El comercio tradicional del Centro de Sevilla está en crisis
El comercio tradicional del Centro de Sevilla está en crisis - J.M. Serrano

Un estudio detecta que el metro es la principal causa del cierre de los comercios en el Centro de Sevilla

El análisis sectorial realizado para el Plan Estratégico Sevilla 2030 asegura que la decadencia de los negocios históricos se está produciendo por la falta de accesibilidad al corazón de la ciudad

SevillaActualizado:

El verdadero verdugo del comercio tradicional en el Centro de Sevilla está siendo el metro. O mejor dicho, su ausencia. Así lo atestigua de manera muy contundente un informe realizado por la auditora Auren para el Plan Estratégico Sevila 2030, que está llevando a cabo el Ayuntamiento con la intención de detectar las grandes deficiencias de la ciudad.

Este análisis aborda la situación actual del comercio en todo el área metropolitana y ofrece una conclusión sorprendente: la carencia de metro en Sevilla no sólo supone un problema para el tráfico y los aparcamientos, sino también para los negocios situados en el corazón de la ciudad, que han tirado la toalla en beneficio de las poderosas franquicias, ya que su público objetivo ya está prácticamente reducido al turismo. Dicho de otra manera: los sevillanos no van al Centro porque cada vez es más difícil hacerlo.

El informe, al que ha tenido acceso ABC, indica que «la accesibilidad y la facilidad de aparcamiento gratuito son uno de los grandes caballos de batalla del comercio minorista, principalmente frente a las grandes superficies comerciales, cuya localización en los principales nodos y vías de comunicación y su aparcamiento, generalmente gratuito, son uno de los grandes reclamos para atraer a los consumidores».

Los autores de este trabajo precisan que en el caso concreto de Sevilla, «debido al modelo de transporte motorizado que predomina en la actualidad, se presentan problemas de movilidad por su condición de centro regional» y que son habituales los «atascos en los accesos a la ciudad, sobre todo en la A-49, en la SE-30 y evidentemente en muchas calles». Es decir, la ausencia de una red de transporte público rápido afecta «muy negativamente al comercio minorista, principalmente porque estas dificultades de acceso actúan como efecto rechazo al consumidor, que prefiere realizar un acto de la compra más cómodo y no tener que dedicar un tiempo extra, además del desplazamiento, a buscar aparcamiento, generalmente de pago».

La solución, el metro

Este estudio asegura, como conclusión, que «en el Centro Histórico y los barrios de los ensanches más próximos al Centro, tienen una importante oferta de aparcamiento, pero la mayor parte es de pago», de manera que «si a esto le añadimos que la oferta de aparcamiento en superficie suele ser regulada también de pago, no es de extrañar que la mejora de la accesibilidad y la dotación de aparcamientos sea la acción que los expertos y los comerciantes demandan como más prioritario a la hora de solicitar la participación de la administración local en el desarrollo y consolidación del sector comercial». Además, «esta problemática es mucho más intensa en el Centro Histórico y en los ensanches, puesto que su atracción supramunicipal hace que el uso del vehículo y/o el transporte público para actos de consumo dificulten la accesibilidad y movilidad en estos espacios».

La solución, por tanto, es la red de metro. Pero su ejecución todavía no está ni planteada por las administraciones, ya que aunque el alcalde, Juan Espadas, ha obtenido el compromiso de la Junta y del Estado para poner este proyecto sobre la mesa, su alto coste, 3.800 millones de euros, ha provocado que las distintas instituciones implicadas se lancen la pelota unas a otras. El propio presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla, lo dejó claro la semana pasada en su visita al Ayuntamiento: «sin la intervención del Estado, la viabilidad del metro se reduce a mínimos».