Lorena y Mónica hablan diez años después de la muerte de su hermana Marta
Lorena y Mónica hablan diez años después de la muerte de su hermana Marta - Telecinco
Marta del Castillo

Las hermanas de Marta del Castillo hablan por primera vez: «Si Marta hubiese sido hija única, mi padre ya estaría en la cárcel»

Lorena y Mónica rompen su silencio diez años después de la desaparición y muerte de su hermana

Antonio del Castillo se suma a la campaña en redes sociales para que los involucrados en el crimen de Marta «den la cara»

SevillaActualizado:

Ha pasado una década desde que Marta del Castillo despareció de su casa. Durante este tiempo sus padres y su abuelo han pedido reiteradamente que se haga justicia y han cooperado con la búsqueda, sin embargo sus hermanas Lorena y Mónica, que tenían entonces trece y diez años, nunca antes habían hablado del caso.

(Vea la entrevista completa a las hermanas de Marta aquí)

Las jóvenes han decidido dar la cara por si alguien sabe algo que pueda ayudarles y han contado con la voz entrecortada y lágrimas en sus rostros al programa de Telecinco «Vida la Vida» el trauma y las secuelas que les ha causado la perdida de su hermana mayor.

Las hermanas Del Castillo han recordado cómo fue aquel fatídico día para ellas y cómo su padre les comunicó su muerte: «Nos sentó y nos dijo que mi hermana había muerto, que Miguel había confesado que le había pegado con un cenicero».

Las jóvenes han afirmado que la vida de sus padres cambió drásticamente aquella noche de enero de 2009. «Mi madre siempre está mala y mi padre intenta sonreír, pero se le ve la tristeza en la cara».

Ambas coinciden en que lo único que mantiene a su padre en pie es cuidarlas a ellas y buscar sin cansancio a su hermana, «si Marta hubiese sido hija única mi padre ya estaría en la cárcel», ha afirmado Mónica.

Dos hermanas que no encuentran consuelo, sueñan con Marta y en algunos sueños ésta intenta decirle dónde está su cuerpo. La recuerdan cada día y por ello Mónica lleva tatuado su nombre junto a una mariposa y Lorena decidió homenajear a su hermana poniendo su nombre a la hija que tuvo con 19 años.