Francisco Baena Bocanegra, Silvia Muñoz y Óscar Cisneros - Raúl Doblado
Debate en la Casa de ABC

Cisneros, Baena y Muñoz muestran sus cartas para presidir el Colegio de Abogados de Sevilla

Los tres candidatos prometen volcarse en los pueblos y apuestan por la digitalización de la institución

SevillaActualizado:

Los letrados Óscar Cisneros, Francisco Baena Bocanegra y Silvia Muñoz, candidatos a dirigir el Colegio de Abogados de Sevilla, participaron ayer en la casa de ABC en el primer debate antes de las elecciones que tendrán lugar el próximo día 22. A unos días de que se celebren las elecciones en las que José Joaquín Gallardo se retirará tras 24 años de mandato, todos coincidieron en que hace falta un cambio y contaron sus propuestas para la nueva etapa.

Cisneros, vicedecano hasta hace unos días habló de cambiar muchas cosas, desde su perspectiva tras 20 años en la junta de gobierno. «Mi experiencia de 20 años dota a la candidatura de un bagaje que va a servir para mejorar las cosas», dijo apostando por mejorar lo conseguido y paliar las deficiencias.

Muñoz, que encabeza una candidatura íntegramente femenina, dijo aportar la experiencia de todos los días y «una conexión directa» con lo problemas reales en el ejercicio de la abogacía. «Hay que actualizar el colegio porque tiene un sistema de funcionamiento obsoleto y que no llega a todo el mundo. Queremos acercar el colegio a sus colegiados. Hemos planteado el voto digital. Hace falta un cambio de talante, medidas concretas y voluntad de llevarlas a cabo», señaló.

Baena Bocanegra, que lleva más de 50 años ejerciendo la profesión, habló de fin de ciclo.Aunque recordó que, si Gallardo ha durado 24 años es porque lo han votado, «este no es el colegio que debe tener Sevilla en el siglo XXI». Y apostó por tomar «decisiones draconianas» que hagan cambiar la imagen. Porque el actual colegio «no da satisfacción a la realidad que exige la abogacía». El quiere un colegio «moderno, eficaz y transparente» y que no esté «anclado en la rutina», ya que eso ha provocado «un alejamiento de los colegiados» que hay que recuperar.

Los pueblos

Cisneros defendió la gestión anterior asegurando que no está «obsoleto» aunque sí «algo anquilosado». Anunció la creación de la figura del delegado de la provincia para que los pueblos tengan hilo directo con la junta de gobierno. «Hemos encontrado carencias enormes», dijo sobre la provincia. Por su parte, Muñoz habló de «un déficit tecnológico brutal» en los municipios ya que algunos no tienen ni sala para reunirse con el cliente por lo que pidió una en cada uno de los quince partidos judiciales.

Y que los abogados de pueblos asistan a cursos mediante técnica de streaming. Sin embargo, para Baena el problema de los pueblos no es solo una falta de medios. «Yo me he pateado los pueblos y la realidad es que los abogados de pueblo parece que son abogados de segunda y aquí todo el mundo paga la misma cuota. No se cuenta con ellos», dijo.

El turno de oficio

Sobre este punto, Baena Bocanegra calificó el turno de oficio como «la hermanita pobre de la justicia». Antes de hablar de si están bien pagados o si están bien considerados, él apuesta por plantear que el turno de oficio «es una de las columnas sobre la que se asienta la Justicia» y dijo que la función de los abogados requiere la más alta consideración porque se trata de un servicio publico. «Todos somos conscientes de que está fatal remunerado pero además llega tarde».Por eso pidió «el respeto que merece» el turno de oficio. En este sentido, señaló que a los poderes públicos «no se les está presionando lo necesario». Y apostó porque se tenga en cuenta la trascendencia de este servicio publico para que se valore correctamente y «no miserablemente, como se está haciendo».

Cisneros recordó la «importancia social del turno de oficio y defendió que se ha conseguido bajar de 90 hasta 45 días el tiempo de pago. En este sentido, también apostó por «mantener la presión a la Junta para dar soluciones definitivas para unos profesionales que actúan con gran responsabilidad y de los que no tienen quejas.

Muñoz coincidió en la importancia del turno de oficio y consideró que los letrados hacen tareas administrativas que no les corresponde. Llevamos el compromiso a que no se va a privatizar el servicio de turno de oficio», dijo. La candidata rompió una lanza por los abogados de oficio que cobran una miseria. «Están cobrando 200 euros por un servicio que vale 1.800 euros», dijo.

Trato igual

En cuanto a los modelos de despachos, Cisneros dijo que, igual que su candidatura integra letrados de bufetes grandes y pequeños, su apuesta pasa por ayudar a todos independientemente del tamaño.

Sin embargo, para Muñoz no son todos iguales y «no se puede dar un trato igual a una firma con 50 abogados que a un despacho de dos». En este sentido cree que, por ejemplo para la digitalización (una de las asignaturas pendientes), una gran firma no tiene las mismas dificultades que un despacho pequeño.

«Los pequeños estamos solos ante el peligro y necesitamos un colegio que nos cuide», recalcó. A Baena le da igual que el despacho sea grande o pequeño. «Tengo un concepto instrumental: el colegio dará acogida al abogado venga de donde venga. No voy a discriminar», señaló.

Limitación de mandatos

Sobre la limitación de mandatos del decano de los abogados, también hubo diferencias. Muñoz cree si el decano está haciendo una buena labor, «la limitación puede ser contraproducente». Por ello apuesta por un referéndum entre colegiados para decidirlo. «Si se perpetúa un decano es porque la gente lo vota», explicó.

Ahí Baena Bocanegra fue claro. Apostó por la limitación y que sólo haya una reelección. Y se comprometió a estar sólo cuatro años. Cisneros habló de limitarlo a dos mandatos.

Máster

Ninguno de los tres cree que haya que limitar el acceso a la profesión. Pero todos coincidieron en que hay que revisar el máster de acceso y que éste lo supervise el colegio. Cisneros admitió que se dan deficientemente algunas asignaturas en el actual máster y Muñoz también pidió que el colegio rescate este máster ya que la formación no se corresponde con el precio que pagan los estudiantes. «Vienen alumnos y me quedo a cuadros», dijo. Baena ve «inexplicable» que el colegio no imparta ese máster. «Hay que rescatarlo inmediatamente», dijo.

Ciudad de la Justicia, ya

La necesidad de abordar la Ciudad de la Justicia es otro tema en el que coincidieron. Los tres pidieron que se haga ya y admitieron que lo único que pueden hacer es presionar. «Sevilla se merece una ciudad de la Justicia digna», dijo Muñoz que ve «más viable» El Prado» y apostó por un referéndum. Cisneros explicó que no ha habido voluntad de las administraciones y urgió a hacerla.

Baena Bocanegra recalcó que la Ciudad de la Justicia es la asignatura pendiente de Sevilla aunque los abogados tengan voz pero no voto en esa cuestión. «Hay que hacerla en el sitio que tenga las posibilidades mejores para los ciudadanos.Donde sea, pero ya». recalcó.