Antonio Muñoz, Juan Carlos Cabrera y Juan Flores, este miércoles, con responsables de los proyectos
Antonio Muñoz, Juan Carlos Cabrera y Juan Flores, este miércoles, con responsables de los proyectos - Juan Flores
Ayuntamiento de Sevilla

El entorno de la iglesia de San Román de Sevilla será peatonal en 2020

Se invertirán dos millones en dos nuevos parques y en obras en el centro

A.G.R.
SevillaActualizado:

El eje de la plaza de San Román y la calle Peñuelas será peatonal junto con la calle Pérez Galdós, que se unirá a Regina para completar una especie de «soho» sevillano. Así lo anunció este miércoles el concejal delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, que presentó cinco proyectos de actuación singulares que priman el peatón y las zonas verdes para la mejora y revitalización del Casco Antiguo, del citado eje de Regina y la plaza de San Román; así como del distrito Cerro-Amate, con la ampliación del Parque Riberas del Guadaíra hasta el Cercado del Pozo y acciones en el Parque de Forja XXI y, en San Pablo, creando un nuevo espacio libre en el «Esqueleto», una zona en la que también se reordenará el mercadillo.

Todas estas actuaciones de regeneración urbana, en las que se viene trabajando desde 2017, serán «mejoradas» con las aportaciones que hagan vecinos y entidades en el proceso de participación ciudadana que arranca hoy, cuando los proyectos quedarán colgados en la plataforma del Plan «Reaviva». El objetivo es que su diseño quede cerrado este año para que puedan licitarse a principios de 2020, con un presupuesto que rondaría los dos millones de euros.

«Son proyectos de actuación en zonas patrimoniales o degradadas que conllevan entender la ciudad de otra manera», explicó Muñoz junto a los representantes de las tres empresas que fueron adjudicatarias de la asistencia técnica de los proyectos, como son Buró4, Reyes Gallego y José Delgado.

Una de las principales actuaciones singulares radica en la reurbanización del eje Regina-Imagen-Pérez Galdós, donde se plantea transformar «el concepto de calle en un sendero urbano», con un presupuesto de unos 242.000 euros. Así, se concibe en un solo eje como un centro comercial abierto, con la implicación de comerciantes y vecinos, con un pavimento «reconocible» de chinos redondeados y que puede incorporar un componente fotoluminiscente para dar continuidad al espacio, el establecimiento de hasta 25 árboles y unas 70 plantas trepadoras, así como la colocación de sillas de tijera personalizadas por los comercios de la zona que puedan ser disfrutadas de día por los viandantes y recogidas por la noche.

Por otra parte, el proyecto para la plaza de San Román supone terminar de articular las intervenciones ya realizadas en la zona en calles como Matahacas, San Luis o Bustos Tavera, y que previsiblemente tendrá una nueva fase final en Sol y Enladrillada. Con esta actuación, valorada en 275.000 euros, se aboga por recuperar la geometría propia del templo, apostando por la accesibilidad, con pavimentos mixtos de color y con drenaje sostenible, con sombra, áreas de descanso y la reordenación de los aparcamientos y de la carga y descarga.

También se plantea la ampliación del Parque Riberas del Guadaíra hasta el Cercado del Pozo, que linda con Padre Pío-Palmete, mediante una actuación de alrededor de un millón de euros, ejecutable por fases, que permitirá intervenir sobre el paso a nivel, eliminar la escombrera, desarrollar praderas arboladas, vallar la zona, consolidar los caminos y el talud y crear huertos urbanos, una zona de juegos y otra canina. En el Parque de Forja XXI, en Cerro-Amate, se llevará a cabo una intervención en 2.500 metros cuadrados mientras que en el «Esqueleto» en San Pablo se harán huertos urbanos, pérgolas de sombra y la reordenación del mercadillo.