Jose C.M., alías «Cheíto», ingresará en prisión
Jose C.M., alías «Cheíto», ingresará en prisión - ABC
Tribunales

Envían a prisión al «Cheíto» por tres condenas pendientes de cumplir

El conocido y experimentado delincuente pasó en la mañana de este martes a disposición del juzgado de guardia de Dos Hermanas tras ser detenido durante una persecución en las Tres Mil Viviendas

SevillaActualizado:

La titular del Juzgado de Instrucción número cuatro de Dos Hermanas, en funciones de guardia ayer, envió a la cárcel a José C.M., alías «Cheíto», considerado el alunicero más peligroso de Sevilla, para dar cumplimiento así a tres reclamaciones de búsqueda, detención e ingreso en prisión que pesaban sobre este conocido delincuente en relación a tres sentencias condenatorias de sendos juzgados de lo Penal, la mayor de ellas de tres años y medio de cárcel.

«Cheíto» fue detenido el pasado domingo, junto a A.J.E., por la Policía Nacional tras una persecución desde la localidad nazarena hasta las Tres Mil Viviendas de la capital. Tras la práctica de las diligencias oportunas por parte de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía, ambos delincuentes fueron puestos a disposición judicial ayer por la mañana, acogiéndose ambos a su derecho a no declarar.

La juez mandó a la cárcel a «Cheíto» para dar cumplimiento a las tres requisitorias de ingreso en prisión para este experimentado y conocido delincuente. Al mismo tiempo, la instructora le preguntó por otras causas pendientes, sobre las que tampoco contestó a preguntas. Entre estas causas se encuentra la relativa a los hechos del pasado domingo. Los delitos que se le imputan a «Cheíto» por el último episodio son, entre otros, robo con violencia en casa habitada, atentado contra la autoridad y conducción temeraria.

Clan de los Mikailovich

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía detallaron a este periódico que, con respecto a estas cinco causas, la juez decretó su puesta en libertad, al igual que a A.J.F., quien ya fue arrestado en anteriores ocasiones en las que fue pillado actuando junto al «Cheíto», aunque no se ha podido confirmar si pertenece al «clan de los Mikailovich».

Además, a José C.M. se le hizo entrega de las requisitorias para justificarle fechas de juicios que tiene pendientes próximamente, en concreto en octubre de este año y en junio de 2020, también en juzgados de lo Penal de la capital.

La pista de «Cheíto», conocido de sobra por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, estaba siendo seguido por agentes de la Policía Nacional desde hace varios meses, pues cuenta con hasta trece reclamaciones judiciales, entre ellas tres órdenes de ingreso inmediato en prisión.

El pasado domingo, sobre las 17.15 horas, la Policía Nacional de Dos Hermanas, en el marco del plan preventivo de robos en casas, sucesos que aumentan en este periodo estival, recibió un aviso por un robo en una vivienda de la calle Tiberio de Dos Hermanas, hasta donde se dirigió una patrulla policial, pudiendo comprobar en el interior de la casa que se había perpetrado dicho robo, aunque los ladrones no pudieron llevarse una caja fuerte oculta en la cocina. Seguidamente, en el entorno, los agentes observan un vehículo Seat León, el preferido por los aluniceros.

Un tercer ocupante del coche logró huir

El coche, que circulaba por Montequinto, era de color negro y en su interior viajaban tres «sospechosos» para la Policía Nacional, pudiendo identificar a «Cheíto», «un experimentado delincuente especializado en robo con violencia en viviendas y alunizajes en tiendas».

Dieron el alto al vehículo, pero, lejos de detener la marcha, emprendieron la huida a gran velocidad. La persecución se prolongó durante más de media hora y terminó en las Tres Mil Viviendas. Por el camino, intentaron embestir hasta tres veces a los agentes actuantes, que están representados en esta causa penal por el abogado del sindicato Jupol, David Pareja.

Un reventón de la rueda delantera derecha les obligó a detenerse, tras chocar con varios obstáculos antes. Salieron rápido del coche y continuaron la huida a pie. Pero dos de ellos fueron interceptados por los agentes, quienes recibieron patadas y golpes en la fuerte resistencia que ofrecieron los ladrones. Uno era «Cheíto». El tercer ocupante del coche, que había sido robado con anterioridad, logró escapar.

Los agentes actuantes pidieron refuerzo a otras unidades, ya que seguían resistiéndose a la detención, que tiene lugar en una zona conflictiva de las Tres Mil Viviendas, donde comenzaron a salir vecinos, que incluso intentaron impedir el arresto de los dos delincuentes. «Soy el Cheo, venid a ayudarme», llegó a gritar José C.M.