Imagen de una obra de promoción pública correspondiente a 1998. Archivo

La Diputación no ha empezado ninguna de las 930 viviendas que debían entregarse este año

MANUEL CONTRERAS
Actualizado:

SEVILLA. La Diputación de Sevilla no ha puesto aún una sola piedra de las casi mil casas que el III Plan de Viviendas asigna a la provincia, y que gestiona el ente provincial mediante Sevilla Activa, según datos de esta empresa pública.

Los planes de Vivienda son una de las apuestas sociales más importantes de la Junta, pese a que tradicionalmente han acumulado notables retrasos. La tercera edición de este plan en lo referente a la provincia de Sevilla ha corroborado este hecho, ya que el retraso en la tramitación de los proyectos, comenzando por la firma del convenio, hace ya imposible que se cumplan los plazos previstos, e incluso cuestiona la viabilidad final del plan, que previsiblemente se solapará con la siguiente edición trienal.

El III Plan de Viviendas de la Junta prevé la construcción de 930 inmuebles en la provincia. De ellos, 186 serían viviendas de protección oficial; 69 viviendas de promoción pública directa; 270 de promoción pública cofinanciada; 61 serían viviendas de autoconstrucción y 307 en régimen de alquiler.

Según datos de la propia empresa gestora, Sevilla Activa, hasta el momento no han comenzado las obras de ninguna de ellas, debido a problemas en la tramitación de los proyectos entre la Junta y la empresa de la Diputación.

Así, 69 de estas viviendas, alrededor de un siete por ciento del total, se encuentran con el préstamo ya concedido y sólo a espera de que comiencen las obras. Son el grupo con la gestión más avanzada, ya que han obtenido la calificación provisional, la licencia de obra del Ayuntamiento correspondiente y la calificación definitiva, además de la financiación económica.

Otro grupo menor, concretamente de 86 viviendas, han obtenido la calificación provisional, pero no tienen concedido aún el préstamo para iniciar las obras.

El grupo más amplio, de 336 viviendas, se encuentra todavía en fase de redacción del proyecto, por lo que todavía tienen que pasar por toda la tramitación burocrática. Otro gran grupo, de 247 viviendas, está todavía en fase del concurso de adjudicación del proyecto, con lo que ni siquiera se ha establecido el modelo de vivienda que se va a construir Por último, 196 de las viviendas incluidas en el plan 1999-2002 se encuentran en fase de estudio previo para la iniciación del expediente, es decir, en la fase más primaria de la tramitación.

Deuda acumulada

El retraso de la ejecución del III Plan de Vivienda es un episodio más en la singular relación entre la Junta de Andalucía y Sevilla Activa, que asume la ejecución de diversos proyectos que anuncia la administración autonómica pese a su evidente retraso a la hora de pagar. De esta forma, y según datos de la propia Sevilla Activa facilitados al grupo popular en Diputación, la Junta acumula una deuda de 3,01 millones de euros (500 millones de pesetas). Pese a esta deuda, Sevilla Activa, que preside el presidente de la Diputación, Luis Navarrete, sigue aceptando encargos que la Junta no ejecuta por sí misma, todos ellos relacionados con la construcción. Sevilla Activa cuenta con un presupuesto para este año de 205 millones de pesetas, y su coste en los últimos cinco años supera los 600 millones de pesetas.

La mayor parte de estos trabajos están relacionados con la construcción de centros de Salud, aunque estos trabajos presentan una gestión más ágil y su retraso de ejecución es mucho menor que en el caso de las viviendas públicas.