Las conducciones de Melonares, pendientes ahora del presupuesto
El pantano de Melonares tiraba agua en 2009 - RAÚL DOBLADO

Las conducciones de Melonares, pendientes ahora del presupuesto

Aunque Medio Ambiente declaró la obra como prioritaria, los trabajos continúan parados

sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El pantano de Melonares almacena 139 hectómetros cúbicos de agua, lo que supone que está, casi, al 75% de su capacidad. Sin embargo, las conducciones que permitirán que ese agua llegue a nuestros hogares siguen sin avanzar. De hecho están paralizadas y a la espera de que los próximos presupuestos generales, marcados por los recortes y la necesidad de reducir el déficit, incluyan una partida que permita su ejecución y terminarlas como estaba previsto en 2013.

Las conducciones de Melonares han estado envueltas en problemas y complicaciones casi desde el inicio del proyecto. En principio, iban a ser una conducciones de nueva obra en su totalidad y exclusivo uso para el consumo humano, pero su alto coste —80 millones de euros— hizo reconsiderar el proyecto, con el beneplácito de la Unión Europea que financia en gran parte el pantano, y usar parte del trazado del canal de los Regantes del Viar. Junta y Estado se dividieron las obras habían acordado que cada una ejecutaría una parte de las obras, pero al asumir las competencias sobre el Guadalquivir la comunidad autónoma, los proyectos pasaron a estar bajo su responsabilidad. La Junta tardó en adjudicar las obras varios meses y, cuando lo hizo —el del Viar en 2009, el otro en 2010—, el inicio de las obras se ralentizó de tal forma que hasta febrero del año pasado no se puso la primera piedra del tramo de nuevas conducciones desde el canal de Viar a la altura de Villaverde del Río hasta las instalaciones de Emasesa en Alcalá del Río mientras los trabajos del Viar seguían sin ver una máquina. Así las cosas, a finales del pasado año, y tras el dictamen del Tribunal del Constitucional que impedía a la Junta asumir la gestión integral del Guadalquivir, las obras de las conducciones de Melonares volvieron a ser competencia de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG). La situación motivó la apertura de un procedimiento para que la CHG pudiera subrogarse en los contratos adjudicados por la Junta, algo que, como público ABC, se logró el pasado mes de noviembre.

Entonces, se pensaba que las obras, declaradas como prioritarias por el Ministero de Medio Ambiente, podrían empezar en enero. A día de hoy, la situación es muy distinta. Ni en el canal del Viar ni en el tramo de 13,7 kilómetros de nuevas conducciones se trabaja en estos momentos. Las obras, reconocieron a ABC desde la CHG, están pendientes de los presupuestos generales, en los que se espera que se recojan las partidas económicas que, en dos anualidades, harán posible la ejecución de esos trabajos. El coste de la obra se estima en unos 40 millones de euros (13 millones la actuación en el canal del Viar y 27 en las nuevas conducciones).

Así las cosas, habrá que esperar hasta finales de marzo, fecha en la que se ha anunciado la presentación de la ley de presupuestos generales, para saber si será posible iniciar en este año las obras de las conducciones de Melonares. De momento, y para agilizar la ejecución de los trabajos cuando se cuente con el dinero necesario, la CHG sigue adelante el proceso de expropiaciones necesario para construir la nueva red de tuberías entre el canal del Viar y las instalaciones de Emasesa,para lo que sí tiene fondos propios.

En lo que respecta al canal del Viar, los trabajos se verán afectados sin duda por el uso del mismo por sus propietarios: los regantes. La temporada de riego, si no se adelanta ante la situación de sequía que vivimos, se extiende desde abril hasta finales de septiembre, un período en el que los regantes advierten que no se pueden hacer obras que puedan afectar al agua que conduce el canal. La CHG reconoce esta situación, aunque considera que ello no debe suponer retraso alguno en los plazos fijados para este tramo de la obra, ya que en ese período de riego se pueden realizar algunos trabajos que no afectan al canal, como el vallado de sus márgenes.

La ejecución de las canalizaciones de Melonares debería estar terminada, según lo aprobado por la Unión Europea, a finales de 2013. Los plazos de ejecución de las obras, de 20 y 18 meses, hacen que, cuando menos, los tiempos estén muy ajustados.