El éxodo de sevillanos al área metropolitana decae con la llegada de la crisis

NURIA PÉREZ CAMPAÑA. SEVILLA
Actualizado:

Bien es cierto que Sevilla capital sigue perdiendo población a favor de su área metropolitana, aunque el freno en el número de sevillanos que deciden trasladarse a vivir a municipios de la provincia ya se está notando en plena época de crisis con respecto a años anteriores. Así se desprende del análisis de los últimos datos publicados sobre variaciones residenciales por el Instituto Andaluz de Estadística (IAE), que desvela un estancamiento en el número de emigraciones, cifradas en 13.080 el pasado año, dadas desde la capital a las 105 localidades sevillanas lo que supone apenas 14 nuevas entradas frente a 2006. Son cifras que se alejan de periodos anteriores: entre el ejercicio 2005 y 2006 se llegaron a contabilizar al menos 600 nuevas entradas.

Por primera vez, los índices manejados en función del cambio de residencia advertida durante los últimos años se ralentizan e, incluso, empeoran en el caso de los movimientos hacia el área metropolitana. En 2007, unos 10.600 vecinos decidieron dejar la capital y mudarse a localidades de la comarca del Aljarafe, Dos Hermanas o Alcalá, adonde lo hicieron justo un año antes, más de 11.000 habitantes. La crisis del sector inmobiliario y la pérdida de dinamismo en la construcción también está imponiendo nuevos efectos en la emigración atendiendo a los resultados, pese a que las estadísticas más duras podrían llegar con las correspondientes a 2008.

Según el IAE, que explota la información relativa a las altas y bajas por cambios de residencia registradas en los padrones municipales, el municipio nazareno fue la localidad sevillana que acogió mayor afluencia de personas en 2007 procedentes de la capital hispalense, con 1.770. Aún así bajó en 211 individuos con respecto a 2006, algo menos también en aquellos que decidieron mudarse al término de Dos Hermanas, entorno a los 590, desde otros pueblos que conforman la provincia. Desciende además en casi 270 el número de personas que emigraron del resto de las provincias andaluzas al municipio de Dos Hermanas —un total de 2.856 individuos—, destacando Cádiz con 156 desplazamientos —71 menos que en 2006—, seguida de Huelva y Córdoba, que registraron 99 y 83 respectivamente.

La Estadística sobre Variaciones Residenciales (EVR) señala que entre las localidades preferidas por los vecinos de la capital, por detrás de Dos Hermanas, se encuentra Alcalá de Guadaíra, con 1.183 personas —62 más en que 2006—; Espartinas, con 668 —casi 200 menos que en el ejercicio anterior—; La Rinconada, que baja en algo más de un centenar hasta situarse en 642 traslados; y Mairena del Aljarafe que sube ligeramente hasta los 552.

Le sigue Bormujos, que recupera las emigraciones perdidas el pasado año frente a 2005 e incorpora 551 vecinos; Tomares, en la misma línea con 548 nuevos residentes y Mairena del Alcor que decrece de los 439 traslados contabilizados en 2006 a un total de 312. El municipio de Camas y San Juan de Aznalfarache, sin embargo, acrecientan en 403 y 421 sus nuevos vecinos, mientras que Guillena mantiene la muestra aproximada de los 323 y Castilleja de la Cuesta —que seguía en 2006 la línea de los anteriores— baja hasta los 298. Les ocurre lo mismo a municipios como Alcalá del Río o Gines, que disminuyen casi un centenar el número de emigraciones con respecto al ejercicio anterior. Se resienten algo menos otros como Carmona, que incorpora 280 sevillanos, o Palomares del Río, que resta una treintena y apenas alcanza las 200 entradas, igual que Gelves, que también pierde unas 50 y se coloca en 159.

