Elena, la sevillana de «MasterChef 5»
Elena, la sevillana de «MasterChef 5» - TVE

Elena, la sevillana de 'MasterChef 5': «A la repesca voy como un huracán, que se preparen»

La joven considera injusta su expulsión del programa de cocina y piensa no dejar títere con cabeza este domingo

SEVILLAActualizado:

Apasionada, alegre, soñadora, risueña... Así es Elena, la sevillana de «MasterChef 5» (TVE) que ha conquistado al público con su fuerza, su carisma, su buen hacer en las cocinas y sus ganas incansables por superarse. El pasado domingo fue expulsada del programa que le ha cambiado la vida, pero anuncia a sus compañeros que se preparen para la repesca de esta semana.

-Te dijo Samantha que eras una máquina en la prueba de eliminación... ¿Qué otras cualidades te definen en las cocinas?

-Yo creo que las cualidades que me definen son alegría, espíritu de lucha, tenaz y un terremoto, un torbellino...

-¿Cómo has llevado tu expulsión?

-La he llevado con un sabor agridulce. El «agri» por así decirlo, evidentemente, fue una prueba bastante complicada en la que me tuve que enfrentar a un reto demasiado grande con una tarta, que era imposible de hacer. Y el «dulce» porque bueno, sí que es verdad que me vi dándolo todo al máximo, me dejé las manos, los dedos, los brazos... me lo dejé todo y eso te hace sentir que al final aunque te vayas, te vas por la puerta grande.

-¿Te pareció justa?

-No me pareció justa porque lo que digo que creo que una prueba de eliminación todos los concursantes tenemos que empezar en el mismo punto de salida. La verdad que las tartas eran bastante diferentes y creo que por ese lado nos podía haber tocado a cualquiera la tarta más complicada, pero, aún así creo que debería haber sido igualada la prueba.

-¿Crees que ha habido trato de favor a tu compañera Miri?

-Ahí yo lo que único que puedo recalcar es que yo como estaba tan centrada en mi trabajo y en que saliera la tarta y vi que me iba a ser imposible, no sabía que se podían pedir ingredientes. Entonces, se los dieron a ella y no me enteré que se lo dijeron. Quizás si hubiera sabido que se lo habían dado, yo los hubiera pedido antes.

-¿Podrías haber hecho algo más cuando tuviste más fondant?

-No, con 15 minutos ya no. Yo sabía que la tarta ya no se iba a terminar. Si me lo hubieran dado antes, pues quizás otro gallo hubiera cantado, pero a los 15 minutos del final no hubiera acabado la tarta.

-¿Con qué te quedas del programa?

-Me quedo con que ha sido una experiencia maravillosa, única, yo creo que de las más duras de mi vida, siempre lo he dicho. Ni oposiciones, ni trabajo ni nada. He sacado lo máximo que he podido, tanto personal como profesional, y me quedo con el equipo tan grande que he conocido allí y con mis compañeros. Y también conocer a una Elena que tampoco pensaba conocer.

-¿Qué ha significado para ti?

-A nivel personal ha sido un afán de superación increíble, no pensaba que pudiera llegar hasta esos extremos. De verte en un programa al 500% de lo que tú eres y natural como la vida misma. Esa que ha salido a través de la pantalla, en lo bueno y en lo malo.

-¿Has sido auténtica, realmente tú?

Sí. Cualquiera que me conozca, que me ve, sabe perfectamente que esa soy yo, llorona, alegre, enfadona, con dos pares de huevos como dice Jordi que me sobran (risas).

-Cuando fuiste capitana hubo polémica por unas patatas suflé...

-A la hora de los emplatados se ve que Jordi nos dijo varias veces lo de las patatas y había unos platos que tuvimos que quitarle nosotros las patatas porque había que calentarlos. Y mi duda fue que cuando el plato volvió estaba manchado, pues dijimos que nos habían quitado las papas. Pero puede ser la presión con la que ahí se trabaja. Realmente al final no sabes lo que ha pasado. Los minutos finales son horrorosos.

