El hotel que se construye en la plaza de la Magdalena
El hotel que se construye en la plaza de la Magdalena - Raúl Doblado
Turismo

Expansión hotelera en Sevilla: ¿Burbuja u oportunidad de inversión?

La oferta de hoteles de Sevilla es hoy un 50 por ciento mayor a la de 1992 y todavía no ha tocado techo

SevillaActualizado:

La planta hotelera de Sevilla crecerá en otro millar de camas en los próximos dos años. Sólo con los proyectos que ya están en carga, los grupos turísticos pondrán en el mercado alrededor de 24.000 plazas —actualmente hay 22.300, según la última Encuesta de Ocupación Hotelera del INE—. La popularidad del destino, que sigue creciendo, y los bajísimos niveles de estacionalidad a lo largo del año, lo convierten en el blanco perfecto de inversores.

La ciudad afronta su segunda expansión hotelera desde la Exposición Universal de 1992, sustentada sobre pilares más sólidos. La coyuntura y no un acontecimiento puntual es lo que motiva este rápido crecimiento que, desde algunos ámbitos, se define como burbuja turística. Pero los números no obedecen a ese fenómeno. La oferta de hoteles es hoy un 50 por ciento mayor a la de hace 27 años, pero también recibe una demanda tres veces mayor. Tras la clausura de la muestra, la ciudad tenía 70 establecimientos con 15.514 camas disponibles. En ellos se dio alojamiento a 1,19 millones de visitantes, que contrataron 2,65 millones noches, según los datos de la Guía Oficial de Hoteles que editaba el Patronato Provincial de Turismo de Sevilla. Actualmente el número de negocios se eleva hasta los 224, con 22.333 plazas, como indica el Instituto Nacional de Estadísticas. En ellas pasaron la noche 3,2 millones de turistas en 2018, cuando se registraron más de seis millones de pernoctaciones.

Las cifras muestran una actividad que triplica a la de entonces en un momento en el que sigue creciendo el número de viajeros. La mejora de la conectividad a través del aeropuerto de San Pablo y una mayor promoción de la ciudad justifican tal demanda que marca récods histórico año a año. Al cierre de este 2019 se superará otro en vista del buen nivel de ocupación de los hoteles, que en el primer semestre registraron una media del 80,2 por ciento, siendo enero el peor mes (65,12 por ciento) y mayo, el mejor (88,9 por ciento). Ya eso mismo obedece el interés de los inversores. En tramitación o en obras están ya numerosos proyectos que verán la luz en los próximos dos años. El de mayor envergadura fue anunciado hace apenas unas semanas e irá ubicado en la última parcela libre del entorno de titularidad municipal. El edificio, que tendrá capacidad para 186 habitaciones, ocupará toda la manzana que delimitan las calles Juan de Mata Carriazo, Pintor Juan Miguel Sánchez, Jardineras y, la avenida de Málaga. Estará gestionado por la cadena Hoteles Center y tendrá categoría de cuatro estrellas.

Un turista entra en uno de los hoteles del Centro
Un turista entra en uno de los hoteles del Centro - R. D.

En obras está ya el siguiente proyecto del grupo Hotusa en la ciudad que será el primer hotel de cuatro estrellas de República Argentina. Sumará otras 133 habitaciones a la oferta y estará ubicado en un edificio que hasta ahora se había destinado exclusicamente a oficinas. Y con bastante retraso respecto al plazo anunciado continúan los trabajos en el extinto Banco Andalucía, que será un alojamiento de la cadena Marriott en la avenida de la Constitución. Tendrá 95 habitaciones con categoría de cinco estrellas.

Otro de los proyectos que tendrá un impacto notable en el entorno será el nuevo Vincci que abrirá sus puertas en la plaza Molviedro. Ocupa las instalaciones de la antigua Escuela de Hostelería y la residencia de mayores, ambos propiedad de la Fundación Cajasol. Este inmueble dispondrá de 70 habitaciones con las condiciones de un cuatro estrellas. La misma categoría que compartirá con el hotel Cetina Sevilla, que se inaugurará a finales de este año. Situado a escasos metros del H10 de la calle Lagar, este establecimiento contará con 38 habitaciones, casi las mismas que tendrá el de la casa Saimaza, cuyas obras se paralizaron por los daños que la empresa constructora hizo en los azulejos de la fachada, que está protegida. La finca, que fue propiedad de la familia Sainz de la Maza, la adquirió el año pasado un grupo empresarial vasco para entrar en el mercado turístico sevillano.

Una apuesta decisiva

Con más intensidad lo ha hecho la sociedad de inversión Millenium Hotels Real Estate que ha adquirido cuatro edificios en el Casco Histórico para convertirlos en dos hoteles de cinco estrellas. El primero de ellos se situará en la plaza de la Magdalena y se dividirá en dos inmuebles comunicados por un túnel subterráneo. Este alojamiento estará bajo el control de la cadena Raddison, que vuelve a la ciudad por todo lo alto con 89 habitaciones. El segundo, mucho más pequeño, se ubicará en dos casas palacio adosadas en la plaza de San Francisco, que deberan conservar intactas las fachadas. Ambas son de estilo regionalistas y tendrán capacidad para unas 28 habitaciones. Este inmueble tiene ya un contrato con la cadena catalana Alma Hoteles.

Aún pendiente de su explotación está el hotel de quince habitaciones de la calle Monsalves, cuyas obras también han tenido problemas. Contará con quince habitaciones, tres menos que el cinco estrellas que el empresario Emilio Castillejos quiere crear en el edificio del antiguo cine X, en la calle Trajano. Además de recuperar el teatro que en su día estuvo abierto al público en la planta baja, habilitará el resto de las estancias como alojamiento en una de las zonas con mayor dinamismo de la ciudad. En este caso, el proyecto aún no se ha redactado y tendrá que superar trámites como el dictamen de la Comisión de Patrimonio. Previamente se tendrán que acometer las obras de urgencia que comenzarán en pocas semanas.