La terraza de copas que hay junto al río y que es objeto de conflicto
La terraza de copas que hay junto al río y que es objeto de conflicto - ABC
Sevilla

Denuncian la acumulación de bombonas y garrafas de gasolina en la terraza Puerto de Cuba

Los dueños de Río Grande aseguran que acumulan combustible y gas sin control alguno poniendo en riesgo al entorno

SevillaActualizado:

El conflicto entre los dueños del local donde se ubica la terraza Puerto de Cuba y los responsables de la sociedad que la tienen arrendada continúa vivo después de que los inquilinos consiguieran a la fuerza acceder al establecimiento en cumplimiento de una sentencia del juzgado de Primera Instancia número 25 que les devolvía el uso de este local de copas del que habían sido expulsados ilegalmente en octubre de 2017.

La Fiscalía de Sevilla ha abierto diligencias a raíz de la denuncia presentada por la sociedad Al Ándalus Siglo XXI, que explota el restaurante Río Grande, contra la entidad responsable de la terraza Puerto de Cuba a quien la Justicia les ha obligado a cederles ese espacio en calidad de arrendatarios. Los denunciantes sostienen que la terraza está incurriendo en diversas irregularidades, algunas de las cuales podrían poner en riesgo la seguridad del establecimiento y por ende de los usuarios de este punto reconocido de la noche sevillana.

En el escrito presentado el paasado 26 de abril en la Fiscalía de Sevilla se detalla que la terraza Puerto de Cuba carece de suministro eléctrico «y han instalado un generador de electricidad de gasolina, acumulando en el establecimiento garrafas de gasolina para su funcionamiento, que alternan con bombonas de butano; lo que sin duda además de ser ilegal, puede ser causa de un incendio».

También denuncian que los responsables de este local de ocio, que se ubica en un lateral de lo que antaño formaba parte del restaurante Río Grande, no disponen de suministro de agua y ésta la traen en camiones cisternas «con las graves consecuencias higiénico-sanitarias que puede conllevar esta ilegal práctica», señala la denuncia ante la Fiscalía.

«Estrategia de desgaste»

Otro de los puntos que subrayan los denunciantes es que el establecimiento presenta un estado insalubre porque «acumulan bolsas de basura que provoca malos olores y atrae a roedores» y reclaman una inspección urgente. Esas mismas irregularidades las han trasladado al Ayuntamiento, que por ahora no ha doptado ningún tipo de medidad, según los denunciantes.

La apertura de diligencias de investigación por parte de la Fiscalía puede concluir con una denuncia formal por parte del Ministerio Público en los juzgados o con el archivo del expediente.

Por su parte, los inquilinos y responsables de la empresa Puerto de Cuba Liébana niegan las acusaciones y consideran que esta denuncia «falsa» es una más «dentro de la estrategia de desgaste de la imagen de la terraza» que están siguiendo en su contra tras dictaminar a su favor la Justicia en cuanto a la ocupación de la terraza. «Invitamos a todos los sevillanos a que vengan a Puerto de Cuba para que comprueben que desarrollamos la actividad con toda la legalidad». También han confirmado que no tienen constancia alguna de la denuncia presentada y lamentan, a través de un portavoz, que se formulen «denuncias que no tienen ninguna base».