Santiago Velázquez en el Virgen del Rocío junto al eXaCradle
Santiago Velázquez en el Virgen del Rocío junto al eXaCradle - Vanessa Gómez

Hospital Virgen del Rocío de Sevilla«En una sesión con fotones pueden desaparecer ciertos tumores y convertirse el drama en pesadilla»

Santiago Velázquez ha inventado dispositivos que permiten disparos certeros de fotones de alta energía contra el cáncer

SevillaActualizado:

Lleva más de una década ideando sistemas que aumentan la eficacia de la radioterapia para evitar el sufrimiento de los enfermos de cáncer.

Santiago Velázquez Miranda es radiofísico del hospital Virgen del Rocío, un centro líder en las técnicas denominadas Sabr (radioterapia estereotáctica ablativa), que no sólo crea proyectos multidisciplinares de investigación punteros en el mundo, sino que ha generado, gracias a este experto, cuatro patentes y una empresa spin-off que comercializa sus equipos y que extiende la tecnología sanitaria andaluza fuera de nuestras fronteras.

Después de 8 años de trabajo ya aplican las técnicas Sabr con esas patentes a ciertos tipos de cáncer de pulmón sin intervención quirúrgica —con el consiguiente ahorro de costes y sufrimiento humano— en tres sesiones de tratamiento, a hepacarcinomas, adenocarcinomas de páncreas o metástasis. Su proyecto más reciente, de un año de desarrollo clínico, es la aplicación al cáncer de mama donde, sin necesidad de operar se consigue en una única sesión eliminar el tumor. Es un tratamiento ambulatorio del cáncer para grandes hospitales.

Es magia para el paciente que entra en un búnker a darse una sesión de fotones de alta energía que es lo que penetra en su cuerpo y, cuando acaba, «el tumor ha desaparecido y puede irse a tomarse una cerveza, según me comentan algunos pacientes», dice Velázquez quien explica los desarrollos más recientes que son los que tienen que ver con el cáncer de mama.

«En el último año —dice— en el Virgen del Rocío se han sometido a técnicas Sabr 12 mujeres con tumores iniciales de mama con contraindicaciones para cirugía, y a todas ellas se les ha controlado, al menos, el tumor en fase inicial. A unas se les ha detenidola progresión, en otras se ha reducido y en otras ha desparecido el tumor. A los dos años haremos una evaluación de los resultados y, si son realmente positivos, presentaremos otro proyecto para ampliar el número de pacientes a incluir en este tipo de técnicas».

La Sabr o Sbrt (radioterapia corporal esterotáctica) es una técnica que se usa desde la incorporación de Santiago Velázquez hace 10 años en el hospital Virgen del Rocío. Se trata de disparar, incluso a tumores móviles, con una carga muy tóxica de radiación sin dañar a otros órganos. Como Guillermo Tell, pero en lugar de una manzana tenemos un tumor y en vez de una ballesta, un acelerador de electrones, como explicó en su día la otrora consejera de Salud María Jesús Montero cuando presentó una de las patentes de este radiofísico, el eXaCradle.

Lo que ha hecho el doctor Velázquez es inventar equipos compatibles con cualquier acelerador —independientemente de la energía que use— haciendolos más precisos, y por ende, capaces de tratamientos Sabr. Son ya más de 200 pacientes los que sólo en Sevilla se han tratado con estos equipos. «Las patentes que estamos desarrollando aquí —explica — lo que hacen es paralizar el movimiento natural de los tumores, producir una localización estereotáctica del tumor, reducir significativamente el tiempo de irradiación y, cuarto, permiten superponer diferentes tipos de imágenes ( resonancia, TAC y PET) para precisar lo que es y no es tumor.

Todo esto estrecha el margen alrededor del tumor como para liberar la enorme energía de la Sabr sin dañar los tejidos sanos. El tiempo es clave también, porque a menor tiempo, más probable es la estimulación del propio sistema defensa del paciente y que éste ayude a eliminar el tumor». Las patentes a destacar de Santiago Velázquez no solo incluyen nuevos materiales para la oncología o diseños industriales sino auténticos cambios de paradigmas. Así, está el eXaSkin que permite abandonar el uso de haces de electrones en tumores superficiales como el melanoma y utilizar haces de fotones menos tóxicos. Otra es la eXaFrame, susceptible de la combinación precisa de resonancia magnética en tratamientos radioncológicos de cabeza y cuello.

También está la eXaCradle que por su diseño funciona además, en el área abdominal posibilitando las técnicas de Sbrt incluso en el hígado, el páncreas y los riñones. No hay que olvidar la ExaBreast, un equipo diseñado para el citado ensayo clínico en las pacientes con cáncer de mama. Además está el eXaKid que ya trata a niños en el Virgen del Rocío.

Todo ello no sería posible sin los profesionales del hospital y especialmente de los radioncólogos Elena Montero, Javier Peinado y David Muñoz.

Este fantástico proyecto multidisciplinar entre físicos y médicos quiere extender su excelencia a través de un plan estratégico de Sabr para toda Andalucía.