Un ejemplar de esta especie invasora (cotorra), sobre un árbol de la Plaza de San Lorenzo
Un ejemplar de esta especie invasora (cotorra), sobre un árbol de la Plaza de San Lorenzo - Vanessa Gómez

Giro en el plan anticotorras: se capturarán vivas con redes, jaulas y anillas, y no con rapaces y carabinas

El primer contrato adjudicado para combatir a esta especie invasora tiene previsto dar comienzo el próximo otoño

SEVILLAActualizado:

Durante la presentación de la ordenanza municipal sobre tenencia responsable de animales, protección y bienestar de los mismos, el delegado de Bienestar Social, Juan Manuel Flores, y el director general de Protección Animal, Antonio Sánchez Tosina, informaron sobre el plan de actuación contra las cotorras que están poniendo en jaque a las especies autóctonas de la ciudad, principalmente en el Parque de María Luisa.

Tras abortar el plan originario en el que se utilizarían dos aves rapaces para dar freno a esta especie, el Ayuntamiento tiene previsto darles capturas en vivo con la utilización de redes, jaulas trampa y anillas, así como proceder a esterilizar los huevos que encuentren en los diferentes nidos. Estos métodos se enmarcan dentro de una de las cuatro líneas de actuación que llevarán a cabo durante el próximo curso, denominada como «línea de control de especies».

En primer lugar, Sánchez Tosina informó que se desarrollará la «línea divulgativa y de concienciación», que se desarrollará a pie de calle con los ciudadanos y a nivel educativo en las escuelas; en una segunda fase llegará el «control de especies» ya mencionado en el que se intentará darles captura; como tercer paso se pontenciarán las especies autóctonas creándoles instalaciones propias; y la última línea de trabajo será el asesoramiento técnico en materia de control de la calidad y transferencia del conocimiento.

La captura en vivo se realizará entre octubre de 2019 y marzo de 2020, y de febrero a mayo –periodo de puesta– se acometerá la esterilización de huevos en nidos. Las jaulas trampa y las redes deberán ser respetuosas con el bienestar animal y tendrán comida y agua. Las aves serán sacrificadas con vigilancia de un veterinario siguiendo los protocolos legalmente establecidos

Para la «potenciación de las especies autóctonas» se instalarán 30 cajas nido específicas para el murciélago Nóctulo Mayor en el interior o en las inmediaciones del Parque de María Luisa que garanticen que no serán invadidas por otras especies, para lo que se atienden recomendaciones de los científicos de la Estación Biológica de Doñana, y otras 15 para las aves insectívoras que compitan con la cotorra de Kramer por los espacios para nidificar. Se colocarán, asimismo, cinco vasijas de barro destinadas al Cernícalo Primilla y 15 comederos para las aves insectívoras.

«Estamos trabajando por el control de estas especies exóticas. Ya tenemos presupuestada y adjudicada la ejecución y control de estas especies invasoras en el entorno del Parque de María Luisa, que es donde mayor presencia están teniendo en la ciudad, además de competir de manera desfavorecedora contra las especies autóctonas de la zona. Este programa de captura durará un año, es una fase inicial y estará controlado por el zoosanitario», expuso el delegado Juan Manuel Flores.

Por su parte, el director general de Protección Animal, Antonio Sánchez Tosina, quiso matizar que este primer contrato servirá, además de para controlar a las especies, para «determinar qué métodos se deben emplear en nuestra ciudad».

Un problema que viene de lejos

El que fuera portavoz del grupo municipal de Ciudadanos, Javier Millán, ya denunció hace un año, que las ideas que por entonces se proyectaban y que hoy se han presentado como una realidad próxima «son contrarias al criterio de los científicos del CSIC, de la estación biológica de Doñana y de los propios técnicos municipales, que tienen como referente a la actuación llevada a cabo en Zaragoza –que utiliza disparos de carabinas– la única posible para atajar la plaga».