La deuda de la Junta con la Diputación asciende a 3.700 millones de pesetas

SEVILLA. P. G.
Actualizado:

El portavoz PP en la Diputación, Juan Bueno, ha denunciado «la pasividad» del presidente Luis Navarrete por mantener «un silencio cómplice» sobre la deuda que la Junta de Andalucía tiene contraída con esta institución y que los populares cifran, a fecha de 31 de diciembre de 2000, en unos 3.700 millones de pesetas.

De ese montante global, 2.157 millones corresponden al ejercicio del año pasado, en el que sólo se percibieron 2.144 millones de los más de 4.300 que la Junta debería de haber transferido. A todo ello se suman los 1.013 millones que se adeudan a la Diputación desde 1994, con la particularidad de que en 1995 «se anuló una transferencia por valor de más de 670 millones de pesetas a causa de la prórroga que sufrieron aquel año los presupuestos de la Comunidad», precisa Bueno.

El portavoz popular estima que en torno a un 80 por ciento del total que se adeuda «es dinero con destino a la inversión, por lo que la Junta -dice- no sólo es morosa y no invierte en la provincia sino que tampoco deja que lo hagan las otras administraciones». Esta postura contrasta, en su opinión, con la que mantiene el Estado, del que la Diputación percibe más de 25.000 millones y que «ya ha transferido un 97 por ciento de su asignación».

TAPAR VERGÜENZAS POLÍTICAS

A tenor de estos datos, los populares consideran que Navarrete está alimentando una actitud de «connivencia y complacencia con Chaves, al que tapa sus vergüenzas políticas no reclamando el dinero de los sevillanos. La Diputación -añaden- se ha convertido en una parte más del organigrama del Partido Socialista».

El Grupo Popular ha anunciado que va a realizar una pregunta en el próximo Pleno provincial sobre las medidas que se están adoptando para percibir las cantidades que adeuda la Junta y estudiar la posibilidad de iniciar un contencioso al respecto. Asimismo, el diputado autonómico Ricardo Tarno va a solicitar en el Parlamento, mediante una proposición no de ley, el pago de esta deuda.

Por otra parte, Juan Bueno, considera que la política de personal de la Diputación es «una bomba de relojería que, en cualquier momento, va a explotarle al presidente Navarrete». Bueno, que ha hecho estas declaraciones a raíz de las denuncias sobre «enchufismo» realizadas por CC.OO., ha reiterado las críticas de su Grupo sobre «el oscurantismo» con que, a su juicio, actúa el equipo de gobierno socialista en esta materia.

El dirigente popular reprocha a Navarrete «su dejadez y pasividad» en esta política, en la que, según Bueno, se entrelazan «muchos problemas históricos derivados de anteriores gobiernos del PSOE». En este sentido, alude a la «cantidad» de concejales y alcaldes socialistas que han dejado de serlo tras las últimas elecciones y que, «de inmediato», el partido ha recolocado en la Diputación»; una argumentación que coincide con la que ya hizo pública el sindicato CC.OO. y que el presidente Navarrete ha intentado rebatir afirmando que no se puede hablar de «enchufados sino de personal de confianza».