Samuel entra a los Juzgados escoltado por la Policía - efe/ vídeo: atlas
niega su participación en el caso

Samuel declara que el 24 de enero no pisó el domicilio de León XIII

El amigo de Miguel Carcaño ha afirmado que confesó su implicación en el caso «bajo coacciones, amenazas , agarrones por el cuello y golpes en el pecho»

M.j. lora/l. rodríguez/abc
sevilla Actualizado:

Francisco Javier Delgado, el hermano del asesino confeso de la joven sevillana Marta del Castillo, ha negado este miércoles su participación en las tareas para hacer desaparecer el cuerpo y ha asegurado que la tarde del 24 de enero, a partir de las nueve de la noche, la pasó en casa de su exmujer, donde fue a ver a su hija, y en el bar que regentaba, donde estuvo hasta las tres de la madrugada, hora en que cerró.

Durante su declaración ante el tribunal, el hermano de Miguel Carcaño ha relatado que, el día de los hechos, se encontraba en el piso de León XIII cuando, sobre las ocho de la tarde, escuchó abrirse y cerrarse la puerta del piso imaginándose en ese momento que la persona que había entrado era su hermano, por lo que "le di una voz para que viniera al cuarto de baño", donde él se estaba arreglando para ir al domicilio de su exmujer para ver a su hija. En ese momento, "él me dijo que iba a coger unos discos, y yo le pregunté si venía acompañado, a lo que me contestó con una sonrisa", por lo que "entendí que venía con su novia de Camas para tener un poco de intimidad".

Transcurridos "no más de diez minutos, me marché", ha añadido, asegurando que en el tiempo que coincidió con Carcaño en el piso "no escuché ningún ruido ni vi a nadie". "No recuerdo que Miguel me dijera el nombre de Marta, pero si me hubiera dicho Marta o Eva, me hubiera sonado igual, pues no la conocía ni de nombre ni de rostro", ha aseverado, añadiendo que "no recuerdo haber coincidido con ella en mi vida".

Tras ello, asegura que abandonó el domicilio y se dirigió a casa de su exmujer para ver a su hija, permaneciendo en ese domicilio entre las 21,00 y las 23,30 horas, cuando bajó porque había quedado con su novia, la también acusada María García, para dejarle las llaves del piso de León XIII para que ella se marchara allí a estudiar. A continuación, María lo dejó en el pub que regentaba.

Tras cerrar el pub, se marchó a otro bar y, en torno a las 4,00 horas, llegó al piso de León XIII donde tuvo lugar el crimen, en el que se encontraba su novia, que había acudido allí para estudiar aunque en ese momento ya se encontraba durmiendo. Tras llamarla para que le abriera la puerta, entró y recibió un par de llamadas, una de una mujer que "me dijo que había una chica que no aparecía, que creían que aquella tarde había estado con Miguel, y que estaban buscándola", por lo que "lo llamé" y le contó el contenido de dicha llamada, tras lo que Miguel se presentó en el piso sobre las 5,00 horas del 25 de enero de 2009 y "contó su historia de ese momento", según la cual había dejado a Marta en su casa sobre las 21,30 horas. "¿Dónde está el cuerpo?", le ha preguntado el fiscal, a lo que ha contestado que "es algo que no sé ni he sabido nunca".

El hermano del asesino confeso ha prestado declaración después de que Samuel Benítez haya sido interrogado durante cerca de dos horas, en las que ha negado su participación en los hechos, ya que, según su versión, el día 24 de enero estuvo en Montequinto y no llegó a Sevilla hasta las 3,00 horas del día siguiente, momento a partir del cual participó incluso en las tareas de búsqueda de Marta del Castillo.

María se desvincula del crimen y niega conocer a Marta

María García, novia de Francisco Javier Delgado, ha negado también cualquier implicación en el crimen. Ha asegurado que dejó a su novio en el bar que regenta entre las once y media y las doce de la noche y que fue al piso de León XIII a estudiar hasta las dos de la madrugada, cuando se quedó dormida. Afirma que se levantó a las cuatro para abrir la puerta a Javier, que llegaba de trabajar y que notó un «olor extraño en el pasillo», pero no necesariamente «olor a limpio».

María García ha negado que se cruzase con Miguel en el piso, aunque sí que «oyó ruido de tacones desde su cuarto». La novia de Francisco Javier ha dicho expresamente que no ayudó a envolver el cadáver de Marta y que no la conocía. En cuanto a la madrugada del 24 al 25 de enero, confirma que oyó ruido fuera de la casa, y que «una señor llamó sobre las cuatro y media de la madrugada», pero que nadie levantó la persiana del piso. En cuanto a la luz que había en el dormitorio que ocupaba, ha dicho que pudo quedarse dormida con la luz encendida.

Con respecto a la hora a la que se levantó, después de abrirle la puerta a Javier de madrugada, dice que «podrían ser las siete y pico de la mañana». También confirma que el 25 de enero abrió la puerta a la Policía y les dejó que inspeccionaran el piso.

Samuel Benítez también niega su participación

Samuel Benítez, presunto cómplice en la desaparición de la joven Marta del Castillo, ha dicho hoy que no sabe donde está el cuerpo de la víctima y que indicó un punto donde supuestamente la arrojaron al río porque la Policía le presionó.

En su declaración ante el tribunal que enjuicia la violación y muerte de Marta, Benítez ha afirmado que señaló el punto donde supuestamente arrojaron el cuerpo al Guadalquivir porque la Policía le enseñó un croquis y le fue dando datos "y yo solo tuve que asentir".

Ha afirmado que confesó "bajo coacciones, amenazas, agarrones por el cuello y golpes en el pecho".

La Policía le dijo que o se inculpaba o irían contra sus padres y su novia y Samuel se asustó pues era un joven de 19 años recién cumplidos y sin antecedentes, ha afirmado.

"Como yo sabía que no era verdad, después tendría mis testigos", ha explicado Samuel sobre su confesión inicial de haber trasladado el cuerpo de Marta en el coche de la madre del menor apodado el Cuco y haberlo arrojado al Guadalquivir.