El antiguo hostal Colón se convertirá en hotel de lujo
El antiguo hostal Colón se convertirá en hotel de lujo - ABC

Los dueños del hotel Bécquer recuperan el antiguo hostal Colón

Será un «hotel boutique» con 31 habitaciones y restaurante. Las obras comenzarán en octubre y tienen un plazo de un año y medio

SEVILLAActualizado:

El edificio en el que estuvo ubicado el famoso restaurante La Dorada se convertirá en un «hotel boutique» de lujo con 31 habitaciones y con vistas al Guadalquivir y al puente de Triana gracias a la inversión que va a realizar durante el próximo año y medio la familia Martínez Fonseca, propietaria del hotel Bécquer en la calle Reyes Católicos. Esta empresa adquirió el número 4 del Paseo Colón a finales de 2010 y desde entonces ha estado estudiando proyectos para poner en marcha un nuevo negocio que, por cierto, se convertirá en el primer hotel del paseo con vistas al Guadalquivir y a Triana. En todo este tiempo se han planteado distintas opciones, pero la idea definitiva cuajó a finales de 2014 con la adquisición del número 3, que durante años fue el hostal Colón y albergó el citado restaurante. Con estos dos edificios juntos, el proyecto de la familia Martínez Fonseca incluirá 31 habitaciones de lujo siguiendo el modelo de «hoteles con encanto» u «hoteles boutique».

Esta empresa familiar gestiona con notable éxito su establecimiento de la calle Reyes Católicos, que abrió en 1971 y que actualmente presenta una de las mejores tasas de ocupación de la ciudad según los datos oficiales de Turismo. El Bécquer es un modelo de gestión hotelera en el que se han fijado grandes cadenas, ya que ha logrado llenar sus 134 habitaciones en los meses más duros para el turismo sevillano durante los años de la crisis y, además, cuenta con una de las mejores puntuaciones de Andalucía en las webs del sector. Sin embargo, los Martínez Fonseca no han querido ampliar su cadena hasta encontrar una ubicación idónea. Su proximidad con el nuevo centro de recepción de turistas de Marqués de Contadero obligará al Ayuntamiento a reformular toda la oferta de la zona y los propietarios del Bécquer tienen previsto poner en marcha un negocio muy selecto que recuperará el espacio de La Dorada como restaurante, que se pretende externalizar para que sea explotado por algún profesional de prestigio en la hostelería.

La licencia está ya tramitada y las obras están previstas para el mes de octubre o, como muy tarde, antes de que finalice el año. El plazo de ejecución es de un año y medio, por lo que el edificio abandonado de la esquina de la calle Almansa recuperará su esplendor a finales de 2018.