Juan Espadas en el balcón de su despacho oficial - RAÚL DOBLADO
ENTREVISTA

Espadas: «A Zoido le votaron muchos en 2011 que no eran del PP y creo que a mí me va a pasar lo mismo»

El alcalde de Sevilla, que se considera el más solvente y fiable de los candidatos del 26-M, pide el apoyo de quienes nunca votaron al PSOE para realizar un segundo mandato en el que culmine su «proyecto de ciudad»

SevillaActualizado:

Juan Espadas quiere dejar su huella en la ciudad con un segundo mandato y asegura en esta entrevista que espera obtener el próximo 26 de mayo una mayoría amplia «con el apoyo de personas que nunca han votado al PSOE pero que se han dado cuenta de que no hay ninguna alternativa más solvente y fiable». Presume de su gestión de «pequeñas grandes cosas» en los barrios de la ciudad y anuncia que éstas serán sus últimas elecciones municipales «pase lo que pase». Si las perdiera, da a entender que consideraría cumplido su compromiso de estar ocho años en el Ayuntamiento y que podría dejar paso a otras personas de su partido para liderar una nueva etapa en la oposición.

¿Cómo defendería su gestión en estos cuatro años?

Siempre me la planteé como un proyecto a ocho años en que los elementos básicos de los primeros cuatro años serían la reactivación municipal en los servicios públicos y en los barrios. En el segundo mandato, si los sevillanos me dan su confianza, podré desarrollar mis grandes proyectos y mi modelo de ciudad.

¿Qué destacaría de este mandato?

En 2015 el momento era muy crítico y el Ayuntamiento se convirtió en colchón o amortiguador de las realidades sociales más complejas de la ciudad, sobre todo en ayudas a familias con todos sus miembros en paro y en temas de viviendas y desahucios. El Ayuntamiento anterior estaba en una situación de parálisis y en junio de 2015 tuvimos que montar de urgencia unos comedores escolares para garantizar a los niños de distintos barrios de la ciudad una comida diaria. También reactivamos las políticas de formación para personas desempleadas en los barrios. Paralelamente a eso, mejoramos notablemente la inversión pública de empresas municipales como Emasesa y ejercimos de impulsores de la realidad económica global de la ciudad para generar empleo con la iniciativa privada.

Las encuestas aprueban su gestión como alcalde pero al mismo tiempo reconocen que la ciudad no ha cambiado nada en estos cuatro años.

No ha habido una nueva línea de metro o un gran proyecto de transformación de un barrio, pero no es posible pasar de una situación de estancamiento a hacer milagros. Nosotros tenemos cien proyectos en marcha o a punto de iniciarse por toda la ciudad. Yo destacaría la obra del Greco y otras cosas en los barrios. En Palmete hemos invertido dos millones de euros, algo que no se había visto en los últimos años. También en la barriada de San Pablo y Kansas City se han hecho obras de reurbanización que han mejorado mucho esas zonas. Y se ha hecho un gran saneamiento del arbolado en Cerro-Amate, Macarena, la Oliva, Getsemaní y otras zonas. Casi no se hacía poda cuando llegamos.

¿Cree que de eso se debe presumir?

Cuando alguien no lo ha hecho en veinte años, yo pienso que tiene un valor. Juan Bueno siempre decía en los plenos que se habían encontrado el coche para llevarlo al taller. Lo dijo en 2011, el primer año, lo dijo el segundo y lo dijo también el tercero. El caso es que el coche no lo sacaron del taller. Cuando llegamos había un déficit de inversión en la realidad cotidiana en la ciudad. Y no lo digo sólo por el mandato de Zoido sino también por los anteriores.

Lo de la realidad cotidiana de la ciudad recuerda mucho a Soledad Becerril y se le criticó bastante.

Soledad estuvo cuatro años y fundamentalmente invirtió en el centro de la ciudad y hay que reconocer que en esa época logró un ornato y enriquecimiento notorio. No lo hizo tanto en los barrios ni en el perímetro de la ciudad, por las razones que fueran. Yo creo que el Ayuntamiento debe invertir y no ser pacato y reservón para ahorrar dinero. Nosotros lo hemos hecho y cumpliendo, además, el déficit municipal

Zoido alegó que no había dinero para invertir y que se encontró muchas facturas sin pagar cuando llegó. Entre ellas, la astronómica de las Setas.

