De izquierda a derecha, Margarita Jiménez Jambrina, José Antonio Pérez Simón, José María Blas Orlando y Reyes Jiménez Bárcenas, personal del servicio de Hematología, junto a Efrén Ramos Calero, de Distrito Sevilla
De izquierda a derecha, Margarita Jiménez Jambrina, José Antonio Pérez Simón, José María Blas Orlando y Reyes Jiménez Bárcenas, personal del servicio de Hematología, junto a Efrén Ramos Calero, de Distrito Sevilla - ABC
SANIDAD

Hospital Virgen del Rocío: un mes menos esperando resultados de la analítica

El hospital sevillano pone en marcha la consulta electrónica en 22 centros de salud

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La unidad de gestión clínica de Hematología del hospital Virgen del Rocío de Sevilla y la dirección de Atención Primaria en Distrito Sevilla han desarrollado una herramienta informática para crear una consulta electrónica con la que poder resolver las alteraciones básicas de los hemogramas o de los estudios de coagulación detectados en los centros de salud, lo que evita desplazamientos del paciente.

Uno de los motivos más frecuentes de derivación desde los centros de salud al servicio de Hematología es la presencia de anomalías en el hemograma (anemias, trombopenias, leucocitosis o leucopenia) y de los estudios de coagulación. Con el fin de dar apoyo inmediato al facultativo del centro de salud para resolver, si es posible, el problema de salud del paciente en su centro de salud, se ha desarrollado esta aplicación que permite la comunicación directa y ágil entre el generalista y el hematólogo.

Así se evita, por un lado, que el paciente tenga que pedir cita con el hematólogo y, por otro, el desplazamiento a la consulta, si no es necesario. En su lugar, recibe en su centro de Atención Primaria la valoración del especialista en Hematología y Hemoterapia y la propuesta de tratamiento para su problema de salud.

Desde enero de 2018, los especialistas en Hematología y Hemoterapia han recibido 245 consultas por parte de los profesionales de Atención Primaria. En 159 casos por dudas en la interpretación de alteraciones en el hemograma y otras 86 consultas dirigidas al ámbito de coagulación. La media del tiempo de respuesta ha sido 1,6 días.

En el 71% de los casos la consulta se ha resuelto con una respuesta por parte de Hematología y se ha precisado citar en consulta externa únicamente al 29% de los pacientes.

La acogida ha sido tan buena que, procedentes de los centros de salud en los que se ha presentado la aplicación, tan sólo se han recibido 14 interconsultas por la vía tradicional.

La aplicación permite a los médicos de familia el acceso a los criterios de derivación divididos en dos grandes áreas: hematimetría y coagulación. A través de un árbol de decisiones se definen los casos de pacientes que pueden resolverse directamente por el facultativo de Atención Primaria, los que precisan algún estudio adicional, y por último, aquéllos en las que es necesaria la implicación del hematólogo.

En este último caso, los hematólogos responsables dan respuesta inmediata a través del sistema informático, indicando una recomendación sobre manejo y el tratamiento más adecuado, o bien planteando la derivación del paciente a la consulta en el hospital si resultase necesario; en este caso se aporta en la misma comunicación el día y hora de la consulta en el servicio de Hematología, lo que acorta significativamente los tiempos de derivación y respuesta.

Margarita Jiménez Jambrina, hematóloga del Virgen del Rocío, explica a ABC que el médico de familia manda un correo electrónico ante la duda que se resuelve en 48 horas y asegura que el paciente, si tiene que acudir al hospital, esperará una semana en caso de cierta urgencia y, si no, un mes, en vez de dos como antes de implantarse el sistema.

No pasa por alto la tranquilidad para el enfermo, que sabe cómo se va resolviendo su problema de salud gracias a este sistema de comunicación.

Para José Antonio Pérez Simón, jefe del servicio de Hematología de dicho hospital, la consulta electrónica está siendo un éxito porque ahorra tiempo y evita desplazamientos, entre otras ventajas.

Entre los pacientes que más se benefician son las personas con anemia —«es la patología más frecuente del ser humano»— con las plaquetas bajas o con aumento o disminución de leucocitos.