Sesión del juicio de Mercasevilla
Sesión del juicio de Mercasevilla - ROCÍO RUZ
Juicio de Mercasevilla

El fiscal: «Mercasevilla no era propiedad de Mellet, no podía hacer lo que quisiera»

Sostiene que se pagaron cantidades desmesuradas, injustificadas y desproporcionadas y que lo gastos no estaban justificados

SevillaActualizado:

El juicio del delito societario de Mercasevilla encara su recta final con las conclusiones que en la mañana de este lunes está presentando el fiscal anticorrupción y que ha elevado a definitivas sus peticiones de 24 años de prisión y 40 de inhabilitación para el que fuera director del Merca, Fernando Mellet por delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos y falsedad documental.

La fiscalía, que también ha mantenido las mismas peticiones de penas para el resto de los 13 acusados, trabajadores del Merca que se sientan en el banquillo desde el pasado 15 de enero, ha sostenido que no hay soporte documental del supuesto perjuicio causado a Mercasevilla, cualificado en mas de 449.000 euros. Y ha dicho citando una sentencia del TSJA que considera aplicable a este caso que en las prejubilaciones de Mercasevilla se pagaron cantidades «desmesuradas, injustificadas y desproporcionadas».

«Mercasevilla no era propiedad de Mellet», ha dicho Juan Enrique Egocheaga manteniendo que los poderes que le daban «no eran para hacer lo que quisiera con los fondos» y ha recordado que se trataba de una empresa publica que necesitaba una reducción de plantilla. Y que las decisiones fueron arbitrarias y perjudiciales para los trabajadores y para la empresa porque supusieron «un gasto superfluo» además de que la plantilla era «casi igual»antes que después del ERE pues pasó de 190 a 170 empleados. En este sentido también ha manifestado que los gastos no estaban justificados y que supusieron «un gasto indebido y un perjuicio que era desconocido por los órganos de gobierno de Mercasevilla».

En la sesión de la mañana, una jornada muy técnica, el fiscal Juan Enrique Egocheaga, ha insistido en que en la sociedad había «cierta predisposición de enmascarar y buscar formulas alternativas de contabilización que ocultaran determinados gastos para que aparecieran dividendos a favor de los accionistas como ocurrió de hecho».

En este sentido, el fiscal ha recalcado que tampoco existe referencia en las actas de Mercasevilla de ninguna labor de asesoramiento u otro comentario de los pagos realizados a Hermes. «No hay ningún contrato que de soporte jurídico a un trabajo de asesoramiento», ha dicho el fiscal. Igualmente se ha referido a la compra de palets para la Asociación de Mayoristas de Pescado asegurando que tampoco existe en la contabilidad de Mercasevilla referencia a ninguna referencia a la sustitución de palets de madera por otros de plástico.

Cortarle el rollo

Uno de los momentos cumbre de la tediosa sesión se ha producido cuando el juez, José Manuel de Paul, tras una hora de intervención del fiscal, le ha dicho que le resultaba «imposible». «No quisiera cortarle el rollo, pero vamos a parar para desayunar», ha dicho el magistrado antes del intermedio.

Posteriormente el fiscal ha mantenido que tampoco existía soporte documental, ni requisitos, ni convocatoria de ningún tipo de ayuda, ni dato formal de concesión de esa ayuda en referencia a la beca concedida a la hija del presidente de los mayoristas de pescado, sentada en el banquillo por esa ayuda. Ni siquiera, según ha recalcado el fiscal, había documentación de los requisitos que tenía que cumplir.

El fiscal cree que han quedado plenamente acreditados los hechos y la relevancia penal de ellos. La sesión continua con el escrito de conclusiones del abogado de la acusación particular de Mercasevilla que también ha elevado a definitivas sus conclusiones y que considera que ha habido insuficiencia de soporte documental de los gastos y extralimitación de poderes. Además no se pusieron en conocimiento de los órganos de gobierno de Mercasevilla por lo que se ha adherido al fiscal.