Bueno, aquí la última letra de la Exposición del 29 se terminó de pagar hace algunos años. Es verdad que Alfredo Sánchez Monteseirín hizo sus grandes inversiones en su tercer mandato y que se generó una deuda importante con una política muy agresiva y ambiciosa de inversión pública en elementos estructurantes. Pero se hicieron también inversiones en equipamiento de las que se beneficiaron todos los sevillanos desde el minuto 1.

¿Su primer mandato lo definiría entonces de muchas pequeñas cosas?

Muchas pequeñas grandes cosas. Lo que pasa es que las grandes cosas se verán en este segundo mandato, si los sevillanos me dan su confianza.

¿Por ejemplo?

Yo soy un gestor, no un vendehumos. Hemos sido sinceros y no hemos hecho promesas incumplibles. Desbloquear Artillería nos ha costado todo el primer mandato, pero en los próximos cuatro años verá la luz este gran proyecto de ciudad. Desbloquear Altadis y verlo en funcionamiento no lleva un mandato sino dos. El Ayuntamiento debe liderar esa dinamización tanto en turismo como en actividad portuaria y creo que lo hemos empezado a hacer. Lo que nos falta es que la Gerencia de Urbanismo sea más ágil en la tramitación de licencias.

En grandes proyectos como Altadis, Gavidia o Artillería, los trámites se hacen a ritmo de tortuga. Dos Hermanas se ha quedado con la Universidad Loyola, la ciudad deportiva del Betis, entre otras cosas, que podrían haber sido grandes oportunidades para la capital. ¿Cuál es su propuesta para acelerar los plazos y no acabar cansando a la inversión privada?

La Gerencia de Urbanismo sabe hacer las cosas muy bien cuando quiere y se ha visto en Palmas Altas, con una inversión de 200 millones de euros. Era un proyecto muy complejo y se resolvió muy pronto. Con Metrovacesa también fue así. Lo que yo creo que no acaba de funcionar como debiera en la Gerencia de Urbanismo es la tramitación ordinaria de los permisos y licencias: una ampliación para un negocio, la apertura de un bar, etcétera. Creo que la clave para que lo haga será la fusión real de Medio Ambiente y Urbanismo, que no ha funcionado hasta ahora. Y creo que hace falta también un proceso de renovación interna en la Gerencia de Urbanismo, donde se apruebe una relación auténtica de puestos de trabajo que permita la promoción y las ofertas de empleo. Pero allí, insisto, hay magníficos profesionales.

Sevilla tiene un extraordinario patrimonio histórico pero falta conservación, rehabilitación y mantenimiento. Algunos conventos de gran valor se están cayendo. ¿El Alcázar podría ayudar a salvarlos?

El Alcázar tiene un gran remanente económico que es superior a los 15 millones de euros, pero no puede gastarlo por ley. Yo creo que el Gobierno debe flexibilizar la normativa para invertir ese dinero en el Alcázar, que necesita mucha inversión y también se puede emplear un porcentaje de sus beneficios al patrimonio municipal. Ese dinero no puede estar en una cuenta sino que tiene que invertirse. Sería una inversión con gran retorno por el potencial de visitantes que tiene Sevilla.

¿Cómo es posible que una ciudad tan turística como Sevilla no tenga aún una red de metro?

Todos los sevillanos esperábamos que, tras la inauguración de la línea 1 en 2009, continuaran las obras de la red, parada a parada. Pero la crisis fue de tal calado que en la Junta no había dinero para terminar los proyectos abiertos en Granada y Málaga y tampoco era posible abrir una nueva obra en Sevilla. Al PP le pido que deje de hablar del metro y haga metro. Rajoy no puso un duro.

¿Con Pedro Sánchez será diferente?

Sí. Tengo el compromiso del presidente del Gobierno de que participará en la construcción de las siguientes líneas del metro. Yo espero que la Junta también cumpla sus compromisos y el Ayuntamiento también hará alguna aportación. Confío también en el actual presidente del Gobierno andaluz y yo iré con él a la Moncloa para que Pedro Sánchez cumpla con Sevilla. No me cabe duda de que lo hará. Y ese será el primer tema que pondré encima de la mesa si los sevillanos me dan su confianza.

Las encuestas

Todas las encuestas dan la victoria al PSOE pero todas indican que necesitará una muleta para gobernar: Ciudadanos puede ser una llave y Adelante Sevilla la otra. Alfonso Guerra dijo hace pocos días que tan peligrosa es la extrema derecha como la extrema izquierda. ¿Está de acuerdo?

