El Rinconcillo, en la calle Gerona 40, en pleno Centro Histórico
El Rinconcillo, en la calle Gerona 40, en pleno Centro Histórico - ABC
Sevilla

¿Cuál es la verdadera historia de los 16 establecimientos más «emblemáticos» de Sevilla?

La Cámara de Comercio distingue con un emblema negocios tradicionales de restauración, hotelería y comercios de la capital

SevillaActualizado:

El pleno de la Cámara de Comercio de Sevilla ha seleccionado este martes a 16 de los 33 negocios de restauración, hotelería y comercios que optaban a ser distinguidos como «establecimientos emblemático» no sólo por el producto que venden o los servicios que prestan, sino también por su valor patrimonial, su arquitectura o su conexión con la historia y cultural local.

Los 16 establecimientos que entrarán en ese catálogo son referentes e iconos para muchas generaciones de residentes y visitantes de la ciudad. En el apartado de restauración, han sido distinguidos como establecimientos emblemáticos El Rinconcillo 1670, La Campana, Las Teresas, Restaurante EntreCárceles y el Patio San Eloy; en el área de hoteles, el Inglaterra y el Alfonso XIII; y en comercios, Bordados Foronda, Derby, Casa Palacio, Galán Camisería, Almacenes Pérez Cuadrado, Lina, Sombrerería Maquedano, Velasco y Joyería Reyes.

El proyecto de la Cámara de Comercio se enmarca dentro de un plan de comercio de colaboración pública-privada en el que participan el Ayuntamiento, la Junta y los empresarios. La idea de crear un catálogo de establecimientos emblemáticos surge a raíz del cierre en los últimos años de comercios con décadas de antigüedad, motivado principalmente por el incremento de los alquileres tras la desaparición de las rentas antiguas. «Esos establecimientos históricos confieren identidad local y singularidad propia a cada ciudad, frente al actual proceso de homogeneización de la oferta comercial en las ciudades, con presencia de las mismas marcas comerciales», según la Cámara.

Catálogo

Según la Cámara de Comercio, correspondería al Ayuntamiento de Sevilla crear el catálogo de establecimientos emblemáticos de Sevilla y su desarrollo normativo, lo que permitiría proteger y promocionar esos negocios, así como asistirlos en la mejora de su gestión empresarial para garantizar su viabilidad o aumentar su competitividad. Para ello, debería involucrarse el área de Economía y Comercio del Ayuntamiento, así como la Gerencia Municipal de Urbanismo.

1. El Rinconcillo

El Rinconcillo, ubicado en la calle Gerona
El Rinconcillo, ubicado en la calle Gerona - ABC

El Rinconcillo fue fundado en 1670 y ostenta el título de bar más antiguo de Sevilla. Fue en 1858 cuando la familia De Rueda, actual propietaria, adquiere la casa de la calle Gerona 40, que ya funcionaba como taberna desde años atrás.

Con la compra de la casa de la calle Alhóndiga 2 en 1897, unida a la casa de Gerona, nace El Rinconcillo con el trazado actual, de manera que la antigua casa se respeta como taberna y la parte nueva se utiliza como una tienda de ultramarinos. Esto es así hasta los años 60, época en la que comienzan a desaparecer los ultramarinos, quedando todo como la taberna que hoy se conoce.

La familia De Rueda ha conservado generación tras generación la esencia de El Rinconcillo, que se ha convertido en la esquina con más renombre de Sevilla y por la que parece que no han pasado los siglos. Es lugar de visita obligada no sólo para los sevillanos, sino para los turistas.

2. La Campana

Confitería La Campana, fundada en 1885 por Antonio Hernández Merino
Confitería La Campana, fundada en 1885 por Antonio Hernández Merino - ABC

La Campana es una pequeña empresa familiar que rezuma historia y romanticismo. La fachada está revestida de madera, con motivos tallados a mano. Las letras de los rótulos son de pan de oro. El diseño publicitario de los vidrios de la fachada es una de las escasas muestras del estilo modernista de la ciudad. La confitería y obrador fue fundada por Antonio Hernández Merino, que se casó con Margarita Nalda Gil, hija de un médico militar destinado en Filipinas. Luego regresó a la península y se afincó en Sevilla, donde en 1885 abrió la confitería en la plaza de La Campana.

