Guido García, tocando el piano
Guido García, tocando el piano - Abc
Educación

Estudiantes de alto rendimiento

El Colegio San Francisco de Paula flexibiliza el horario a los alumnos que van a competiciones deportivas o artísticas

SevillaActualizado:

Compatibilizar los estudios con una actividad deportiva federada o con una carrera musical puede resultar difícil. Sobre todo cuando se trata de alumnos que estudian cursos en los que «se la juegan» como Bachillerato. Para hacer posible que esos alumnos puedan estudiar a la par que realizar otras actividades que apenas les dejan tiempo, el Colegio San Francisco de Paula ha puesto en marcha una iniciativa especial.

Se trata del «programa de alto rendimiento» enfocado a los alumnos que llevan acabo una actividad extra académica ya sea deportiva o musical. Según Germán Tenorio, vicedirector de curriculum académico del San Francisco de Paula, el programa lo aplican a estos alumnos que hacen otras actividades que les quitan mucho tiempo. Ya sean deportivas, como natación, waterpolo, baloncesto, atletismo, gimnasia o incluso golf (tienen un alumno que juega campeonatos de ese deporte) o artísticas. Porque también tienen estudiantes matriculados en el Conservatorio, algo que necesita una dedicación especial y muchas horas de estudio.

Para estos alumnos que tienen que compaginar los estudios con estas otras actividades (unos quince actualmente) han diseñado este programa. Y lo hacen, según Tenorio, a varios niveles.

Por ejemplo, a los que llevan a cabo actividades deportivas fuera del centro, les convalidan la asignatura de Educación Física. De esa manera, si se trata de un chico o una chica federado en baloncesto o en otro deporte, tiene esa materia aprobada. Y con ello, además de descargarlo de la asignatura, gana tiempo. En las horas que el resto de los alumnos están haciendo gimnasia, estos chicos y chicas aprovechan para estudiar otras materias. «Obviamente un alumno que está federado, ha superado la asignatura de Educación Física e incluso, muchos de ellos traen las calificaciones que le ha dado su propio entrenador», afirma el vicedirector del colegio.

Algo parecido hacen con los alumnos que estudian en el Conservatorio ya que también necesitan una gran dedicación y están sujetos a un programa horario difícil de compatibilizar con el calendario de clases. Para ellos hacen lo mismo con la asignatura de Música. La traen aprobada directamente del Conservatorio. Yasí durante las clases de esa materia también pueden aprovechar para estudiar otras asignaturas.

Igualmente el centro les facilita «flexibilidad horaria» cuando tienen que participar en competiciones deportivas o actividades artísticas. Cuando llegan los exámenes trimestrales, si les coinciden con otras actividades se modifica para ellos y se hace una «individualización». Es decir que, a veces, les cambian las fechas de los exámenes para que no les coincidan con competiciones o actuaciones. «Lo que hacemos es flexibilizar esos exámenes para que puedan llevar a cabo esa actividades y no tengan que abandonar los estudios», dice Germán Tenorio.

Tres cosas a la vez

Uno de esos chicos es Guido García Sánchez, de 15 años que estudia Clave y Órgano en el Conservatorio de Sevilla y 4º de la ESO en el San Francisco de Paula. Acude a estudiar música lunes y miércoles, los martes y jueves juega al fútbol. Ytodo eso lo compatibiliza con sus estudios en el último curso de Secundaria. «Me voy repartiendo en diferentes horas, cuando llego a casa por la noche intento estudiar. Y también a veces, entre clase y clase tengo media hora y la aprovecho», relata este joven al que le va «bien» con ese método.

«Saco buenas notas», asegura.Porque, por ejemplo, en la hora de música se pone a estudiar otras materias. En su colegio, según explica, «hacen todo lo posible para que podamos llevar todo adelante». Aunque él dice estar acostumbrado porque lleva «desde chico» con ese ritmo, muchos le preguntan cómo lo hace. Y también admite que tiene otros compañeros de oros colegios a los que no se lo ponen tan fácil. «Algunos amigos me dicen que no pueden faltar a clase para ir al Conservatorio porque les ponen un cero». A él no le pasa eso.

Otro ejemplo es Marco Rodríguez Segura, de 16 años y que además de estudiar 1º de Bachillerato, está federado y juega al Baloncesto, hasta hace poco en el Betis y ahora en el club Naútico. «Hablé con los profesores y tengo la Educación Física convalidada desde que empecé a jugar en el Betis. A esas horas me voy a la biblioteca y me viene muy bien para preparar los exámenes», cuenta este chico que se ha beneficiado del programa cuando le han cambiado los exámenes para que pudiera acudir a campeonatos. «Tengo amigos también federados que suspenden Educación Física en otros colegios porque no les ayudan como aquí», dice agradecido a su colegio.