Una de las últimas promociones que se levantaron en Sevilla Este
Una de las últimas promociones que se levantaron en Sevilla Este - JESÚS SPÍNOLA
VIVIENDA

¿Dónde se construirán las futuras VPO en Sevilla?

Emvisesa toma la delantera con 545 pisos que estarán en obras en 2018 y plantea contar con otras 3.000 de aquí a cinco años

SEVILLAActualizado:

El precio de la vivienda sigue escalando en Sevilla y los que aspiran a convertirse en propietarios se interesan de nuevo por la oferta de VPO, que quedó estancada durante años. La caída del valor y los recortes de las ayudas para la adquisición de pisos protegidos los convirtió en una opción poco atractiva, quedando grandes bolsas de inmuebles sin vender, como ha ocurrido en zonas de Pino Montano y el Parque Alcosa. Sin embargo, el nuevo Plan Municipal de Vivienda, Rehabilitación y Suelo de Sevilla apuesta otra vez por esta alternativa en vista de los derroteros que ha tomado el mercado de renta libre.

El documento recoge una ambiciosa previsión: la ampliación de 3.000 pisos protegidos que se construirán o estarán en obras durante los cinco años de vigencia. En esta carrera será Emvisesa la que tome la delantera con varias promociones y la rehabilitación de dos edificios que se suman a la oferta disponible.

A corto plazo

Esos primeros bloques se levantarán en Cisneo Alto, en la Macarena (83 viviendas), Torreblanca Sur (28), Su Eminencia (24) y Pitamillo, en Bellavista (125 VPO), todas para venta directa. A ellas se unirán los previstos en Hacienda Rosario (218), San Juan de la Salle (4) y León XIII (6), destinados a alquiler con cesión de uso, según los datos que ha aportado a ABC el gerente de Emvisesa, Felipe Castro. También se acometerán trabajos de rehabilitación en Nervión, donde hay capacidad para cinco inmuebles tras la rehabilitación de Villa Encarnita y en García Ramos, situado en el Casco Histórico, donde irán otros 21.

«Todos ellos están contemplados en la Estrategia de Vivienda Protegida que se ha desarrollado como paso previo al Plan Municipal», destaca el responsable de Emvisesa. Para ello cuentan con un aprovisionamiento de fondos de casi 18 millones, procedentes de distintas vías: 6,55 millones será para la adquisición de viviendas, otros 7,6 millones de ayudas públicas y 3,7 millones, de fondos propios por permutas de suelo.

Las demás irán bajo el paraguas de ese planeamiento, donde se prevé la construcción o el inicio de obras de unas 3.000 de aquí a 2023.

Distrito Este

La zona que concentrará el mayor desarrollo será Sevilla Este, que es la que dispone de mayores bolsas de suelo. Sin embargo, aún queda por delante una pesada tramitación para desatascar ambiciosos proyectos como el de Virgen de los Reyes, donde irán 451 residencias y las parcelas libres de Torreblanca Este y Oeste, con 518 y 1.126, respectivamente.

Más avanzada está la actuación prevista en Torrelaguna, en la parte más cercana a la A-92, donde se espera que lleguen las grúas en el plazo de un año. También a Pitamillo Sur, en Bellavista, donde se levantarán 156 pisos en la zona anexa a los Jardines de Hércules que se encuentra al otro lado de las vías del tren.

Una entrega de viviendas protegistas de Emvisesa
Una entrega de viviendas protegistas de Emvisesa - JUAN FLORES

Zona Sur

Por el contrario, habrá que esperar al menos cinco años para ver los primeros movimientos de tierra en el entorno de Palmas Altas, donde el consistorio desbloqueó los suelos hace apenas un mes tras llegar a un acuerdo con Metrovacesa, la compañía que se encargará de la urbanización y construcción de 2.800 viviendas.

El gerente de Emvisesa defiende la apuesta por el alquiler, aunque el cambio de régimen de la oferta que está a la venta no ha sido masivo. «Hemos pasado 189 VPO a alquiler con opción a compra, que es la alternativa que más nos demandan», señala.

Para esta nueva etapa era también urgente volver a reordenar la lista del Registro de Demandantes, cuyo sorteo se celebró ante notario el pasado martes con más de 11.600 inscritos. El volumen es sensiblemente menor que el del anterior, pero lo suficientemente grande como para volver a plantear iniciativas para vivienda protegida.