De ese matrimonio nacieron ocho hijos, uno de los cuales, José Hernández Nalda, se hizo cargo de la confitería y al poco tiempo llamó a su hermano Carlos Hernández Nalda para que dejara la carrera de ingeniería en Madrid y le echara una mano en el negocio. La tercera generación al frente del negocio fueron José Antonio Hernández Tierno y Carlos Hernández Requejo, quienes ampliaron el negocio con el restaurante La Reja y otra confitería con salones para celebraciones en Los Remedios. La cuarta generación estuvo encabezada por Carlos, que falleció en un accidente de tráfico antes de cumplir cuarenta años.

La confitería, que ya ha trasladado el obrador, está ubicada en un edificio regionalista, del que existen escrituras del siglo XVIII. Aunque hay quien dice que la plaza se llama así por la confitería, los propios propietarios dicen que hay una leyenda urbana que indica que el nombre le viene a la plaza por la campana que había para alertar a los vecinos de posibles incendios.

Famosos son sus productos elaborados de manera artesanal, entre ellos sus yemas, tortas de aceite, cortadillos de cidra, lenguas de almendras, torrijas, huesos de santo o las tortas de polvorón, que desde hace 133 años vende esta confitería, más antigua que la torre Eiffel y que la Estatua de la Libertad.

3. Las Teresas

El bar Las Teresas fue fundado en 1870 y su origen fue una tienda de ultramarinos
El bar Las Teresas fue fundado en 1870 y su origen fue una tienda de ultramarinos - ABC

Las Teresas, un establecimiento, fundado en 1870, fue en su origen una tienda de ultramarinos y despacho de vinos. La convivencia de ultramarinos y el despacho de vinos y bar se mantuvo hasta principios de los setenta, cuando se convierte en el establecimiento actual, con la misma distribución y acabados de sus inicios.

Situado en el barrio de Santa Cruz, Las Teresas ofrece una comida tradicional con una clara apuesta por la calidad. Es famoso por su excelente jamón ibérico de bellota, el queso de oveja y los embutidos ibéricos, así como por sus conocidas espinacas con garbanzos y bacalao con tomate. Es un buen exponente de la gastronomía andaluza: desde aliños, pescados fritos, guisos y salazones, hasta gazpachos y sangrías. En sus paredes y a través de las fotos paseamos por la historia cultural de la Sevilla contemporánea, Semana Santa y Feria de Abril.

4. Restaurante EntreCárceles

Mostrdor del restaurante EntreCárceles
Mostrdor del restaurante EntreCárceles - ABC

EntreCárceles es uno de los establecimientos hosteleros más antiguos de Sevilla, ya que data de 1894. Ubicado junto a la plaza del Salvador, sus paredes están llenas de historia, toda vez que la taberna ocupa la que fuera la sala del Cuerpo de Guardia de la antigua Cárcel Real de Sevilla, donde estuvo preso Miguel de Cervantes y donde la leyenda cuenta que escribió parte de su obra Don Quijote de la Mancha.

El grupo La Raza reabrió a finales del año 2011 esta taberna con el objetivo de transformarla y adaptarla a las nuevas necesidades del público, rescatándose sus dos plantas superiores para atender a un mayor número de comensales. Es el sitio idóneo para tomar el aperitivo a mediodía o donde disfrutar de los mejores productos de la tierra: vinos, quesos y chacinas de la Sierra Norte de Sevilla.

5. El Patio San Eloy

Patio San Eloy
Patio San Eloy - ABC

El primer Patio San Eloy fue inaugurado en 1972, aunque pertenece a un grupo empresarial dedicado a la alimentación desde 1950. Son especialmente reconocidos sus montaditos y tartas saladas, así como sus raciones de ibéricos y platos elaborados.

La historia del grupo San Eloy comenzó en 1938, cuando Julián Gómez Pando, natural de Soberao (Cantabria), se trasladó de su pueblo natal a la ciudad de Sevilla. Tenía 16 años y quería aprender el oficio de «tendero» en una tienda de ultramarinos de la calle Bailén llamada Casa Pando, propiedad de un tio suyo.

Tras doce años de duro trabajo y aprendizaje, se estableció en 1950 en su primera tienda de ultramarinos en propiedad, en la calle Bailén esquina San Roque. A partir de ahi comenzó a abrir tiendas de ultramarinos, jamones y bacalao, hasta que en 1968 monta el primer supermercados San Eloy, llegando a tener esta línea hasta 17 establecimientos en Sevilla.

Al mismo tiempo que iba abriendo supermercados, Julián Gómez Pando fundó en 1972 el primer Patio San Eloy, en el número 9 de la calle San Eloy. En 2001, vendió la línea de supermercados para especializarse y crecer en hostelería. Siete años después, en 2008, se produce su mayor expansión y reestructuración. Hoy tiene 12 Patios San Eloy, 2 restaurantes Pando, Hacienda Pando (Bollullos de la Mitación), Alacena de San Eloy (tienda), Alacena de San Eloy (bar) y cafetería Picatos.

