La casa de los secretos se encuentra en la Alameda de Sevilla
La casa de los secretos se encuentra en la Alameda de Sevilla - ABC
Misterios de Sevilla

Fenómenos insólitos en la casa de los secretos de Sevilla

Pocos podrían pensar que en una casa con tanta historia pudieran existir fenómenos paranormales, pero así es

José Manuel García Bautista
SevillaActualizado:

El misterio tiene extrañas formas de manifestarse, a veces los casos más importantes surgen cuando el investigador, el periodista o el curioso, menos se lo espera. Ejemplo de ello es la casa de los secretos en Sevilla.

Se encuentra cerca de la Alameda de Hércules y pocos podrían pensar que en una casa con tanta historia como esta pudieran existir fenómenos paranormales, pero así es. Todo se desencadenó cuando una familia vino a buscarme a una de las rutas misteriosas que hago por la ciudad, la Sevilla Paranormal. Lo que me contaron me iba a conmocionar. Corría el invierno de 2016 y jamás podré olvidar todo lo que iba a pasar poco después.

«Necesito que vengáis a casa, en el piso de debajo de donde vivimos están pasando cosas muy extrañas y lo peor es cuando a mi hijo se le ha caído un cuadro, despegándose varios objetos que son imposibles de quitar, debéis venir», me dijo mientras caminábamos por Laraña la propietaria del inmueble.

Nos citamos en aquella majestuosa casa y lo primero que hicimos es pedirle que no nos dijeran absolutamente nada de lo que estaba sucediendo y que trataríamos nosotros mismos de resolver aquello o de demostrar, o no, si había algo «raro». Como compañeros en esta investigación tendría a Sara Vargas, Ana Garrido y Antonio Cabral. Nuestro nivel de perplejidad iba a crecer asombrosamente a cada minuto que pasábamos allí.

Los niveles de EMF (campos electromagnéticos) se iban a disparar, de un valor normal de entre 30 y 60 se pasaba a 347, algo impensable teniendo en cuenta que aquel lugar no tenía ni aparatos eléctricos, ni electrónicos ni nada que pudiera dar aquellos resultados.

Decidimos hacer diferentes pruebas psicofónicas en la casa y fue espectacular, allá donde se había visto una especie de silueta negra pasearse, en una habitación arrinconada, nos encontramos con algo que nos iba a dejar sin habla y que el investigador en rara ocasión puede vivir.

En la habitación seleccionada pasó algo extraño. Una fotografía descriptiva de aquel lugar ubicaba al grupo de investigación, con una máquina llamada Spirit Box comenzamos una sesión en la que se comenzó a hacer preguntas...

-¿Cuál es tu nombre? ¿Con quién quieres hablar?

-Con… Pilar… (de forma entrecortada y con mucho ruido blanco).

-¿Quieres que venga ella?

-No.

-¿Quién quieres que venga?

-Juan…

De repente un sonido metálico nos llamó la atención y mi compañera Sara me indicó:

-Jose, se te ha caído un euro.

-Es imposible, no traía monedas.

-Pues mía no es.

Pensamos que podría ser de los propietarios de la casa y al salir les dijimos los resultados. Cuando se expuso aquella primera fase de investigación nos dijeron que los nombres coincidían y que el euro era el que la abuela le daba a Juan todos los domingos hasta que falleció siendo esa habitación la que ocupaba en vida.

Aquello comenzó una investigación por la que pasaron investigadores de la talla de Lorenzo Cabezas, Carmen Bravo, Lorenzo Fernández Bueno, Juan José Revenga o Laura Falcó con resultados impresionantes en cuanto a psicofonías y esferas u orbes de naturaleza incierta y que ratificaba lo que narraban los testigos.

El fenómeno quedó adormecido por dos años y medio, todo pasa y todo llega, y el momento de regresar parece que es ahora… Ahora ha resurgido y nuevos fenómenos paranormales parecen reactivar un caso que parecía cerrado.