La concejal del PP Dolores de Pablo, en el Ayuntamiento
La concejal del PP Dolores de Pablo, en el Ayuntamiento - ROCÍO RUZ

Una concejal del PP denuncia al Ayuntamiento de Sevilla ante la Policía tras sufrir un accidente

Dolores de Pablo se rompió un brazo la semana pasada al caerse en un alcorque vacío de Heliópolis

ALBERTO GARCÍA REYES
SEVILLAActualizado:

Llevaba días denunciando en las redes sociales el mal estado de las aceras en Heliópolis, donde los numerosos alcorques vacíos y la escasa iluminación convierten el paseo nocturno en una actividad de alto riesgo. La cuenta de Twitter de la concejal del PP Dolores de Pablo, que fue delegada de Familia durante el gobierno de Juan Ignacio Zoido, está atestada de fotos que muestran bordillos levantados por las raíces de los árboles, tocones que se han dejado en los alcorques después de talar un ejemplar o incluso agujeros sin cubrir que han quedado tras la retirada de plátanos de sombra en mal estado.

Lo que no podía sospechar es que ella misma iba a acabar siendo víctima de lo que estaba denunciando. El pasado viernes 20 de noviembre, a las once de la noche, caminaba con dos amigas por la calle Ebro, en el citado barrio de Heliópolis, donde reside. A la altura del número 17 «tropezó en un alcorque con el tocón de un resto de árbol, cayendo en el acerado sobre el brazo derecho».

Así están relatados los hechos en la denuncia que De Pablo puso ante la Policía Local el pasado jueves 23 contra el Ayuntamiento, ya que las lesiones que ha sufrido son de importancia. Según ha podido saber este periódico, la afectada expuso ante los agentes que se había fracturado «cúbito y radio a la altura del codo», lo que acreditó presentado un parte médico de la clínica Quirón, donde fue asistida de urgencia. En la denuncia también consta que fueron testigos de la caída provocada por el mal estado de la acera las dos mujeres que le acompañaban en ese momento, de quienes la concejal ha aportado sus nombres y sus datos de contacto.

Además, Lola de Pablo recalcó ante los policías que en el lugar donde se encuentra el alcorque con el que tropezó no sólo quedaba la base de un árbol talado, sino que había una «falta de iluminación de la vía pública en el momento de la caída y no existía señalización de peligro». A todo esto hay que sumar que «el estacionamiento de un vehículo en el lugar del hecho oscurecía aún más la visibilidad».

Este accidente obligará a la concejal del PP a estar de baja durante varias semanas, lo que le impedirá hacer su labor de oposición, que se estaba centrando precisamente en denunciar públicamente el mal estado general del acerado del distrito La Palmera-Bellavista. De hecho, el mismo día 20, fecha en la que sufrió la caída, publicó en su cuenta de Twitter varias fotos de alcorques vacíos con el siguiente texto: «Pasear por la calle Monzón es una tarea peligrosa por el abandono que está padeciendo por el señor Juan Espadas. Se corre serios riesgos para la seguridad física en esta zona tan frecuentada. ¿Cuándo le toca a los vecinos de este barrio una acción integral?». No fue un comentario aislado. Su perfil está lleno de mensajes de este tipo. En la última semana hay al menos otros dos: «Con el otoño continuó la caída de ramas en Padre García Tejero y la rotura del acerado sin podar y sin reponer. ¿Hasta cuándo el abandono?», le pregunta al alcalde. Otra denuncia se refiere directamente de nuevo a los alcorques: «Estado del acerado de la calle Monzón. Zona transitada por personas mayores y menores junto al Colegio».

Hasta el día 20 por la noche, esas quejas formaban parte de su labor como miembro de la oposición en el Ayuntamiento. A partir de las once de la noche de ese día, Lola de Pablo se convirtió en víctima directa de lo que ella misma estaba avisando. Su denuncia ya no es una llamada de atención al gobierno. Ahora es una reclamación como ciudadana de Sevilla.