Rocío Lozano, presidenta de la Asociación de Familiares y Allegados de Enfermos Mentales de Andalucía
Rocío Lozano, presidenta de la Asociación de Familiares y Allegados de Enfermos Mentales de Andalucía - ABC
SALUD MENTAL

Familiares de internos del Psiquiátrico Penitenciario denuncian la masificación del centro

Denuncian que en ocasiones sólo hay un psiquiatra para atender a más de 160 internos del centro

SevillaActualizado:

Rocío Lozano, presidenta de la Asociación de Familiares y Allegados de Enfermos Mentales de Andalucía (Asaenes), afirma que «en los últimos años venimos sufriendo bajas de psicólogos en el Hospital Psiquiátrico Penitenciario que no se han cubierto». Asimismo, confirma que en la Relación de Puestos de Trabajo de ese hospital figuran cuatro psiquiatras, a pesar de lo cual ahora sólo hay dos, razón por la que han hecho reclamaciones ante el Ministerio del Interior, de la que depende ese centro. «En ocasiones hemos estado sólo con un psiquiatra para más de 160 internos», aseguran.

Además, Asanes critica el hecho de que no sólo hay déficit de psiquiatras, sino que se produce una alta rotación en esos puestos debido a la escasez de esos especialistas, lo cual no contribuye positivamente al tratamiento de los enfermos.

A su juicio, el Hospital Psiquiátrico Penitenciario «está masificado, aunque el trabajo que desarrolla su equipo multidisciplinar es excelente, lo que ha permitido la integración de internos. En este sentido, Lozano informa que «Asaenes trabaja desde hace veinte años con el Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Sevilla en un programa para el tratamiento e integración de estos enfermos porque son personas que se pueden rehabilitar si trabajamos juntos. El programa tiene una aportación del Ministerio del Interior y de la Federación Andaluza para la Integración Social de las Personas con Enfermedad Mental (Faisem), dependiente de la Junta de Andalucía».

«Ahora mismo -dice Rocío Lozano- tenemos personas internadas en el Hospital Psiquiátrico Penitenciario que tienen la oportunidad de salir. Son 57 los internos que tienen permisos semanales para salir gracias a programas de Asaenes y Faisem. Eso permite que vayan a talleres ocupacionales, aprendiendo habilidades sociales y de la vida diaria, como coger el metro o el autobús. En los veinte años que llevamos trabajando con internos del Psiquiátrico Penitenciario no hemos tenido ninguna incidencia en las salidas al exterior».

Para que este programa de integración funcione, la presidenta de Asaenes dice que es fundamental trabajar con las familias pero algunas no quieren acogerlos en sus casas. «Por eso, es importante explicarles a las familias qué ha pasado para facilitar el retorno. También tenemos familias que están implicadas en el tratamiento de internos, apoyando a sus hijos, hermanos... y nosotros apoyamos a esas familias».

Es el caso, por ejemplo, de padres que fueron agredidos por hijos con trastornos mentales y acudieron a Asaenes para pedir ayuda y asesoramiento. «Ahora esas familias de internos del Psiquiátrico Penitenciario están empoderadas y saben -dice Rocío Lozano- cuál es el apoyo que necesitan sus hijos. Si las familias no son atendidas, no se recuperan a esos pacientes nunca».