Le pedí a Alfonso Guerra que aceptara cerrar mi lista municipal cuando me presenté por primera vez. Él es una persona moderada que encaja muy bien con mi posición de centralidad como único sistema posible de gobernabilidad en España. Si consigo que una inmensa mayoría de votantes sevillanos que no siendo votantes socialistas presten su confianza a Juan Espadas para seguir siendo alcalde, creo que no voy a necesitar ninguna muleta para seguir gobernando. Espero que los votantes que no votaron al Partido Socialista con anterioridad vean que no hay ninguna alternativa más fiable y solvente y confíen en mi persona. Por eso pido ese voto porque creo que he demostrado que entiendo perfectamente la psicología de esta ciudad, que he defendido mejor las tradiciones de esta sociedad y las cosas que los sevillanos no quieren que se pongan en cuestión bajo ningún concepto. Yo no voy a permitir que ninguna otra fuerza modifique esa línea personal mía. Prefiero seguir gobernando solo. Lo he hecho con 11 concejales y con más concejales tendré mucha más estabilidad. Ni voy a necesitar muletas ni las voy a buscar.

¿Confía entonces en reproducir el 24 de mayo el «efecto Zoido» de 2011, cuando obtuvo veinte concejales?

A Zoido debió de votarle mucha gente en 2011 que no votó al PP nunca y yo tengo la impresión de que me va pasar lo mismo y me va a votar mucha gente que no votó al PSOE hace cuatro años. Sería una sorpresa para mí que no obtuviera una mayoría sólida en estas elecciones.

¿Cree que le van a votar muchos simpatizantes del PP?

Del PP, de Ciudadanos o de las opciones más a la izquierda. Y yo creo que a los sevillanos les transmito solvencia en la gestión y cercanía. He trabajado como una hormiguita tratando de mejorar las cosas en todas los barrios de la ciudad.

Beltrán Pérez dice que le pueden salir los números para gobernar con Ciudadanos y el apoyo de Vox, como en la Junta de Andalucía Si eso sucediera, ¿se compromete a quedarse cuatro años en la oposición?

No deja de ser llamativo que el partido que sacó 20 concejales y 166.000 votos en 2011 solo aspire ahora a acercarse o empatar con el partido más votado uniéndose a otras dos fuerzas políticas. Tampoco me parece haber escuchado a nadie de Ciudadanos decir que lo vaya a apoyar, a pesar de lo cual él mimetiza lo que ha ocurrido en la Junta de Andalucía. Respecto a si seguiré o no si no logro renovar la alcaldía, no estoy en condiciones de dar una respuesta a eso. Llevo dos mandatos en el Ayuntamiento. El presidente de la Junta me pidió ocho años en el Ayuntamiento y los he cumplido.

¿Se comprometerse a mantenerse como alcalde ocho años como máximo?

Sí, mi proyecto es a ocho años y después me iré. La renovación en en cargos políticos extenuantes como el de alcalde es necesaria.

¿A Monteseirín le sobró el tercer mandato?

Mi partido no tiene en sus estatutos la limitación de mandatos y yo no soy nadie para opinar sobre eso. Lo que sí creo es que su segundo mandato fue el mejor y sí les digo que yo no tendré un tercer mandato como alcalde.

Si sigue como alcalde, ¿preparará a su delfín para 2023?

A las elecciones se presentan los partidos y en el mío hay primarias y procesos de decisión a nivel orgánico. Yo no voy a preparar ni poner a nadie porque eso es responsabilidad del Partido Socialista.

¿Ha dejado de ser «susanista» para convertirse en «sanchista»?

Esas etiquetas no me gustan y nunca he defendido esas divisiones internas. Mi amiga Susana Díaz, secretaria general del PSOE de Andalucía, sabe que estoy aquí por su apoyo, cosa que le agradeceré siempre. Fui el único candidato socialista a la Alcaldía de Sevilla que perdió unas elecciones y volvió a presentarse y eso se lo debo a ella. Por otrap arte, el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, merece el apoyo de todo el partido en toda España.

Las sevillanas que bailó Susana Díaz con usted en la Feria no serán entonces las sevillanas del adiós?

Esas las bailó por José Manuel Soto. Pregúntenle a él.