Edficio de la Audiencia de Sevilla
Edficio de la Audiencia de Sevilla - Abc
Justicia

Hacer una Ciudad de la Justicia nueva en Sevilla cuesta el doble que Palmas Altas

La Junta calculó un coste de 118 millones de euros, a lo que habría que sumar los alquileres mientras se edifica

SevillaActualizado:

Hacer la Ciudad de la Justicia partiendo de cero, en un suelo nuevo y donde no hay edificación alguna, costaría casi el doble de lo que supondría el traslado de los órganos judiciales a Palmas Altas, la opción de los edificios que ocupan Abengoa y la Universidad Loyola Andalucía. Y tardaría cinco años más que ésta.

Según un informe acerca del estado de las sedes judiciales en Andalucía que elaboró el equipo de la exconsejera Rosa Aguilar y ahora en manos del actual Ejecutivo, en la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local con Juan Marín al frente, acometer una nueva Ciudad de la Justicia en terrenos aún no edificados costaría más de 118 millones de euros.

En ese informe, elaborado por técnicos de la Dirección General de Infraestructuras y que le fue entregado a Juan Marín junto con la documentación sobre el traslado a Palmas Altas, se concluye que esa edificación, si se hiciera en las otras tres ubicaciones alternativas que manejó la Junta y que ahora estudia el consejero (Los Bermejales, El Higuerón y la parcela de las banderas en la Cartuja) no estaría lista hasta el año 2026. Lo que supondría cinco años más de lo que tardaría en acondicionarse los edificios de Palmas Altas, ya construidos, que sólo requerirían obras de adaptación y estarían listos en 2021.

De hecho, el detallado estudio de esos costes, al que ha tenido acceso ABC, estima que, a lo largo del año 2019 sólo se podrían hacer trabajos de reconocimiento en los terrenos en los que se fuera a edificar. Posteriormente, durante los años 2020 y 2021, sólo podría hacerse el proyecto básico y de ejecución y no sería hasta 2022 cuando comenzase a ejecutarse la obra. Según este detallado informe, en ese año se abordaría el 10 por ciento de esa obra, al siguiente año, en 2023, se haría otro 20 por ciento, en 2024 y 2025 el 60 por ciento y en 2026 el 10 por ciento final, que es cuando concluirían las obras siempre que no se produjeran los retrasos típicos de la construcción.

Con todo, serían más de 118 millones de euros entre actuaciones previas, honorarios y ejecución de obras. Una cantidad a la que habría que sumarle el coste de los alquileres de Noga, Viapol y la Buhaira (en la que están actualmente los juzgados civiles) y que se tendrían que mantener durante esos ocho años que faltan hasta 2026. La Junta paga anualmente 5,2 millones de euros que debería seguir abonando durante todo el tiempo que duraran las obras, al menos ocho años, lo que supondría 41 millones de euros más. Sumándolo serían más de 159 millones de euros frente a los aproximadamente 80 que costaría el traslado a Palmas Altas.

Es una de las cuestiones que probablemente tendrá en cuenta el equipo de Marín que anunció, tras reunirse con el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, que estaba estudiando los cuatro emplazamientos previstos: Palmas Altas y otros tres que no quiso desvelar aunque uno de ellos, el de Los Bermejales, en los terrenos a los que se iba a construir la Universidad Politécnica fuese desvelado por el propio Espadas durante una visita al barrio hace días.

Juanma Moreno lo conoce

Se trata de una información que está estudiando actualmente el equipo de Justicia y de la que anunciará próximamente sus conclusiones, ya que actualmente desde Justicia se asegura que se está haciendo «un trabajo técnico» estudiando las distintas opciones. Entretanto, ABC ha podido saber que el proyecto de Palmas Altas ya se le ha mostrado al presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, en el palacio de San Telmo.

En cualquier caso y mientras jueces, abogados y procuradores rechazan alejarse del Prado, ese informe concluye que el estado de las sedes judiciales sevillanas necesita profundas reformas. Sin embargo, no se proyectaban más arreglos en Sevilla capital porque se daba por hecho que se invertiría en hacer realidad la eterna promesa de la Ciudad de la Justicia.