El acompañamiento al final de la vida alivia a los enfermos
El acompañamiento al final de la vida alivia a los enfermos - ABC
LA ASISTENCIA AL FINAL DE LA VIDA

Los cuidados paliativos en el área Sur de Sevilla se hacen por teléfono

No hay soporte a domicilio para esta zona de la que dependen 450.000 habitantes

Amalia F.Lérida
Actualizado:

La atención sanitaria al ser humano cuando llega al mundo está muy bien organizada y llega a todos los neonatos, pero los cuidados que necesita al final del «camino», cuando la vida se va, no está siquiera enfocada.

Así lo declara Fernando Gamboa, el presidente de la Sociedad Andaluza de Cuidados Paliativos, quien advierte de que las sociedades científicas y los expertos en la materia están alertando del preocupante aumento de personas sin acceso a esa asistencia.

En España hay más de 77.500 cada año y en Andalucía se estima que entre 40.000 y 60.000 al año precisan esos cuidados. De ellos, el 60% es de media o alta complejidad, es decir, que un médico de Familia no va a tener competencias para manejar a esos pacientes de forma adecuada, por lo que necesitaría el apoyo de equipos con conocimiento, «de manera que la asistencia se hace como se puede».

Esa es la prevalencia, en la región andaluza, porque de la incidencia, es decir, del número de casos nuevos cada año que se suman a los ya existentes, no se tienen datos.

Lo que sí se sabe, según Gamboa, que se basa en cifras ofrecidas por la Consejería de Salud, es que en Sevilla hay una media de un solo médico de Atención Primaria para 20 pacientes que necesitan cuidados paliativos. Y lo que es peor, en el área de gestión sanitaria Sur, que presta asistencia a 450.000 habitantes, no hay equipo de soporte a domicilio, solo de atención telefónica. Para dar una idea de las necesidades de esos pacientes es importante destacar que dicha área se extiende por las comarcas de la Sierra Sur, la Campiña y la Vega del Guadalquivir. La atención hospitalaria se cubre a través del hospital de Valme, apoyado por el de El Tomillar, y tres centros periféricos de especialidades en Alcalá de Guadaíra, Dos Hermanas y Morón de la Frontera.

Por su parte, la Atención Primaria se concreta en un total de 33 centros de salud que se asientan en los municipios que integran las siguientes zonas básicas: Alcalá de Guadaíra, Dos Hermanas, Arahal, Las Cabezas de San Juan, Lebrija, Los Palacios, Montellano, Morón de la Frontera y Utrera.

Pues bien, a las casas de los habitantes de esas zonas distantes que estén sufriendo una enfermedad que no tiene cura no va un equipo experto que alivie el sufrimiento.

«En esa área del Valme —dice Gamboa— la atención de cuidados paliativos se hace en El Tomillar, pero no existe soporte domiciliario específico ni unidad acreditada. Salen adelante con una unidad de Medicina Interna que atiende pacientes pluripatológicos, grandes dependientes y de cuidados paliativos con atención hospitalaria, unidad de día, tres consultas y atención telefónica de consultoría».

En su opinión, el soporte básico de cuidados paliativos se debería hacer desde los centros de salud coordinados con los equipos de urgencias y emergencias.

Fernando Gamboa
Fernando Gamboa - ABC

«Es verdad —sigue— que en los últimos años se ha mejorado mucho en la formación básica y avanzada con actividades desarrolladas por la Consejería de Salud, aunque aún hay carencias importantes de contratación de personal especializado». Pero si en el área Sur hay escasez de recursos, la situación en Sevilla capital no le va a la zaga.

Gamboa asegura que no cubre las necesidades y que se concentran en tres unidades de cuidados paliativos en los hospitales (no cuantifica el número de profesionales que las integran) de San Lázaro, Virgen del Rocío y San Juan de Dios de Sevilla; dos equipos de soporte mixtos, uno en Osuna y otro en el Virgen Macarena; nueve de soporte domiciliarios (cada uno está formado por un médico y una enfermera) de los que cinco pertenecen al Virgen del Rocío, tres a San Lázaro y uno al Distrito Aljarafe- Sevilla Norte.

«Todo sigue igual —relata este experto— aunque, en realidad, hay una noticia y es que la unidad de cuidados paliativos pediátricos que había en el Virgen del Rocío se ha mantenido en el tiempo y eso ya es bueno porque hay muchos equipos de los que estaban que con los cambios de los eventuales se han quedado desamortizados pues hay gente con más puntos, pero sin experiencia en cuidados paliativos que han cogido plaza y tenemos equipos de gente sin formación en esa materia. Con lo cual que algunas cosas se mantengan es muy importante porque otras se han estropeado».

Por su parte, fuentes del SAS aseguraron a ABC que en la actualidad hay quince recursos avanzados en cuidados paliativos en los que trabajan unos 77 profesionales sanitarios (médicos y enfermeros), psicólogos y trabajadores sociales. Y, además, cuentan con el apoyo de otros perfiles profesionales como fisioterapeutas o nutricionistas».

Sin embargo, no concretan a cuántos enfermos atienden todos ellos para saber si la proporción es la adecuada y si las necesidades de estas personas están cubiertas.

Añaden a los datos del doctor Fernando Gamboa que en el Distrito Aljarafe-Sevilla Norte hay dos equipos domiciliarios en vez de uno, formados por dos médicos y dos enfermeras, y recapitula reconociendo que en total son tres unidades de cuidados paliativos, diez equipos domiciliarios y dos de soporte mixtos.

La Consejería de Salud informa también de que ha variado la composición del equipo de cuidados paliativos pediátricos y de que lo forman dos pediatras, otras tantas enfermeras, un psicólogo (contratado por el Servicio Andaluz de Salud) y una trabajadora social.

No pasa por alto que, desde la creación del Plan de Cuidados Paliativos en 2008, la sanidad pública ha incrementado un 34% los recursos avanzados y ahora se está revisando el proceso asistencial donde se pretende dar una respuesta ágil a los problemas detectados en la evaluación del citado plan.

«La actualización del Proceso Asistencial Integrado de Cuidados Paliativos en su tercera edición está finalizada y se prevé su publicación en los próximos días. Tiene como objetivo establecer las recomendaciones claves del modelo de atención sanitaria en el paciente con necesidades haciendo especial énfasis, en esta actualización, a la atención del niño y adolescente», señalan en el SAS.

Añaden que el pasado mes de diciembre se puso en marcha la Red de Cuidados Paliativos de Andalucía (RedPAL) formada por profesionales sanitarios, pacientes, personas cuidadoras y entidades sociales que atiende, acompaña, vive o convive en un proceso de cuidados al final de la vida, y se unen para impulsar unos cuidados paliativos de calidad, humanizados que logren ensanchar la existencia.

«Esta red —terminan fuentes del SAS— nace con la finalidad de contribuir a la mejora de la atención que se presta en cuidados paliativos en Andalucía y apuesta por el intercambio de experiencias y conocimientos, por la comunicación y por la visibilización del trabajo».