Una reunión del foro «Masmujeres» con una de sus promotoras, la arquitecta y exdiputada Alicia Martínez
Una reunión del foro «Masmujeres» con una de sus promotoras, la arquitecta y exdiputada Alicia Martínez - ABC
SOCIEDAD

Un foro de mujeres sevillanas propone un nuevo feminismo que rechaza la lucha de sexos

Masmujeres reúne a empresarias, directivas, arquitectas, médicas, ingenieras, profesoras y profesionales de toto tipo que quieren poner el foco más allá del «monotema» del techo de cristal o la violencia machista

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La creación de un foro sevillano y femenino de cultura y pensamiento que se alejara de las corrientes feministas en boga se le ocurrió hace tres años a la arquitecta sevillana y diputada del PP en el Parlamento andaluz, Alicia Martínez.

Su idea era dar a conocer «otra forma de feminismo» en la que muchas mujeres profesionales se sintieran representadas. Empezaron por un núcleo muy reducido de personas, formado por una psicóloga, un arquitecta, una profesora de universidad y una mujer que se dedica al trabajo social en una fundación de Su Eminencia, y ahora son más de cuarenta las empresarias, directivas, abogadas,ingenieras, médicas, profesoras, arquitectas, periodistas y profesionales de distintos campos que coinciden desde este foro en su rechazo a los «típicos tópicos que se dicen de las mujeres», en palabras de la arquitecta y política sevillana.

«Yo soy funcionaria y nunca he sentido ninguna discriminación por ser mujer, aunque creo que hay mucho que avanzar y que debemos participar más en los centros de decisión de la sociedad», comenta.

Este foro surge como una especie de alternativa al feminismo institucional. «Creemos en un feminismo que no se basa en la confrontación con los hombres sino en la complementariedad. No queremos lucha de sexos o caer en el victimismo sino en la igualdad de oportunidades y en la defensa del valor del trabajo que ya hacemos. El nuevo paradigma de la mujer en el siglo XXI —asegura— no es la lucha de sexos sino el de la complementariedad. Reivindicamos nuestra forma de actuar y nuestro punto de vista femenino, incluyente, no excluyente como el del feminismo en boga».

Sociedad civil

Martínez quería que mujeres empoderadas en sus respectivos ámbitos «pudieran estar en contacto para apoyarse, darse a conocer y compartir algunas historias de vida que no son las típicas que salen a la luz de asociaciones feministas que siempre sacan un monotema».

El «monotema», según ella, es el llamado «techo de cristal» femenino, pero también «el maltrato de la mujer a lo largo de la historia y la violencia de género». No es que no les importen esos temas («nos importan muchísimo», proclama Martínez), pero les preocupa más que no se conozca bien la valiosa aportación que realizan las mujeres en muchos campos de la sociedad, en la familia, en la empresa, en la universidad, en la docencia, en la medicina, en la cultura, en la gastronomía o en el arte.

Referentes femeninos

«Hay muchas mujeres que hacen trabajos importantísimos que no se conocen y nosotras queremos ponerlo en valor para que se conozcan y se vea que hay referentes femeninos muy significativos y que muchas mujeres pueden seguir este ejemplo», dice la arquitecta y política sevillana, que reconoce que «hay que seguir avanzando porque las mujeres todavía no hemos penetrado en muchos centros de decisión ni en los medios de comunicación, pero eso no obsta para que no reconozca la labor tan relevante que ya se hace».