La abuela del niño, ayer, en la puerta del colegio Las Salesianas
La abuela del niño, ayer, en la puerta del colegio Las Salesianas - ABC
Educación

La familia que ha dormido dos días en la puerta del colegio consigue la plaza para el niño de 3 años

Los abuelos, la madre y el padre hicieron turnos hasta las 08.30 de esta mañana. Los vecinos les ofrecieron jamón

SevillaActualizado:

Un niño de 3 años ha conseguido hoy plaza en un colegio de Sevilla gracias a que sus abuelos han dormido en la puerta del centro escolar desde el pasado lunes, con el fin de ser los primeros en conseguir una vacante que quedó libre a primera hora del pasado lunes.

Según han explicado fuentes del centro, cuando han abierto la Secretaría le han dado el sobre con la matrícula y podrán formalizarla en las próximas horas.

Además, durante toda la noche se han turnado entre los abuelos y los padres aunque la madre es la que menos tiempo ha estado ya que se encuentra en avanzado estado de gestación. Al parecer los vecinos han acudido a interesarse por la familia e incluso «le han ofrecido el portal» para refugiarse del frío de la noche. Otros han acudido a verlos y les han llevado jamón para comer.

Al parecer otras familias acudieron a las puertas del colegio pero decidieron desistir cuando vieron que había una familia que ya estaba esperando y que era la primera.

Se trata del colegio María Auxiliadora, situado en la calle San Vicente de la capital andaluza, donde han informado a Efe de que los padres del niño acudieron en su día a matricular al menor, pero les indicaron que el niño no tendría plaza a menos que se produjese una vacante.

El pasado lunes, los padres supieron que una pareja que había matriculado a su hijo había tenido que irse de Sevilla por motivos laborales, y los abuelos tomaron la decisión de apostarse a las puertas del centro educativo nada más saberlo para ser los primeros en entregar la documentación al abrirse el plazo esta mañana.

En el centro han indicado que les han entregado el expediente en la ventanilla de admisión y el niño ha conseguido la plaza como demandaban, tras pasar dos noches a las puertas del edificio en unas sillas de playa.

Las fuentes han indicado que se trata de una situación anormal, pero han recordado que si se ocupaba una plaza vacante se hacía sin baremación, sólo por orden de entrega del expediente, de modo que ha sido determinante para ello que los abuelos del niño se apostasen a las puertas del colegio, incluso por delante de una mujer que cuando ha llegado esta mañana minutos después ha conocido que la plaza ya había sido cubierta.