Fachada del hospital de Valme
Fachada del hospital de Valme - RAÚL DOBLADO
EL SAS DICE QUE TRABAJA POR MEJORAR EL SERVICIO

¿Dónde se lavará la ropa sucia del hospital de Valme?

Trabajadores denuncian el cierre de la lavandería

SevillaActualizado:

El delegado de la Unión Sindical Obrera (USO) del hospital del Valme, Victorio Carcela, ha denunciado el cierre inminente de la lavandería de dicho centro sanitario y el perjuicio que ocasionará a los pacientes — ya que estando abierta hay problemas de abastecimiento de ropa y lencería— y a los trabajadores del servicio «sobre todo los que llevan de interinos años pues aunque les ofrecen reubicarlos ellos no lo ven nada claro».

Explica que «supuestamente las lavanderías de todos los hospitales de la provincia se iban a centralizar en el Virgen del Rocío» pero la de Osuna y los centros de salud las seguirá gestionando una empresa privada.

A todo ello la dirección del hospital de Valme responde que desde el SAS se está trabajando por mejorar el servicio público de la lavandería en los centros sanitarios de Sevilla «apostando siempre por la internalización de su gestión».

Además, desmiente que el funcionamiento de la lavandería de este centro sea deficiente.

«Pasará —sigue Carcela— como ya ocurrió con el almacén y el archivo, que de tenerlos en el propio hospital de Valme los trasladaron al Tomillar para prestar un servicio mejor y fue todo lo contrario».

Primero, según señala, porque es «más caro ya que hay que contratar una empresa de transportes; y, segundo, por la cercanía porque cuando hace falta, por ejemplo, una historia urgente, imagínese lo que hay que esperar para que llegue».

Refiere que en épocas de alta frecuentación hay problemas de falta de ropa y se pregunta qué pasará cuando la lavandería no esté en el mismo edificio del hospital.

Por otra parte, dice que hace unos años había cinco celadores lavanderos y que quedan cuatro, los cuales «desaparecerán de la lavandería con este traslado».

«Los reubicarán —sigue— y allí, en esos puestos, cesarán a otros compañeros. Eso sin contar con las lavanderas-planchadoras que también estarán afectadas».

Otro inconveniente que destaca es que la lavandería de Valme lava la ropa de trabajo del personal y «en la del Virgen del Rocío, no, con lo que los trabajadores se tendrán que llevar la ropa sucia a su casa y se estará incumpliendo así la normativa de protección de riesgos laborales».

Carcela insiste en que están «en contra del cierre de la lavandería y de las privatizaciones encubiertas del SAS».