6. Hotel Inglaterra

Salones del Hotel Inglaterra, en la Plaza Nueva
Salones del Hotel Inglaterra, en la Plaza Nueva - ABC

En 1857, tras el derribo del antiguo convento Casa Grande de San Francisco, frente al Ayuntamiento, nació la Fonda Inglaterra. Cuando fue inaugurado, la prensa local destacaba en sus páginas «la alegría de que por fin, Sevilla contará con un establecimiento de hospedaje digno de su categoría de tercera capital del reino».

Durante más de 160 años, esta hospedería ha sido testigo de la historia de Sevilla, además de un significativo punto de referencia, no solo como escuela de hostelería, sino también como alojamiento de un sinfín de personalidades, como el Rey Alfonso XIII (1915), la Reina Elizabeth de Bélgica (1921), el Príncipe de Gales (1927), Hans Christian Andersen (1862), escritor danés, autor del «Patito feo» o el compositor italiano Giuseppe Verdi (1863) entre otros.

La fonda es hoy un hotel con 160 años de historia, lo que le convierte en el establecimiento hotelero decano de la ciudad y en uno de los más antiguos de España. En el año 2007, y con motivo de nuestro 150 aniversario, el Gobierno de España concedió al Hotel Inglaterra, por segunda vez, la placa al Mérito Turístico Español en reconocimiento a su más de siglo y medio de historia en la hostelería de Sevilla.

7. Hotel Alfonso XIII

Hall de entrada del Hotel Alfonso XIII, ubicado en la calle San Fernando
Hall de entrada del Hotel Alfonso XIII, ubicado en la calle San Fernando - ABC

El Hotel Alfonso XIII, localizado entre la Puerta de Jerez, el Palacio de San Telmo y la Fábrica de Tabacos, fue construido para la Exposición Iberoamericana de 1929, para lo cual se convocó un concurso internacional, que ganó José Espiau y Muñoz. El edificio se levantó entre 1916 y 1928. El rey Alfonso XIII mostró tanto interés en las obras que llegó a dar indicaciones de cómo debían ser algunas zonas. Fue inaugurado oficialmente el 28 de abril de 1928, con la celebración de un suntuoso banquete presidido por el rey Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia, con motivo del enlace entre la infanta Isabel Alfonsa con el conde Juan Zamoyski.

Durante la Segunda República, pasó a denominarse Hotel Andalucía Palace, recuperando tras la Guerra Civil su nombre inicial, que conserva actualmente. Hoy es propiedad del Ayuntamiento de Sevilla y actualmente ofrece sus servicios, en régimen de concesión administrativa, a través a la cadena hotelera The Luxury Collection by Starwood.

Considerado Bien de Interés Cultural desde 1998, en 1962 se rodaron en el hotel algunas escenas de la película Lawrence de Arabia. Fue reformado íntegramente y reinaugurado el 13 de marzo de 2012, constando la reforma 25 millones de dólares. En 2015 fue considerado el octavo hotel más lujoso de Europa y el 33 del mundo por la revista Travel+Leisure.

8. Bordados Foronda

Bordados Foronda
Bordados Foronda - ABC

Bordados Foronda comenzó su andadura en la primavera de 1923 de la mano de Juan Foronda Manzanares, que se estableció en un pequeño taller de bordados y flecos en la calle Santa Teresa, en el barrio de Santa Cruz. Sus inicios se basaron más en la fabricación manual del mantón liso, pero a finales de la década de los 20 del siglo XX comenzó a bordar los mantones, creando algunas escuelas de bordado en pueblos de Sevilla. En la Expo del 29 tuvo un pequeño stand con sus productos.

Juan Foronda Blasco, hijo del fundador, se incorporó al negocio en los años 50 del siglo XX, introduciendo dueños propios en la elaboración de los mantones. La empresa está regida hoy por la tercera generación de la familia Foronda Balbuena.

Hoy, esta tienda es la casa más antigua en Sevilla dedicada a la fabricación y comercialización de mantones bordados a mano y a máquina, mantillas de encaje a mano y a máquina, velos y mantillas para novias y madrinas de boda, chales, fourlards, echarpes, madroñeras... Además, confecciona trajes de flamenca, batas rocieras o picos de flamenca.

Además, la empresa ha fabricado mantones para la Casa Real Española, así como para otras casas reales europeas y es proveedora de grandes firmas y diseñadores de moda española e internacional en la fabricación y comercialización de mantones y complementos bordados.