La sevillana, durante la prueba de eliminación del último programa
La sevillana, durante la prueba de eliminación del último programa - TVE

-¿Cómo te dio por meterte en el programa?

-Yo vivo en mi casa en la cocina metida, porque me encanta. Todo surgió porque en el trabajo un compañero, Diego, me animó. Me decía: 'Elena, con lo que a ti te gusta la cocina, ¿tú por qué no te presentas?'. Y estábamos diciendo 'venga, nos presentamos los dos'. Al final, él me dijo: 'venga, preséntate tú que tú vales para esto'. Y dije pues voy a dar el paso.

-¿Cómo te definirías en la cocina?

-Yo creo que soy una apasionada de la cocina, porque siento que las cosas que me gustan las transmito a la gente con la emoción que las vivo y la cocina la llevo en la sangre. Me queda mucho aprendizaje, pero cuando haces algo que te gusta lo vives y lo disfrutas y traspasa la pantalla.

Me encanta la carne, soy carnívora reconocida

¿Cuál sería tu tipo de cocina favorita y cuál no dominas tanto?

-A mí lo que más me gusta hacer es mezclar los sabores tradicionales con sabores internacionales: la cocina asiática, por ejemplo. Me encanta fusionar esas cosillas y lo que menos me gusta es la casquería. Lo siento en el alma, pero es que no puedo con ella, no hay manera ni de comerla ni de tratarla.

-Tu plato estrella que no faltaría en tu libro de recetas...

-Me encanta la carne, soy carnívora reconocida. También me flipa mucho el pescado. Yo creo que intentaría fusionar algún plato típico español con una salsa asiática, hacerle ahí una 'mezclita'.

-¿Cómo te llevaste con tus compañeros? ¿Cuál sería tu favorito para ganar?

-Mi favorita para ganar es Laila, lo tengo clarísimo. Es una tía que vale muchísimo, que tiene unos conocimientos enormes y que la veo una ganadora. Y con los compañeros la relación ha sido buenísima no, excelente. Que los más y los menos que tenemos en cocina, eso es como la vida misma. Y en las tesituras que te meten en los cocinados, es normal que salgan roces. La verdad que luego en la convivencia es un diez.

-¿Nos puedes contar algún secreto del programa?

-Yo voy a contar un secreto que creo que les voy a dar un poco de mano izquierda, ni lo bueno es tan bueno, ni lo malo es tan malo. Es decir, que ni los papeles del jurado son como la gente lo ve y que está claro que las cosas malas que te dicen quizás siempre sean porque algo bueno te puede llegar.

-¿Cuál sería tu sueño? Aparte de ganar el programa...

-Mi sueño es seguir luchando por esto, porque creo que ha sido una oportunidad única, un cambio para mi vida que me viene bien y poder hacer algo que sorprenda a la gente, que no sea algo normal, que por mi forma de ser creo que tengo que darles algo especial y creo que voy a intentar conseguirlo para seguir luchando por esta profesión tan bonita.

¿Montarías algún restaurante en Sevilla?

-Hoy por hoy como montar restaurante no lo tengo planteado todavía, pero sí que hacer algunas cosas en mi tierra y que la gente pueda disfrutar conmigo y con mi cocina sí que lo tengo claro.

-¿Qué te han dicho tus compañeros de la Policía?

-Mis compañeros me han dicho de todo: 'Madre mía, la Chicho Terremoto'. Han visto lo que soy. La imagen que he dado ha trasladado muchas emociones, muchos sentimientos. Y que soy una luchadora nata, como la copa de un pino y estoy orgullosa de las palabras que me han dicho.

-A la repesca vas como un volcán...

-A la repesca voy a ir como un huracán y como un tornado. Que se agarren, que van a venir las curvas, pero bien puestas. A la repesca voy a ir a darlo todo, porque mi salida no es que no la viera justa, es que yo creo que tengo que seguir en el programa y mis compañeros que se preparen que no voy a dejar títere con cabeza.