El delegado de Economía dimite por «mobbing» de Torrijos, «el peor cáncer de la izquierda» sevillana

ALBERTO GARCÍA REYES. SEVILLA
ALBERTO GARCÍA REYES. SEVILLAActualizado:

El máximo responsable de IU en el Ayuntamiento, Antonio Rodrigo Torrijos, se enfrentó ayer a la segunda dimisión de uno de los cuatro delegados que la formación comunista tiene en Sevilla. La diferencia con respecto a la anterior —Francisco Manuel Silva— es que quien abandona ahora la nave no es un concejal, sino un delegado designado por él mismo, hombre de su máxima confianza al comienzo de esta legislatura, y mano derecha del portavoz de IU hasta hace apenas unos meses. El delegado de Economía y Empleo, Jon Ander Sánchez, decidió ayer romper con su postor y con su grupo municipal de forma inesperada incluso por el propio Rodrigo Torrijos. Sánchez, que no se había presentado a primera hora en el Ayuntamiento «alegando que se encontraba indispuesto» —según desveló después el portavoz de IU—, convocó a los medios de forma urgente al mediodía para hacer pública su decisión. Y todo su discurso se centró en la figura del primer teniente de alcalde y máximo responsable del grupo comunista municipal.

Jon Ander Sánchez se marcha aduciendo que Torrijos le ha presionado con «estrategias cercanas al “mobbing”», ya que su «apego al cargo» y su «obsesión enfermiza» por la política le han hecho «ver fantasmas donde no los hay». Por ello, Sánchez denuncia una vigilancia «inadmisible» que por iniciativa de Torrijos, a quien calificó como «el peor cáncer que ha tenido la izquierda de esta ciudad», se ha llevado a cabo en su Delegación en las últimas fechas. Además, el delegado de Economía y Empleo justificó esta opinión desvelando que el portavoz de IU ha cesado a personas de su máxima confianza esta semana, como el gerente de Sevilla Global, José Ramírez, y la jefa de área de Economía, Ana Vignerón. Posteriormente, Torrijos desveló que Vignerón es la pareja de Sánchez, aunque se apresuró a aclarar que «he tenido un desliz, porque no creo que la decisión de Jon tenga nada que ver con lo personal».

La cuestión es que Sánchez entiende que Torrijos le ha hecho el vacío por considerarlo una posible competencia dentro del partido para las próximas elecciones municipales. Pero el primer teniente de alcalde negó la mayor.

Tras el seísmo que provocó el anuncio de Jon Ander al mediodía en el Ayuntamiento, Torrijos no tuvo más remedio que comparecer ante los medios. Lo hizo arropado por los otros dos concejales comunistas, Josefa Medrano y José Manuel García, aunque sólo él tomó la palabra. «Lamento la decisión unilateral del compañero, pues la ha tomado sin conocimiento previo del grupo municipal y de la organización». «Eso es mentira», rezongó después Sánchez en Sevilla TV. Pero en este último concepto, «organización», se escudó Torrijos durante el resto de su disertación. ¿Es cierto que Sánchez se va porque usted ha cesado a varios cargos de su confianza? «Es cierto que ha habido cambios, pero los hace la organización. Yo no he adoptado ninguna decisión personal. Además, ha habido más cambios y ceses y todos han sido aceptados por los afectados, porque aquí no estamos en un concurso oposición». ¿Tiene este cisma algo que ver con el diseño de las listas de IU para las próximas elecciones? «No hay música de elecciones ahora en IU. No hay nada que pueda justificar esto en términos electorales». ¿Le molesta que Sánchez le haya calificado como «el mayor cáncer de la izquierda»? «El ámbito personal me lo reservo, pero si algo lamento de esta circunstancia es que le ha ofrecido una munición impagable a la derecha. Lamento haber sido el último en enterarme, porque me he enterado incluso después que el portavoz del PP, creo». Sánchez también contestó a esto en Sevilla TV: «¿Eso de que le he dado munición a la derecha qué quiere decir, que no se puede tener espíritu crítico dentro de nuestra organización?». Y fue a más: «Lo que no podemos consentir es que haya personas como Torrijos que pongan sus intereses personales por encima de los políticos. Yo creo en el proyecto de IU, pero el actual portavoz, si alguien no lo remedia, nos va a llevar al desastre». En este sentido, Sánchez subrayó las actitudes autoritarias de Torrijos y recordó que «yo he admitido preguntas en la rueda de prensa de mi dimisión» en una clara alusión al acto de dimisión de Lolo Silva, en el que se impidió a los periodistas formular cuestiones.

En definitiva, la marcha de Jon Ander Sánchez provoca una nueva crisis en el Gobierno municipal —es la cuarta dimisión de esta legislatura— que pone a Torrijos en el ojo del huracán. Su jefe de gabinete, José Antonio Salido, y el coordinador del grupo municipal de IU, Carlos Vázquez, se postulan como sustitutos del delegado que deserta. Pero no bastará con aplicar el lema de «a rey muerto, rey puesto». Los escándalos de las subvenciones a organizaciones comunistas en Latinoamérica, el caso Mercasevilla, las irregularidades en las contrataciones de las obras del Plan E y el profundo pozo de polémicas acumuladas —carpa de la Copa Davis o enchufismo de familiares de Lolo Silva— son antecedentes demasiado hondos como para que la herida que reabre Jon Ander Sánchez con su marcha cicatrice fácilmente. Esta vez el desertor no abandona en silencio.