9. Derby

Escaparates de Derby
Escaparates de Derby - ABC

Enrique Porta Serrano fue el fundador en 1951 de la camisería-sastrería Derby, en la calle Albareda, esquina con General Polavieja. Enrique nació en Barcelona donde su familia se dedicaba a la importación de carbón, pero se trasladó a Cuba con apenas un año y allí vivió hasta los 14 años, según algunas fuentes. Quienes lo conocieron afirma que con 14 años vendía periódicos en la calle. Tras la Guerra Civil, que le cogió con 16 años, tuvo que hacer tres años de servicio militar, recalando en Tablada a principios de los 40. Allí da sus primeros pasos como sastre arreglando trajes de oficiales. Decidió quedarse en Sevilla definitivamente y abre un taller de arreglos.

No fue hasta 1951 cuando fundó Deby, un nombre que eligió porque su ropa se inspiraba en las carreras de caballos inglesas. Esta camisería terminó siendo referencia en Sevilla y llegó incluso a protagonizar un reportaje de la revista Vogue. Sus hijos y nietos han trabajado en Derby, que se expandió con otros dos tiendas de moda y sastrería a media.

10. Casa Palacio

Casa Palacio, en la calle Progreso 7, en el barrio del Porvenir
Casa Palacio, en la calle Progreso 7, en el barrio del Porvenir - ABC

Casa Palacios, comercio de alimentación ultramarinos finos y bar, se funda en el año 1926 por Blas Palacios, un soriano del pueblecito de Taniñe con experiencia en el sector. Abre en el barrio del Porvenir, que pocos años después sería el centro de la Exposición del 29. En 1948 se incorporó la segunda generación, otros dos sorianos:Juan Palacios y Severo Palacios.

En 1983 recoge el testigo Juan Manuel Pérez Fernández, también de Taniñe y en 1998 llega la cuarta generación, su actual gerente Juan Manuel Pérez Escobar, continuador de un negocio con arraigo y solera.

El mostrador y estanterías del bar son de caoba de la exposición del 29, que fueron parte de pago de clientes cubanos. Las estanterías de la tienda son también del 26. El bar tiene un reloj, que en lugar de número tiene el nombre del fundador. Casa Palacio cuenta además con instalaciones para almacenaje, así como un salón privado para eventos.

11. Galán Camisería

Camisería Galán, en la calle Sagasta 5
Camisería Galán, en la calle Sagasta 5 - ABC

La comisería Galán, ubicada en la calle Sagasta5, Galán tiene 113 años de antigüedad. El establecimiento presenta una fachada original de madera de caoba de principios del siglo XX, así como mobiliario singular de madera y marmol, rematados con vidrios y metales. La caoba usaba en los muebles se trajo del derribo de un molino de aceite que existía en Utrera.

Al frente del negocio está la cuarta generación. Fue fundado en 1905 por Isaac Galán Fernández. En 2016 quedó como único socio Rafael Albarracín Jiménez, dejando a su hijo Albarracín López-Cirrera al frente de la gestión. Tiene fidelizados a más de 13.000 clientes. Sus empleados conocen a la perfección a sus clientes, ya que llevan trabajando en la camisería desde hace 20, 24 y 45 años.

12. Almacenes Pérez Cuadrado

Almacenes Pérez Cuadrado, en la calle José Gestoso 13
Almacenes Pérez Cuadrado, en la calle José Gestoso 13 - ABC

La tienda de Almacenes Pérez Cuadrado, especialista en ropa interior, corsetería, hogar y perfumería, tiene una antigüedad de 74 años, ya que abrió sus puertas en enero de 1944 en la calle José Gestoso 13. Fundaron el establecimiento los hermanos Luis y Rafael Pérez Cuadrado, así como Francisco Ledesma Prieto. Al fallecer Luis y no tener descendencia ninguno de los otros dos socios, el hijo de Luis, Rafael Pérez Castrillo, se hizo cargo del negocio en 1970, hasta la fecha. En el negocio trabaja ya la tercera generación. Aprovechando el 75 aniversario de Almacenes Pérez Cuadrado, la hija de Rafael, Ángela Pérez Picón, se hará cargo del establecimiento.

