Las Tres Mil Viviendas de Sevilla - A.G.

El fraude eléctrico de tres barrios de Sevilla iguala al consumo de la Feria de Abril

Endesa avisa del peligro que tiene para los habitantes de la zona la manipulación de los cuadros eléctricos, que pueden causar electrocución, incendios e incluso la muerte

SevillaActualizado:

La compañía Endesa localizó en 2017 un consumo ilegal de electricidad en Sevilla que ha levantado todas las alarmas, ya que la manipulación de los contadores es una de las principales causas de incendio que se registran en la capital hispalense. Además, con la llegada de las altas temperaturas esta práctica es más habitual y ocasiona peligros para los moradores de las viviendas y los bloques de pisos que no se tienen en cuenta por los infractores. A esto también hay que sumarle un incremento de pisos invernadero para producir marihuana y esto fuerza todavía más las acometidas eléctricas de los hogares.

Los barrios que destacan por encima de los demás por este fraude son el Polígono Sur, los Pajaritos y la zona Este-Alcosa-Torreblanca. Entre todos en 2017 consumieron un total de 15.300 Mwh, según datos aportados por la compañía eléctrica. Pero para tener realmente una idea de lo que llegan a defraudar se puede utilizar como ejemplo el consumo de la Feria de Abril, donde se consumió al día 2.200 Megavatios-hora (Mwh), el equivalente a una ciudad de unos 50.000 habitantes, es decir, un total de 17.600 Mwh durante sus ocho días de duración.

El consumo ilegal de estas tres zonas de la ciudad de Sevilla en 2017 alcanzó los 15.300 Mwh, según datos aportados por la compañía. En concreto, en la zona Este-Alcosa-Torreblanca en 2017 se abrieron un total de 586 expedientes y en lo que va de año 103 (hasta el mes de junio), con una energía defraudada de 5.800 Mwh y de 1.300 Mwh respectivamente. En lo que respecta al Polígono Sur en 2017 se abrieron un total de 336 expedientes y hasta junio de este año van 85, con una energía defraudada de 2.800 Mwh y de 700 Mwh respectivamente. Por último están los Pajaritos, donde en 2017 se abrieron un total de 916 expedientes y en lo que va de año 157, con una energía defraudada de 6.700 Mwh y de 1.300 Mwh respectivamente.

Pisos invernadero

Entre las utilidades del consumo defraudado hay una nueva práctica que se extiende por la ciudad y que preocupa a las autoridades: las plantaciones de interior en las viviendas. Estas plantaciones son más habituales en los Pajaritos y el Polígono Sur. De hecho, en esta última barriada, según datos obtenidos por este periódico, el 70 por ciento de las viviendas no tiene contrato de suministro eléctrico, lo que supone, además de un delito de fraude, un peligro para la seguridad de las personas que viven en esta zona.

De hecho, los cortes de luz o los incendios son habituales en estas barriadas donde más enganches se descubren por los técnicos de Endesa, que en cada intervención son acompañados por los cuerpos de seguridad.

Dicho fraude, ha recordado la compañía, supone un perjuicio para toda la sociedad, ya que se traduce en un incremento de la factura eléctrica para el conjunto de los consumidores y, sobre todo, puede poner en riesgo tanto la seguridad como la calidad de suministro de los usuarios.

Para combatir el fraude eléctrico Endesa ha redoblado en los últimos años los medios mediante un aumento de las inspecciones, un uso intensivo de las nuevas tecnologías y la utilización de herramientas de análisis masivo de datos (Big Data) que hacen que la detección del fraude sea cada vez más efectiva.

Entre las nuevas tecnologías que se han desarrollado en los últimos años, destacan los videoscopios y trazadores, que permiten inspeccionar instalaciones subterráneas, empotradas en las paredes o inaccesibles a simple vista, para detectar, entre otras manipulaciones, la existencia de dobles acometidas. A su vez, el uso de herramientas de Big Data permite agrupar los datos históricos de consumo y contrato de las instalaciones sobre los que se aplican algoritmos de cálculo para la identificación de posibles fraudes.