El hotel Alfonso XIII cierra sus puertas durante un año para renovar sus entrañas
La Dirección del hotel y el servicio despidiendo a los últimos huéspedes - J. M. SERRANO

El hotel Alfonso XIII cierra sus puertas durante un año para renovar sus entrañas

El compromiso con el Ayuntamiento es respetar el estilo y la decoración originales

a. estrella yáñez
sevilla Actualizado:

Quiere recuperar el papel para el que fue concebido en la Exposición del 29, cuando se proyectó en Sevilla el hotel más grandioso de Europa y la capital se enriqueció con el Alfonso XIII, un hotel en el que se han alojado miembros de las principales familias reales del mundo y personajes ilustres o estrellas de cine como Ernest Hemingway, Evita Perón, Orson Welles, Audrey Hepburn, Jackie Kennedy, Sofia Loren, Plácido Domingo, José Carreras, Brad Pitt, Mikhail Gorbachev y Shakira.

El hotel Alfonso XIII quiere seguir estando a la altura de las circunstancias y para ello no necesita reinventarse, sino sólo actualizarse, tarea que le llevará casi un año a partir de hoy mismo, ya que ayer alrededor de las 14:00 horas salieron los últimos huéspedes, por ahora.

El propio director despidió a los clientes, mientras que el personal empezaba a desmontar las habitaciones, a sacar los muebles y ya sólo una de las puertas de la cancela que da a la calle San Fernando seguía abierta, la otra estaba cerrada con una cadena y un candado.

Cuando el Día de Andalucía, 28 de febrero, de 2012 el hotel vuelva a abrir sus puertas los nuevos huéspedes y sobre todos los sevillanos que seguro se acercarán a curiosear, no recibirán ningún impacto por las obras porque tal y como dijo ayer el director, Carlo Sufredinni, el edificio y sus jardines van a mantener el mismo estilo y todo el sabor del siglo pasado. La reforma del hotel que gestiona la cadena Starwood Hotels & Resorts, por concesión del Ayuntamiento de Sevilla, va a permitir la renovación del mobiliario, pero sobre todo va a actualizar todas las instalaciones, aquello que no se ve y que permite al huésped disfrutar del máximo confort, como corresponde a la categoría del Alfonso XIII.

El estudio de arquitectos Demópolis y las consultoras EC Harris y HBA, han diseñado las reformas que se acometerán, según comentó en la mañana de ayer el vicepresidente de la cadena hotelera, Philippe Cassis, que acompañó a la delegada de Turismo y Fiestas Mayores, Rosamar Prieto, a la rueda de prensa previa al cierre del establecimiento al público. Sufredinni precisó que se van a modernizar la instalación eléctrica, el aire acondicionado y la calefacción, las conducciones de aguas y que se va a realizar un gran esfuerzo en la aplicación de un exigente sistema de seguridad. De modo que aunque la renovación de la decoración y el mobiliario es lo que más dudas ha despertado por el valor de las piezas, lo que verdaderamente se va a poner patas arriba son las entrañas mismas del edificio, los sistemas que le hacen funcionar, para que toda la belleza de su arquitectura y de su interior puedan ser disfrutados desde el máximo confort que permite la tecnología actual.

Estas reformas se complementarán con algunos trabajos menores que se van a acometer en las fachadas exteriores de los pabellones y también se realizará una reforma importante en la planta sótano, donde actualmente, además de la zona de almacén, cocina y máquinas están las dependencias que utiliza el personal. El coste total de la obra es de 20 millones de euros, un montante muy superior a la inversión mínima de 9,5 millones que exigió el Ayuntamiento en el pliego de condiciones que publicó en 2008, según explicó el director.

Tanto la delegada, que calificó el día de «agridulce», como el director, que lo llegó a llamar «fatídico», transmitieron la sensación de pesar que embargaba a los trabajadores, emocionados por la jornada que les ha tocado vivir, un día extraño para un lugar en el que el trasiego es la tónica habitual y en el que ayer tocó a despedida.

Sin embargo, la plantilla se va a acoger a un expediente de regulación de empleo temporal que les permitirá seguir ingresando el 95% de sus salarios y durante este periodo van a someterse a un plan de formación especialmente diseñado con materias como idiomas, protocolo o informática. No obstante, 10 de los 170 empleados del hotel van a seguir trabajando en el Alfonso XIII, puesto que se mantendrán activos dirección, ventas y marketing, administración y mantenimiento. El subdirector de la cadena hotelera subrayó que la intervención refleja la «apuesta» de la cadena hotelera por la ciudad de Sevilla.

Cuando el hotel Alfonso XIII vuelva a abrir sus puertas, como muy tarde el 30 de marzo, ofrecerá el mismo establecimiento pero mejorado, ya que incluso se mantendrán los tres estilos con los que están decoradas las habitaciones: árabe, castellano y andaluz, e incorporará un spa, un bar de tapas y un bar americano.