13. Lina

Lina, con algunos de los trajes que ha diseñado
Lina, con algunos de los trajes que ha diseñado - ABC

Marcelina Fernández Mendoza (Sevilla, 1932), más conocida como Lina, comenzó en 1950 a hacer trajes de gitana. Se casó con Francisco Montero, que era torero, y con él fundó la firma. Él era el creativo y Lina se ocupaba de la aguja. El diseñaba y ella cosía en un tándem que Lina califica como «perfecto». Vivían en una casa de vecinos en la calla Salado y allí Lina cosía para todos los tablaos flamencos. Entre sus clientes estaba también la marquesa de Saltillo, que acaba de fallecer, entre otras personas de la aristrocracia, lo que le hizo mudarse a una casa palacio del barrio de Santa Cruz, donde montó su taller y su vivienda.

Botón de Nácara por el gremio de Maestros y Sastres y Modistas, Hija adoptiva de Triana y Medalla de Ciudad de Sevilla 2010, Lina ha cosido para reinas, princesas y artistas, entre las que se citan la Reina Sofía, Grace Kelly, Matilde Coral, Isabel Pantoja, La duquesa de Alba, Carmen Sevilla, Milagros Mengíbar, Manuela Vargas, Juanita Reina, Rocío Jurado, Lola Flores, Pasión Vega, las hermanas España, Matilde Coral... Hoy, sus hijas Rocío y Mila asumen la responsabilidad de continuar su legado.

14. Sombrerería Maquedano

Sombrería Maquedano
Sombrería Maquedano - ABC

De un viaje a Cuba de Federico Cárdenas a comienzos del siglo XX surgió la idea de montar en Sevilla una tienda de sombreros, cosa que finalmente hizo con sus cuñado, Juan Maquedano. Fundaron en 1896 esta sombrerería que desde 1908 se encuentra en la calle Sierpes 40 y que hoy se ha convertido en un museo del sombrero. Se trata de un pequeño local con tres plantas, que todavía conserva la escalera de caracol y techos altos con molduras. No hay mostrador porque en el pequeño espacio del local apenas hay sitio para dos sillas y un espejo, ya que decenas de cajas de sombreros están apiladas en sus paredes.

Al frente del negocio están Cristina Menéndez, ahijada de Federico Cárdenas, y su hija Cristina Vega. Es la única sombrerería con dedicación única que queda abierta en la capital andaluza y, aunque es pequeña, la tiende más de 1.000 referencias entre gorras, panamás, pamelas, monteras...

15. Velasco

Velasco, ubicado en la calle Francos 30
Velasco, ubicado en la calle Francos 30 - ABC

Ubicada en calle Francos 30-32, Velasco se dedica al comercio al por menor de artículos de mercería y tejidos desde hace aproximadamente cien años. El comercio fue fundado por Clemente Velasco, natural de La Rioja, que vino a Sevilla y abrió la tienda Almacenes Velasco en la calle Chapineros 2 y Francisco 30. En sus orígenes vendía tejidos, perfumería, artículos de hogar, confección... y tenía aprendices que vivían en los altos del establecimiento y vended0res para toda la provincia.

El fundador no tuvo hijos y se trajo de su pueblo a sus sobrinos José y Santos González Velasco, que siguieron con el negocio, consiguiendo que la tienda fuese un referente en la ciudad y proveedora de numerosos organismos públicos. Como esos sobrinos no tuvieron descendencia, trajeron a sus sobrinos José, Antonio y Mauricio Abad González para darles formación y que aprendieran el negocio. Ellos continuaron con la misma actividad comercial, pero acometieron la reforma del establecimiento y le dieron su fisonomía actual.

Tras décadas juntos, decidieron que cada uno tuviera su propio establecimiento en calle Francos 30, Chapineros 2 y Álvarez Quintero 23.

Actualmente, el negocio de calle Francos 30 está regido por los hermanos Abad Esquitino, hijos de José Abad González, la cuarta generación desde su fundación.

16. Joyería Reyes

Joyería Reyes
Joyería Reyes - ABC

El local ocupa la planta baja del número 14 de la calle Álvarez Quintero, antes EntreCárceles, en un edificio de 1900 catalogado como Patrimonio Inmueble de Andalucía. Los promotores del edificio fueron los hermanos Juan -constructor- y José de los Reyes, procedentes de Córdoda.

Aunque su fachacha es una mezcla de diferentes estilos -conjuga molduras vegetales, figuras humanas o jarrones-, el salón de la Joyería Reyes constituye el mejor ejemplo de la arquitectura modernista de la ciudad, un movimiento que no tuvo especial incidencia en Sevilla.

Los lienzos pintados nos remiten a los diseños de William Morris, el mobiliario se emparenta con Sauvage o con Sarracin. Al parecer, el diseño corresponde a un decorador francés que combinó dibujos florales de las paredes con murales en el techo.