La vieja comisaría central de la Gavidia sigue tapada con lonas
La vieja comisaría central de la Gavidia sigue tapada con lonas - Raúl Doblado
Urbanismo

La Gerencia de Urbanismo de Sevilla aprueba hoy la recalificación de la Gavidia para que pueda ser hotel

La vieja comisaría central tendrá uso terciario (de hotelero a oficinas o cultural) y saldrá a licitación en unos 13 millones

SevillaActualizado:

El Ayuntamiento de Sevilla cierra este miércoles el largo y tortuoso proceso administrativo mediante el que se ha cambiado la calificación urbanística de la vieja comisaría central de la Policía Nacional en la Gavidia, que pasará de ser «gran superficie comercial» a dar cabida a servicios terciarios una vez le dé vía libre el consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo. Esto tendrá que aprobarse la semana que viene, ya de manera definitiva, por el pleno municipal en esta nueva andadura con el PSOE al frente del gobierno local, pero la tramitación estrictamente urbanística concluye aquí. En diciembre del año pasado, aún en el mandato anterior, socialistas y populares sacaron adelante la aprobación provisional de este plan para modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y recalificar el edificio.

Una vez que se produzca esa aprobación total en el pleno de la modificación urbanística, el Ayuntamiento podrá llevar a cabo su licitación, ya que los pliegos fueron ya aprobados por la Junta de Gobierno Local con el objetivo de que albergue «el mejor proyecto para su entorno». Los plazos para la puesta en marcha del proyecto en la zona dependerán de la iniciativa finalmente seleccionada para este emplazamiento. Y las posibilidades son variadas, en ese sentido.

Frenar el deterioro

La propuesta del gobierno socialista, como se expone en los expedientes de la misma, detalla que, desde que en 2005 el Ayuntamiento asumiera la titularidad de la Gavidia, se han sucedido los intentos por poner en uso el edificio y frenar su deterioro. El primer proceso se inició en 2008 con un pliego para la concesión pública del inmueble de modo que el 80% quedara como equipamiento y oficinas públicas y el 20% restante con un uso lucrativo que financiaría la rehabilitación del inmueble. Este proceso quedó desierto. A continuación, en el mandato 2011-2015 se tramitó por parte del gabinete municipal del popular Juan Ignacio Zoido su modificación como gran superficie comercial, que contó con informes sectoriales contrarios y que finalmente no se llevó a cabo, especialmente por la oposición de la Junta de Andalucía, que debe dar el visto bueno urbanístico.

La propuesta que se ha tramitado ahora, de nuevo con los socialistas al frente del Ayuntamiento de la mano de Juan Espadas, se ha realizado tras llevar a cabo un proceso de recepción de ideas de empresas interesadas en la adquisición o concesión del edificio que han sido estudiadas y que sirvió de base para la elaboración de los pliegos para la adjudicación del inmueble. El uso terciario que se pretende ahora es compatible con esas propuestas, así como con otros usos que puedan surgir. Y excluye, en cualquier caso, su uso como gran superficie comercial, que es el que se contemplaba en el mandato pasado. Son compatibles los usos como pequeños y medianos comercios, las oficinas o espacios de empleo y emprendimiento, hoteles, recreativo y espectáculos, equipamientos y servicios públicos. La Comisión de Patrimonio de la Junta ya dio hace varios meses el visto bueno al cambio de uso, al contrario de lo que hizo con Zoido cuando éste solicitó a la Administración andaluza que el viejo edificio pudiera albergar una gran superficie comercial.

Patrimonio se opuso a la idea de Zoido de una gran superficie comercial, pero respalda el plan de Espadas

En lo que a esos pliegos se refiere, la Junta de Gobierno Local aprobó en marzo que la licitación del inmueble se ciñera a siete criterios como el uso preferente de equipamiento, la cesión al Consistorio de espacios polivalentes, la calidad arquitectónica del proyecto o la oferta económica, que contará con un precio de salida que rondará los 12 ó 13 millones de euros y que contase con un espacio dedicado a la Memoria Histórica, al tratarse de un edificio incluido en ese grupo por su pasado como jefatura policial durante el franquismo. Todo ello puntuará en la licitación que se haga pública una vez Urbanismo resuelva hoy favorablemente.

El cambio de la calificación del suelo supone que admite usos terciarios, desde usos hoteleros o de oficinas, a equipamientos de carácter sociocultural, sanitario o deportivo. En este marco, el alcalde ya había mostrado su preferencia por que las ofertas pudieran plantear iniciativas ligadas al «co-living», que incluye posibilidades compatibles de alojamiento y espacios comunes de uso público, cultural o emprendedor, como el «co-working».