INFRAESTRUCTURAS

Fomento entierra en burocracia el proyecto de los túneles de la SE-40

El Ministerio analiza con lupa los contratos adjudicados en 2011 sin aclarar si los rescindirá o seguirá adelante

SevillaActualizado:

La reactivación de los túneles de la SE-40 de la que hizo bandera el anterior gobierno parece que irremediablemente volverá al cajón de cualquier departamento técnico. La burocracia entierra otra vez el tramo más complejo y costoso de la circunvalación, que apenas tiene en servicio 30 kilómetros de su trazado total. La inauguración de los últimos catorce el pasado mes de julio no trajo nuevos anuncios. El actual ministro de Fomento, José Luis Ábalos, esquivó las consultas sobre el paso subterráneo de Coria sin precisar si cumplirá los plazos marcados por su antecesor.

El anuncio de la ampliación del puente del Centenario acaparó la atención y no fueron pocos los colectivos que vieron en ese giro una cortina de humo para volver a meter en el cajón la inversión de 900 millones de euros que cuesta sortear el Guadalquivir bajo tierra. Y por el momento ahí siguen, en un despacho de la Sociedad de Infraestructuras y Transporte, el ente encargado de llevar a cabo el modificado de los túneles norte y la rescisión del contrato del paso sur.

La inminencia de la que hablaba el equipo de Íñigo de la Serna se ha esfumado por completo y el actual gabinete de Ábalos se limita a responder que «se sigue trabajando en los contratos» sin ofrecer más detalle sobre cuál es el avance y cuándo volverán las máquinas al tajo de Coria. Durante la visita a Sevilla, el ministro fue parco en palabras y destacó que «la complejidad técnica añadida que supone cruzar el Guadalquivir obliga a recabar los informes preceptivos para abordar la solución más eficaz». La respuesta generó más incógnitas que certezas, pues deja abierta la puerta no sólo a retrasar la ejecución de los túneles, sino incluso a buscar una alternativa distinta, con el retraso que todo ello supondría.

En lo que sí parece haber más interés es en dar continuidad al trazado que discurre en superficie. El siguiente tramo será el que une Espartina con Valencina, que aún hay que licitar y que tiene una superficie de poco más de cuatro kilómetros. En las mismas está todo el arco norte que discurre por Salteras, la Algaba y la Rinconada hasta enlazar con el punto de partida a la altura de la autovía de Málaga (A-92), donde se puso la primera piedra de esta nueva ronda allá por 2007.

Escollos

Todo lo que ha venido detrás es un rosario de pequeños avances y reprogramaciones de obra por la falta de liquidez. El mayor impulso se recibió en 2015 cuando se reactivaron los tajos del Alfajare y se volvió a trabajar sobre el terreno a la altura de Bellavista. Los viaductos comenzaron a extenderse y se espera que la parte que conecta Alcalá con Dos Hermanas pueda ser inaugurada en la primavera de 2019, coincidiendo con la apertura del centro comercial de Palmas Altas, para la que este enlace es un acceso prioritario.

Aunque menores, el proyecto todavía tiene escollos que solventar, como la conexión entre la SE-40 y el casco urbano de Espartinas que, a pesar de la puesta en servicio del tramo que discurre junto al municipio no es posible su incorporación directa. Todavía es necesario que se construya el ramal, cuya ejecución se ha visto retrasada por problemas con las expropiaciones y trabas administrativas. El consistorio confía en que el trámite esté listo a final de año y sea entonces cuando se pueda asfaltar.

También es provisional el enlace con Coria, que se sustituirá por el definitivo cuando estén construidos los túneles bajo el Guadalquivir y se complete la conexión con Dos Hermanas. No obstante y en vista de cómo se está abordando el asunto, esa provisionalidad se extenderá en el tiempo.