La Algaba duplica

La gran excepción viene desde La Algaba, que ha duplicado el número de emigraciones procedentes de la capital. De los 227 contabilizados en 2006, ha alcanzado un total de 411 nuevos vecinos sevillanos. Le ocurre también, aunque a menor escala, a Albaida del Aljarafe, que pasa de 36 a 67 emigraciones en 2007, además de a Carrión de los Céspedes, que suma 54 vecinos más a los 14 registrados anteriormente y Villaverde del Río, que con 66, triplica sus movimientos con respecto a 2006. Más significativo es el salto de Burguillos, municipio que aumenta hasta 60 nuevas entradas hasta colocarse en 219, junto con la localidad de Gerena que de 61 salta a 116.

Suben también ligeramente los municipios de Coria del Río (272), Umbrete (216) y Utrera (299). Por detrás, y con bajadas notables, se colocan las localidades de Bollullos de la Mitación (173) y Valencina de la Concepción (108). Ya superando nimiamente la barrera del centenar se coloca Brenes y Santiponce, y la rozan pueblos como El Viso del Alcor, Sanlúcar La Mayor, Almensilla y Villanueva del Ariscal. Algo menos sucede en municipios como Olivares, que añade casi una veintena de nuevas entradas (87), prácticamente igual que Cantillana; Morón de la Frontera que escala una veintena de nuevos registros hasta los 62; Villanueva del Río y Minas que, con once más llega hasta las 55; Aznalcázar, que incrementa de 42 a 52 su número de registros y, Osuna, que duplica sus cifras hasta 43. Le prosigue La Campana, que pasa de las 11 incorporaciones procedentes de la capital registradas en 2006 a un total de 30 y Fuentes de Andalucía, que lo hace de 11 a 21 como la localidad de Paradas. Montellano, por su parte, de las 6 entradas registradas en 2006 pasa a 17.

Siguiendo la misma línea que en 2006, se sitúan Pilas con 89 nuevos registros; Los Palacios y Villafranca con 65; Arahal con 56; Écija con 48; Aznalcóllar con 36; Lebrija con 32 como Las Cabezas de San Juan; Tocina con 31; El Pedroso con 30; El Ronquillo, con 30; Castillo de las Guardas con 24 que se iguala prácticamente al municipio de Constantina y Almadén de la Plata; Cazalla de la Sierra, con 22; Villamanrique de la Condesa, con 15; Puebla de Los Infantes, que agrega 12, junto a Alanís y Puebla de Cazalla, que se queda con 11 nuevas entradas.

Con tendencia a la baja se encuentran Castilblanco de los Arroyos (de 120 a 90), Salteras (de 91 a 51), Benacazón (de 81 a 41), Castilleja de Guzmán (de 60 a 51), Marchena (de 60 a 46), Puebla del Río (de 59 a 51), Guadalcanal (de 27 a 15), Huévar del Aljarafe (de 25 a 19) y Estepa (de 23 a 11).

Pocas entradas

Respecto a los municipios de la provincia que menor número de entradas registraron en 2007 destacan Martín de la Jara, Lora de Estepa, Los Corrales y Casariche, localidades que acogieron a tan solo un individuo cada una. Entre las localidades que no superaron los dos registros se encuentran Marinaleda, El Madroño, La Lantejuela y Badolatosa, uno más para Pedrera, Algámitas, El Rubio y Alcolea del Río, que sí denota una bajada de 16 entradas menos que en 2006. La Luisana, Los Morales, Villanueva de San Juan, El Saucejo, Aguadulce, Coripe y Gilena anotaron cuatro, mientras que Peñaflor, Las Navas de la Concepción, Isla Mayor y El Garrobo, agregaron cinco. Hasta un máximo de 10 nuevas entradas de sevillanos, se colocan Herrera con 6, junto a El Cuervo; Castilleja del Campo con 7; y Pruna, Real de la Jara, Pruna y Roda de Andalucía que coinciden en 8.

San Nicolás del Puerto, pese a que sube de 1 a 7 entradas en 2007 sigue siendo unos de los municipios con menor número de emigraciones, como Cañada del Rosal, que dobla hasta 10 su acogida de nuevos vecinos.