Okupas en una vivienda de la calle Santa Ana
Okupas en una vivienda de la calle Santa Ana - ABC

Vox denuncia la ocupación de nuevas casas en San Lorenzo

La formación recoge las quejas de vecinos que advierten de problemas de convivencia

SEVILLAActualizado:

Vox Sevilla denuncia que «no dejan de llegar testimonios vecinales con quejas acerca de la ocupación de viviendas en diversos enclaves de la ciudad». En concreto se refieren a los vecinos del Centro, que según esta formación, «muestran su indignación y hartazgo por la presencia de okupas en inmuebles del barrio de San Lorenzo».

Calles como Martínez Montañés, Santa Ana, Álvaro de Bazán o Torneo tienen varias casas, «algunas de mil metros cuadrados habitables, ocupadas por intrusos que incluso alquilan habitaciones y generan graves problemas de convivencia como el consumo de alcohol en la calle, la presencia de perros sueltos que depositan sus excrementos en las aceras o el enganche eléctrico clandestino, con el consiguiente peligro de incendio», señala un comunicado del partido.

La situación ha llegado al extremo de que muchos propietarios «con la necesidad de vender sus casas, prefieren no colocar carteles de alquiler por temor a que se sepa que sus pisos están vacíos». Hace unos días, la Policía confirmaba la detención de cinco miembros del movimiento okupa por robar en el interior de inmuebles en reforma del Casco Antiguo.

Vox Sevilla exige al Ayuntamiento y demás organismos con competencias en la materia que «tomen medidas contundentes y urgentes para atajar este mal social que amenaza con degenerar en enfrentamientos ciudadanos ante la pasividad gubernamental».

«Hartos de ocupaciones»

Vox se detenía en un caso concreto que ha ocurrido en la calle Santa Ana. «Es la realidad del día a día de nuestros barrios. Hoy en concreto ha sucedido en una casa del número 41». Una ocupación que se suma «al historial de ocupaciones de nuestro barrio de San Lorenzo».

Los vecinos de este céntrico enclave están «hartos de estas prácticas ilegales por parte de varias personas que van entrando en viviendas a lo largo de estos dos últimos años». Según los vecinos, empezaron en la calle Martínez Montañés y continuaron en la calle Teodosio, donde se han instalado en lo que era antigua sede del partido comunista.