Llegada de un grupo de inmigrantes rescatados por Salvamento Marítimo
Llegada de un grupo de inmigrantes rescatados por Salvamento Marítimo - EFE

El colapso de los centros de Cádiz provoca el traslado a Sevilla de 88 menores inmigrantes de origen marroquí

Los menores no acompañados se encuentran en el patio de la Jefatura de la Policía Nacional y están siendo identificados

SevillaActualizado:

Un total de 88 inmigrantes menores rescatados en distintas operaciones en la costa de Cádiz se encuentran en la Jefatura Superior de Policía de Sevilla a la espera de que les asigne un centro para vivir, una vez que se ha constatado que se trata de menores de edad no acompañados.

Se trata, según han confirmado fuentes policiales, de 84 varones y 4 chicas, que se encuentran desde esta madrugada en el patio de la comisaría sevillana, atendidos mientras se realizan las gestiones necesarias para determinar su ubicación final, sin que se sepa aún qué centro se les va a asignar, a la espera de que termine toda la tramitación necesaria para ello.

En todos los casos son de nacionalidad marroquí, que han llegado a la jefatura sevillana a las 4.30 de la pasada madrugada, y en ese momento ya se ha iniciado todo el proceso de identificación de los mismos, tanto por los agentes que se encontraban de guardia como por los que se han ido incorporando durante el día.

A Sevilla han sido derivados ante la imposibilidad de ser gestionada su acogida en Cádiz, dada la situación de saturación que tienen los centros de menores en la provincia gaditana, y la previsión es que permanezcan en las instalaciones policiales de Blas Infante en la capital hispalense el menor tiempo posible, con el fin de reubicarlos hoy mismo si es posible.

A todos ellos se les está practicando el reconocimiento en las instalaciones policiales, que incluye, entre otras pruebas, una destinada a constatar que son menores de edad, y en el caso de que algunos de ellos no lo sea serían derivados de inmediato al punto de la provincia de Cádiz desde el que han sido enviados a Sevilla sin ser acogidos en centros tutelados.

Mientras tanto, se gestiona con la Consejería de Igualdad de la Junta de Andalucía el lugar concreto donde ingresarán, sin precisar si será en la misma provincia de Sevilla o limítrofes, aunque parece que han quedado descartados los centros de acogida de menores en las localidades de Marchena y Carmona, los mayores de la provincia, que actualmente se encuentran saturados y muy por encima de su capacidad.

Por todas las provincias menos Cádiz

La Consejería de Igualdad distribuirá por toda Andalucía «excepto Cádiz» a los 88 menores no acompañados que desde la pasada madrugada se encuentran custodiados por la Policía Nacional en Sevilla.

Fuentes de la Consejería han indicado que desde que esta mañana fueron avisados por la Policía Nacional de la llegada de estos menores a la capital hispalense «se han comenzado a buscar las alternativas para alojarlos», descartando «tanto que todos se queden en Sevilla como que algunos vuelvan a Cádiz».

En el primero de los casos, sería inviable alojarlos a todos en centros de la provincia hispalense, mientras que la saturación de los de Cádiz hace imposible que se les devuelva allí, de modo que se ha activado toda la red regional para calibrar las posibilidades de acogida que hay en siete de las ocho provincias andaluzas.

Las mismas fuentes no han sabido determinar cuántos de los inmigrantes se enviarán a cada provincia, «porque todo está pendiente de que se termine con las pruebas que se están haciendo, que incluso nos podrían aclarar si alguno no es menor de edad, como afirman todos ellos».

La Junta tiene que valorar tanto el alojamiento de estos jóvenes como las posibles necesidades que haya con la población autóctona en cada provincia, con lo que podrá disponer de todas las plazas de los centros de referencia, en previsión de que se produzcan urgencias que requiera que se ocupen.

Además, ha quedado descartado que se les aloje en hostales concertados, como ha pasado en alguna ocasión desde que comenzó lo que se conoce como «temporada de pateras», ya que «al ser menores, es inviable que no estén tutelados en todo momento».