El Museo Arqueológico, en una edición de la Noche en Blanco
El Museo Arqueológico, en una edición de la Noche en Blanco - Millán Herce
Cultura y urbanismo

Estudian trasladar el Museo Arqueológico de Sevilla a las naves de Defensa en Eduardo Dato

Junta y Gobierno tienen problemas para afrontar la compleja y costosa reforma del museo y han tratado opciones para una mudanza provisional o definitiva

SevillaActualizado:

El Gobierno central y la Junta de Andalucía tienen sobre la mesa varias opciones para afrontar la compleja situación del Museo Arqueológico, pendiente desde hace varios lustros de una profunda reforma a causa de su mal estado de conservación. Dicho proyecto presenta enormes dificultades por sus exigencias técnicas y de seguridad, pero sobre todo por las cantidades económicas que deben manejarse, superiores a los 25 millones, que ninguna de las dos administraciones implicadas ha asumido abiertamente, limitándose a dar rodeos y acusar a la otra competente (cuando no han coincidido en color político) de no querer aportar lo necesario. Por ello, desde hace varios años, y en paralelo al proyecto «oficial» de restauración», que ni siquiera se ha licitado aún, se vienen produciendo contactos discretos y reuniones entre las dos partes para plantear alternativas más factibles y prácticas a tenor del atasco de la anunciada reforma del espléndido edificio de Aníbal González.

Entre ellas, según ha confirmado ABC, la que más respaldo ha obtenido y que más se ha estudiado es la de un traslado total del Arqueológico para dejar su actual sede en la Plaza de América del Parque de María Luisa y ocupar una nueva instalación; un nuevo Arqueológico, en resumidas cuentas, que saldría más barato (por costes y plazos) que afrontar la reforma del actual puesto que se levantaría, eso sí, en suelos públicos. Prioritariamente, de titularidad estatal, como ocurre con el propio museo actualmente, que gestiona el Ejecutivo regional pero que es propiedad del nacional.

De hecho, alguno de los anteriores responsables culturales de la Administración andaluza visitó posibles ubicaciones, entre las que la que mayor consenso ha reunido con diferencia es una: las naves del Ministerio de Defensa en Eduardo Dato, frente a la Fábrica de Artillería. Estas instalaciones llevan décadas cerradas y sin uso por parte del Ejército, y dadas sus dimensiones y ubicación estratégica en la capital hispalense, resultan la alternativa más idónea. De hecho, ambas administraciones estudian esta posibilidad ante una previsible complicación de la rehabilitación del museo. El propio Ministerio de Defensa vería con buenos ojos la operación, puesto que remozaría unas instalaciones en desuso cuya reforma no puede afrontar por falta de fondos, sobre todo después de arreglar las viviendas militares de esa misma parcela hace un par de años (las que dan al puente de San Bernardo).

Estas naves, justo detrás de las viviendas y en paralelo a la calle José María Moreno Galván, tienen las dimensiones perfectas para plantear una reforma mucho más asequible que la del edificio del Parque y, además, una ubicación muy buena y cercana a otro polo cultural de los próximos años, el de Artillería, donde el Ayuntamiento está transformando las viejas naves fabriles en salas de exposiciones, eventos y, en otra de las alas, en el llamado Espacio Magallanes. Quedaría el «nuevo Arqueológico», de este modo, junto al polo cultural de Artillería.

Esta opción de las naves de Defensa se barajó básicamente, y en principio, como destino provisional para usarse durante la reforma, pero desde hace un par de años la Administración andaluza ha estudiado incluso la posibilidad de que en ese mismo lugar se erigiese el destino definitivo del museo para abandonar el recinto actual, que no reúne las condiciones que necesita un espacio así hoy día. Los análisis de costes hacen que compense. Y el proyecto de reforma sigue atascado mientras el Arqueológico se degrada.

En Santa María de los Reyes

En paralelo, la Administración autonómica ha de preparar bien una complejísima etapa de reformas que han de conllevar con casi toda probabilidad un traslado de obras y objetos de enorme valor. En ese punto, la cuestión se enredaría especialmente, pues se trata de medio millón de piezas que habría que llevar a otro lugar adecuado en un proceso que se ha calculado de no menos de 18 meses. En este sentido, en el Gobierno regional ya se analizó, de manera informal, la posibilidad de un traslado de piezas inicial al antiguo convento de Santa María de los Reyes, ahora propiedad de la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía, gestora del Arqueológico.

El asunto está aún en una fase muy preliminar y a la espera de qué ocurre con el proyecto de reforma del museo en sí, que requiere de una inversión de más de 25 millones de euros y para la que no han llegado nunca las partidas presupuestarias necesarias. Por ello, se ha llegado también a valorar la opción barata, la de un simple «lavado de cara» con un coste menor que sirva para tirar unos diez o quince años. Todo está por ver. Todavía.