementado con las espectaculares cifras que alcanzó la ciudad el año pasado: más de seis millones de usuarios en el aeropuerto, récord de pernoctaciones con tres millones de viajeros alojados y, también, se superó la marca en los principales monumentos. La Catedral de Sevilla recibió más de 2,1 millones de visitantes y, el Alcázar, casi 1,9 millones. Ambos edificios han crecido en número de turistas un 60% en los últimos dos años, y forman parte ya del selecto club de los principales monumentos del mundo.

Tanto la Catedral como el Alcázar aventajan ya a lugares emblemáticos como Stonehenge (1,58 millones), la Abadía de Westminster (1,54) o la Catedral de San Pablo (1,5) en el Reino Unido; o Chichén Itzá en Yucatán (1,1), una de las siete maravillas del mundo. El templo metropolitano, que ha superado este año por primera vez los dos millones de visitantes, se sitúa muy cerca de monumentos tan importantes como el Taj Mahal en Agra (La India), que es otra de las maravillas del mundo y que en 2017 alcanzó los 2,5 millones; el Partenón de Atenas (2,8) o la Torre de Londres (2,8).

Sin contar los que no requieren pagar por acceder, ambos monumentos sevillanos se sitúan entre los 30 más visitados del mundo y, concretamente en España, tan sólo los superan la Sagrada Familia de Barcelona, con 4,5 millones de turistas al año, y la Alhambra de Granada, que ha vuelto a batir su propio récord y ha alcanzado su aforo máximo, con 2,7 millones. La fortaleza nazarí ha sido considerada durante años uno de los diez monumentos más visitados del planeta, si bien hay al menos 17 por delante en la actualidad.

En el caso de la Catedral inconclusa de Barcelona, los últimos datos que se han hecho públicos son los de 2017, cuando registró un descenso de 34.000 turistas respecto al año anterior, cuando se batió el récord histórico. El templo de Gaudí se disparó un 10% en 2016 y, debido a la convulsa coyuntura política de Cataluña, sumado al atentado yihadista en la Rambla que en origen tenía como objetivo derrumbar la Sagrada Familia; ha supuesto un leve bajón en el turismo.

Otro de los monumentos que accede a esta exclusiva lista es la Mezquita-Catedral de Córdoba, que alcanzó los 1,9 millones de visitantes en 2017, superando también su récord. Córdoba, como Sevilla, son ciudades al alza en lo referente al turismo. El templo metropolitano de la ciudad califal va de la mano con el Alcázar de Sevilla. Ambos edificios, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, rozan ya los dos millones y llevan más de un lustro superando sus propias marcas turísticas. En el caso del Palacio Real de Sevilla, ha llegado a esta cifra pese al aumento del precio de las entradas y el establecimiento de un aforo máximo por hora para evitar su colapso.

Por su parte, el Cabildo Catedral califica de «excepcional» la cifra de visitantes registrada en 2018 y consideró que esto se debe a la serie de mejoras implementadas en la gestión de la visita cultural, como la modernización del sistema de venta online, con un horario predefinido, la atención especializada para personas con discapacidad o para centros educativos así como la celebración de una gran exposición en el Año Murillo.

Los más visitados

En el ránking mundial de los monumentos más visitados siempre se ha situado en primer lugar Nôtre-Dame, en París, con 12 millones de visitantes. Sin embargo, la entrada a la Catedral es gratuita y sólo es necesario el pago para subir a las torres entre otras dependencias, por lo que no es comparable con edificios como la Catedral o el Alcázar de Sevilla. Sin contar la seo parisina, el monumento más visitado del mundo con mucha diferencia es la Gran Muralla China, con nueve millones de turistas anuales. Le sigue la Ópera de Sidney, con 7,5 millones, un edificio que está declarado también Patrimonio de la Humanidad.

En tercer lugar aparece la Torre Eiffel, que en 2017 registró 6,2 millones de turistas. El emblema de la capital francesa llegó a los 7 millones de visitantes pero los atentados yihadistas hicieron caer la cifra ya que, además, las medidas de seguridad son mayores y las colas para acceder son más largas. Justo después de la Torre Eiffel aparecen en la lista los Museos Vaticanos (tanto las galerías como el conjunto de estancias accesibles para el público en el Vaticano, como la Capilla Sixtina o la basílica de San Pedro), con seis millones, empatados con el Lincoln Memorial en Washington, que es el monumento más visitado de Estados Unidos.

Con cinco millones, el Coliseo es el sexto edificio histórico con mayor número de turistas en el mundo, también considerado una de las siete maravillas del mundo. Tras éste, la Sagrada Familia de Barcelona, que tiene el mismo número de visitantes que la Estatua de la Libertad de Nueva York (4,5 millones). Tras el símbolo americano, el enclave arqueológico de Petra, en Jordania, otra maravilla del planeta que cada año recibe a cuatro millones de turistas.

Con menos de esta cifra, aparecen Machu Picchu en Perú (3,8), el Empire State neoyorkino (3,5), el Mont-Saint Michel en Normandía (3,2) -en este caso gran parte es gratuito ya que sólo hay que pagar por acceder a la abadía-, la Torre de Pisa (3), el Cristo del Corcovado en Río de Janeiro (3) y las Pirámides de Giza (3). En este último caso, el turismo ha caído estrepitosamente, también por culpa de los atentados yihadistas perpetrados en esta zona convulsa.

Con menos de tres millones, los monumentos citados anteriormente que preceden a la Catedral de Sevilla, que ha entrado a engrosar ya el ránking de los que más turistas reciben del mundo junto con el Alcázar.