Una de las tablas de las raciones colgada en los comedores
Una de las tablas de las raciones colgada en los comedores - Rocío Ruz
Educación

Comedores escolares de Sevilla sirven raciones más pequeñas a las niñas que a los niños

Las empresas siguen indicaciones de la Junta. Salud sostiene que «los niños y adolescentes necesitan más aporte energético que ellas»

SevillaActualizado:

El plato de alubias a la jardinera que se comen los niños de 3 a 6 años en los comedores escolares de Sevilla pesa 198 gramos, el de las niñas 187. El de arroz caldoso de los escolares de esa edad es una ración de 167 gramos, el de las niñas de 157 gramos. Eso está ocurriendo en los comedores de cientos de colegios sevillanos según ha denunciado la plataforma de Comedores Escuelas de Calor que ha remitido las fotografías que suponen la prueba de que las empresas encargadas de servir esos comedores discriminan en función del sexo a la hora de servir las raciones.

De hecho las empresas, que lograron el servicio de comedores por concurso público envían unas «tablas de porcionado» a los comedores donde los monitores contratados por las empresas de restauración deben seguir las indicaciones antes de servir las bandejas de los niños y las niñas. Estas tablas, colgadas en los frigoríficos de algunos comedores según ha podido comprobar ABC, contienen las indicaciones con los distintos pesos de los platos, cuyos tamaños oscilan en función de la edad y del sexo.

Menos albóndigas

Se hace una distinción para los escolares de 3 y 6 años, que estudian Educación Infantil, y otra para los que tienen entre 7 y 12 años y que están cursando Primaria. Pero además las raciones no son iguales para los niños y las niñas. Así, el plato de «albóndigas a la jardinera» que se sirve a los chicos de 7 a 11 años pesa 187 gramos frente a los 170 que pesa la de las chicas de esas misma edad. Ocurre lo mismo con el pescado. El «abadejo al horno» de ellos es una ración de 83 gramos frente a los 75 de ellas. Con la cazuela de verduras es lo mismo: 217 gramos para los niños de Infantil y 205 para las pequeñas.

Se trata de una diferenciación por razón de sexo que se hace, según explicaron desde la Asociación Empresarial de Restauración Colectiva de Andalucía (Aercan) que representa a 16 empresas de restauración colectiva que sirven menús escolares a 1.242 centros de toda Andalucía, siguiendo las recomendaciones de la Junta de Andalucía. En este sentido, la patronal de estas empresas aseguró que esa «diferenciación por sexos» se hace siguiendo los criterios fijados por la Consejería de Salud que evalúa, controla e inspecciona estos menús de los comedores escolares de los centros públicos.

Unos criterios fijados en el documento «Plan Evacole» para el curso escolar 2018-2019 que establece, por ejemplo, dietas de 1642 kilocalorías al día para las niñas de 3 a 8 años frente a 1742 para los niños de esa misma franja de edad. En cuanto a los de 9 a 13 años, la Junta establece 2.279 para ellos y 2071 para ellas.

Diferente

Desde la Consejería de Salud mantienen que trabajan junto a la de Educación en las recomendaciones para la elaboración de los menús que se ofrecen en los comedores de los centros públicos y que estas recomendaciones se adaptan a «la evidencia científica y al documento de consenso sobre alimentación en los centros educativos elaborado por el Ministerio de Sanidad en colaboración con el Ministerio de Educación con la colaboración de expertos y sociedades científicas a nivel nacional.

Se trata de un documento que es responsabilidad de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN). Desde la Consejería recalcan que, según ese mismo documento, «la ingesta de energia diaria recomendada se adapta no solo a la edad sino también al sexo del alumno ya que está demostrado científicamente que también en la edad escolar y en la adolescencia los niños y adolescentes necesitan más aporte energético que las niñas y adolescentes por lo que la ingesta energética que deben recibir es diferente».

El precio

La patronal de empresas de restauración, Aercan, mantiene que, según las encuestas que han realizado, los padres valoran muy positivamente el servicio prestado y aseguran que aunque el servicio «siempre es mejorable», la calidad está «en relación directa con el precio que se paga por ella». En este sentido, Aercan recuerda que en Andalucía es la Junta quien establece ese precio, que está «congelado» desde el año 2009 y que con ese dinero las empresas deben contratar también los monitores, educadores y pagar materiales, cocinas y seguros y otros gastos.

ABC ha consultado con varios médicos sobre el tema sin que ninguno encuentre una explicación a ese diferente tamaño de los menús de los escolares. Según Eugenio Fernández, endocrino del Instituto Hispalense de Pediatría de Sevilla, no hay motivo para esta diferencia de cantidad en los platos. En realidad, según dijo, «depende más de la actividad física que haga cada niño o niña que de otra cosa», aseguró explicando que los niños y niñas de seis años «tienen las mismas necesidades nutricionales».

Por su parte, Marta Carmona, pediatra también del IHP explicó que con esas edades «no se hacen diferencias entre niños y niñas» y que sólo a partir de la pubertad existen normalmente diferencias puesto que en esas edades el consumo calórico de los varones es mayor. Se trata además de una denuncia que llega después de que la plataforma Comedores Escuelas de Calor haya recogido casi tres mil firmas para pedir a la Junta que elimine los catering y apueste por la gestión directa de los comedores y haya solicitado mayor control de los padres sobre estos comedores.