Los candidatos, con la presentadora del debate televisivo de Canal Sur
Los candidatos, con la presentadora del debate televisivo de Canal Sur - J. M. Serrano

Elecciones municipales en Sevilla 2019La experiencia de Espadas y Pérez marca distancias en el primer debate en Sevilla

Los candidatos de los dos principales partidos centran el encuentro en CanalSur TV. El alcalde tira de aire institucional ante un incisivo aspirante popular

Elecciones municipales en Sevilla 2019: Todo lo que debes saber

SevillaActualizado:

La batalla electoral en Sevilla capital ha elevado un poco en la noche de este martes su temperatura. Sin llegar tampoco a niveles de cocción, ni mucho menos, pero algo subió el mercurio a pesar de los cubitos de hielo que regalaba el formato. Los cuatro candidatos para las municipales de los partidos que actualmente tienen representación en la corporación local se midieron en el primer debate de la campaña, el de Canal Sur TV, aunque dicha denominación no se ajusta del todo a lo que ofrece un envite así, muy pautado y con escasas opciones de interactuación. Por ello, el primer encuentro de los cabeza de lista ha resultado poco dinámico y se ha convertido básicamente en una suerte de pequeños mítines, al estilo de lo que ocurre en los plenos. Se ha tratado, quizás, el «minipleno de mayo», aunque con cara nueva en Ciudadanos, puesto que su alcaldable, Álvaro Pimentel, no ha sido concejal en el pasado mandato y es neófito en estas lides. Como se ha notado, por otra parte. Y eso que no ha existido posibilidad de réplica o, mucho menos, de cierta «pelea».

Esa experiencia se ha hecho sentir en el programa televisivo, del que los dos políticos con más tablas han salido airosos manteniendo, simplemente, la posición que se esperaba en ambos. El socialista Juan Espadas y el popular Beltrán Pérez han estado en la línea que marcaban sus propias expectativas, manteniendo sus estrategias al dedillo. Del segundo, que lleva años en la pugna política diaria, puede decirse, de hecho, que ha salido incluso reforzado. Incisivo y con poco que perder a tenor de los sondeos y de la caída de su partido en las pasadas generales, el líder local de los populares ha abierto cada uno de los bloques temáticos y esto le ha servido para plantear el escenario que más le convenía, con críticas muy ácidas a la gestión del PSOE de los cuatro últimos años para usar siempre sus segundos finales de turno para lanzar sus propuestas, «creadas por un equipo de profesionales y expertos de todos los ámbitos que debe ser la guía para devolver la grandeza a Sevilla».

Al tener el segundo de los turnos —el criterio fue el del número de ediles logrados en 2015—, el hasta ahora alcalde se ha visto obligado en más ocasiones de lo que hubiera querido a utilizar buena parte de su intervención para responder a Pérez, aclarar, matizar o hasta elevar el tono, pero, por regla general, Espadas se ha movido en un tono más «estadista», alejado de la crispación, de la disputa y con un discurso que apenas se ha referido a la etapa transcurrida y sí ha estado muy centrado en el mandato que arrancará este verano, que «debe servir para consolidar las políticas que se han puesto en marcha en los cuatro años pasados y lograr grandes cosas para colocar a la ciudad como un referente en inversiones, empleo, igualdad o sostenibilidad».

Tres grandes pactos

El hasta ahora regidor, de hecho, ha propuesto «a todos los partidos y a todos los ciudadanos» que «se aparquen las discrepancias y la campaña permanente» para «respaldar tres grandes pactos de ciudad y de consenso para las infraestructuras y la movilidad, por un lado, pero también para acabar con las diferencias en los barrios más desfavorecidos y de transformación social que sigue teniendo la ciudad y, además, para una reorganización y modernización del Ayuntamiento muy necesaria». El socialista ha usado hábilmente sus pactos con el PP y Ciudadanos en presupuestos y ordenanzas para restarle peso a las críticas de ambos en muchos de los puntos. «Ustedes han firmado las cuentas con el PSOE, que no lo habrá hecho tan mal entonces...». Ante el lógico empuje de Pérez, Espadas ha intentado enarbolar un mensaje mesurado e institucional.

Al estilo de lo realizado por su jefe de filas nacional, Pablo Iglesias, en los debates de las generales, la aspirante de la confluencia de izquierdas Adelante Sevilla, Susana Serrano, se ha mostrado muy serena y reforzando en todo momento un argumentario social, ecologista y que hacía hincapié en las diferencias de su partido con respecto a los dos principales, a los que equiparó en muchas ocasiones. Eso sí, la podemita ha dedicado muchas más críticas al PP que al PSOE pese a que ha sido la segunda la formación que ha gobernado la capital andaluza. El otro partido en liza, Ciudadanos, ha basado casi todas sus intervenciones en propuestas para «mejorar los servicios públicos invirtiendo bien el dinero y eliminando gastos superfluos, no subiendo los impuestos». Álvaro Pimentel, el más desubicado por su escaso bagaje en este terreno, ha aludido al suyo como un «proyecto para liderar el cambio en Sevilla» por «ir mucho más allá del cortoplacismo». Al tratarse de una posible llave del futuro gobierno, según las previsiones, ni PSOE ni PP han invertido apenas tiempo en criticar a los naranjas. Cuestión de cálculos.