El marisco es pura proteína con muy bajo contenido en grasas
El marisco es pura proteína con muy bajo contenido en grasas - ABC
BAILAR Y ANDAR: DOS BUENOS EJERCICIOS

Cómo disfrutar de la comida navideña sin miedo a mirar la báscula

Menús que proponen expertos de Quriónsalud Sagrado Corazón e Infanta Luisa

SevillaActualizado:

Como no es posible dejar de comer estas fiestas hay que procurar compensar los excesos con otras medidas pero, sobre todo, haciendo ejercicio, andando al día una hora, que si se quiere se saca tiempo, para así no temer a la báscula.

Los especialistas creen que es posible mantenerla a raya. Según Alberto Aliaga, endocrino de la unidad de Obesidad de Quirónsalud Sagrado Corazón e Infanta Luisa, «comer es una necesidad, pero comer de forma inteligente es un arte», una afirmación que conviene tener en cuenta precisamente en estas fechas de excesos. «Aunque no existen los milagros, si se cumplen unas sencillas pautas, podremos conservar una buena salud y mantener a raya nuestro peso», apunta el doctor.

Para Felipe Del Valle, nutricionista de esa unidad «resulta fundamental alimentarnos adecuada, moderada y ordenadamente, lo que significa hacer cinco comidas al día:desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena».

Según Del Valle, si en lugar de llegar a la cena de Nochebuena, Navidad o Nochevieja sin haber probado bocado desde el almuerzo, merendamos, por ejemplo, una macedonia a base de yogur desnatado con una pieza de fruta, evitaremos las ansias compulsivas de arrasar con todo lo que nos pongan por delante al sentarnos a la mesa.

Al ser previsible un aumento de la ingesta calórica en estos días, tendría menos repercusión en el peso, si aumentamos también el gasto calórico. Intentar seguir con la práctica deportiva, incluso aprovechar las vacaciones para hacer turismo con la familia, y dar paseos en la naturaleza.

Un buen consejo sería servirnos en nuestro plato pequeñas porciones de los diferentes aperitivos dispuestos para compartir en lugar de ir comiendo directamente de ellos, de este modo podemos controlar mejor la cantidad total que ingeriremos.

Debemos comer lentamente para sentirnos saciados precozmente y evitar digestiones pesadas por haber comido más de lo necesario. Y finalmente un pequeño truco para reducir el consumo calórico total sería ir alternando entre cada copa de vino, cerveza o cava, alguna bebida sin calorías como el agua o los refrescos edulcorados (zero, ligth, etc.), apunta Del Valle.

En cualquier caso, según el doctor Aliaga, no hay que obsesionarse, ya que «ingestas hipercalóricas puntuales no suelen tener repercusión importante en el peso».

El nutricionista Felipe Del Valle presenta una propuesta atractiva y saludable de menú de Nochebuena o Navidad.

Así, porpone como entrantes jamón ibérico de bellota y caña de lomo ibérica. Mejor sería retirar la grasa visible y acompañar con picos en vez de con pan.

También aconseja cebiche de pargo y corvina con aceite verde, gambas, langostinos, bocas, patas de cangrejo, buey de mar, carabineros, langosta… que son proteínas, con muy bajo contenido en grasas; aguacate con langostino, lechuga, atún, cebolla, caviar, salsa rosa a base de mayonesa light y kétchup light.

Luego, el primer plato sería una sopa de marisco y el segundo, pavo asado con gelatina de su jugo. De postre, recomienda un sorbete de limón.

¿Y el día después? Como indica Alberto Aliaga, las grandes ingestas no se deben compensar anulando otras comidas principales, como el desayuno o la cena. El organismo necesita un suministro de recursos constante, aunque moderado. Es muy positivo incluir en la primera comida del día la fruta, si no se hace habitualmente, y obsequiar al cuerpo con un paseo matinal. También es necesario dar un reposo al estómago, consumiendo platos ricos en verduras y hortalizas en el almuerzo y en la cena, sin olvidar la fruta o lácteo en el postre si fuese necesario.

El ejercicio no se debe abandonar. Los especialistas inciden en que al igual que cuidamos nuestra alimentación también es importante cuidar nuestra salud y que practicando ejercicio cada día nos sentiremos mejor, tanto por dentro como por fuera.

«De 24 horas que tiene el día siempre se pueden sacar 50 minutos para caminar o realizar ejericios de musculación o fuerza cuyos beneficios para la salud están cada vez más contrastados a cualquier edad. Buscar compañía para hacerlo siempre ayuda. Andar 10.000 pasos diarios, serían los aconsejados para afrontar con buena forma el 2019», destacan.

Y añaden: «No dejar los hábitos de ejercicio durante las fiestas, si acostumbramos ir al gimnasio a una hora determinada, intentar mantener la misma pauta. En las reuniones con amigos o familia, bailar ayuda a gastar las calorías de más que hemos ingerido, moverse de cualquier manera y evitar el sedentarismo es lo que nos ayudará a mantener a raya a la báscula»