Este tipo de cirugía requiere especialización
Este tipo de cirugía requiere especialización - ABC
SALUD

Cómo saber si está cualificado el cirujano que va a reconstruir sus pechos

La Sociedad Española de Cirugía Plástica denuncia que las listas de espera se deben a la falta de especialistas

Las mujeres tienen que esperar más de dos años para ser operadas

SEVILLAActualizado:

Los más de dos años que han de esperar las mujeres mastectomizadas para que les recontruyan los pechos en los hospitales del SAS se debe al insuficiente número de cirujanos plásticos cualificados y de infraestructuras específicas que además, conllevan complicaciones para las pacientes.

Así lo ha denunciado la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre) después de las reivindicaciones que ha hizo en ABC de Sevilla Mara León, la portavoz del movimiento 730 que aglutina a las mujeres afectadas por las listas de espera del SAS, y de los testimonios de varias pacientes alguna de las cuales tuvo que pagarse los 7.000 euros que le costó la operación en una clínica privada para no esperar tanto tiempo.

La Secpre aclara que un cirujano cualificado es aquél que cuenta con la titulación oficial de Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora y asegura que «buena parte de las intervenciones son realizadas por otros médicos sin la necesaria preparación, con el consiguiente riesgo de complicaciones y resultados deficientes pues resulta imposible establecer un protocolo común de actuación en todos los centros hospitalarios, lo que genera desigualdades interprovinciales en la atención que reciben las pacientes».

Añade que la escasez de cirujanos plásticos en la sanidad pública andaluza responde a una anticuada visión de esta especialidad como «un lujo, un extra meramente estético, pese a que intervenciones como la reconstrucción mamaria, que constituyen una parte esencial del tratamiento integral del cáncer de mama, demuestran justo lo contrario».

Advierte de que la mortalidad por cáncer de mama está disminuyendo, lo que incrementa la demanda y la necesidad de reconstrucción y explica que el hecho de que una mujer vuelva a recobrar los senos le reporta evidentes beneficios psicosociales y emocionales y una mayor calidad de vida por lo que esta sociedad médica aboga siempre por la reconstrucción inmediata, esto es, la que se realiza en la misma operación en la que se extirpan las mamas.

Porque, según señala, la reconstrucción inmediata tiene «aún mayores beneficios psicológicos, reduce el tiempo de estancia hospitalaria, sus costes y los plazos de recuperación de la paciente, no afecta a la evolución natural de la enfermedad, no interfiere con la quimioterapia adyuvante y disminuye el riesgo de linfedema, esto es, la formación de edemas e hinchazones por extirpación de los ganglios linfáticos situados en las axilas».

La técnica de primera elección en reconstrucción mamaria, según la actual literatura científica, es la reconstrucción microquirúrgica con tejido abdominal (DIEP por sus siglas en inglés). Esta técnica extrae tejido del abdomen de la propia paciente y lo utiliza para reconstruirle la mama o mamas extirpadas.

«Los únicos profesionales cuya formación incluye, a día de hoy, la microcirugía y la reconstrucción mamaria —sigue la Secpre— son los cirujanos plásticos. A mayor número de especialistas en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora y mayor experiencia microquirúrgica de los mismos, se presentarán menos complicaciones en reconstrucción mamaria». También aclara que los cirujanos plásticos son los que tienen la formación adecuada si la técnica DIEP está contraindicada en una paciente y debe optarse por la reconstrucción con expansor y prótesis.

En cualquier caso, se aplique una u otra técnica, a una primera intervención de reconstrucción mamaria —lo que, en términos médicos, se conoce como «primer tiempo quirúrgico»— suelen seguirle una o dos más (segundo y tercer tiempo), a fin de completarla con otras intervenciones como la simetrización de las mamas o la reconstrucción de la areola y el pezón.

La Secpre insiste en que es preciso incrementar los especialistas en el SAS para afrontar con garantías un cáncer que está creciendo cada año.

Como ejemplo cita que en el Virgen del Rocío de Sevilla hay 14 especialistas y que dos están al 75% de la jornada laboral y otros dos al 60%.