Algunos socios del club Nordic Walking Sevilla practican la disciplina en el Parque del Alamillo - ABC
OCIO Y BIENESTAR

¿Cuáles son los beneficios de practicar la marcha nórdica?

Es un deporte cada vez más extendido y, por este motivo, Sevilla acogerá una de las pruebas más importantes de las competiciones nacionales, la final de la copa de España

SevillaActualizado:

Vivimos en la época del fitness, por lo que sudar, cansarse y mover el cuerpo nunca estuvieron más de moda. ¿Quién no ha escuchado alguna vez los anglicismos spinning, zumba, crossfit, aquagym o bodypump? La oferta de disciplinas es amplia variada y cumplen sobradamente con las expectativas.

Todas ellas son entretenidas, mejoran la condición física y generan una buena cantidad de endorfinas —las responsables de que disfrutemos de las cosas que nos dan satisfacción—, lo que en conjunto las hacen muy recomendables.

El nordic walking o, lo que es lo mismo, la marcha nórdica, es uno de estos deportes que están creciendo, y de forma considerable, en los últimos dos años en Sevilla, y por este motivo acogerá en octubre la final de la copa de España.

Un par de bastones, un poco de técnica y todo un terreno por delante. La marcha nórdica surgió en Finlandia como forma de entrenamiento veraniego para esquiadores y, al revelarse como un ejercicio completo y sencillo, se extendió por toda Europa rápidamente.

«En contra de lo que pueda pensarse, la marcha nórdica no consiste simplemente en caminar con dos bastones en la mano, es más bien un conjunto de técnicas que buscan activar la parte superior del cuerpo mientras se camina», explica Javier Ramos, director y entrenador del club Nordic Walking Sevilla, quien insiste además que los bastones no sólo sirven para apoyarse sino para «impulsarse durante la marcha y coger velocidad».

Una persona practicando la marcha nórdica por el campo
Una persona practicando la marcha nórdica por el campo - ABC

Es un deporte muy fácil de practicar que activa un gran número de músicos y descarga las articulaciones en el tren inferior. Sólo se requiere de unas condiciones físicas medias, incluso bajas, y comenzar con la actividad.

Eso sí, es importante tener esa base técnica para que la marcha sea más efectiva y, por supuesto, para evitar futuras lesiones. «Una característica típica para la coordinación es abrir y cerrar las manos durante el péndulo de los brazos hacia delante y hacia atrás y así llegarán los beneficios también para la salud», señala Ramos.

Recomedación médica

A Margarita Rodríguez, de 51 años, le diagnosticaron cáncer de mama el año pasado y a través de una amiga conoció las ventajas de la marcha nórdica. «Fueron tiempos muy duros y quise probar. Al poco comencé a coger técnica y aún rabiando de dolor me venía a practicar. Esa toxicidad que la enfermedad genera la iba expulsando haciendo los ejercicios. Anímicamente es una gozada», afirma, mientras sostiene los bastones.

Los oncólogos recomiendan cada vez más esta práctica deportiva. «Desconectas, tienes una actitud positiva y, además, sólo piensas en competir porque disfrutas como una niña pequeña».

Viene del mundo del atletismo, del baloncesto y ha corrido diez maratones en Sevilla. «Había que entrenar mucho. Las caderas, los tobillos, los hombros van sufriendo y hay problemas de elasticidad, y, por casualidad, me apunté hace dos años a esta novedosa disciplina», cuenta Isidro Hiraldo, aunque confiesa que al principio pensaba que era un deporte para personas mayores.

Este sevillano tiene 59 años y es campeón de Andalucía en su categoría y el año pasado quedó el tercero en la general.

El 11 de marzo se disputará la primera prueba Copa Andalucía Marcha Nórdica en el Ronquillo y en octubre se celebrará la final de la Copa España en el Parque del Alamillo. «Vamos a intentar revalidar títulos y conseguir otros, pero, sobre todo, disfrutar al máximo».