Hotel Casa de Indias, situado frente a Las Setas
Hotel Casa de Indias, situado frente a Las Setas - Vanessa Gómez
Rehabilitación

Así es hotel de la Encarnación, símbolo de la recuperación del regionalismo

El edificio, que llegó a ser una casa okupa en pleno Centro de Sevilla, tiene más de cuatro siglos de historia

SevillaActualizado:

El antiguo edificio okupa de la Plaza de la Encarnación acaba de abrir sus puertas reconvertido en el hotel Casa de Indias. La cuidadosa rehabilitación ha permitido poner en servicio un inmueble histórico de estilo regionalista que guarda entre sus muros más de cuatro años de historia. Testigos de aquel pasado quedan arcos, escaleras, muros de ladrillo y artesonados que la obra ha dejado al descubierto y que sus propietarios han incorporado al diseño.

Así lo explicaron durante una visita con periodistas Estrella Rodríguez, la directora y Myriam Gimeno, consejera delegada del grupo Intur, al que pertenece este alojamiento de cuatro estrellas. Según dijo, «muy pocos pueden tener el privilegio de levantar un hotel en un edificio de cuatro siglos de historia y con tanta implicación social». «Nos quedamos con la enorme satisfacción de habernos rodeado del mejor equipo, desde nuestro socio hasta el resto de los colaboradores técnicos el personal que atiende a los huéspedes», señaló. El inmueble, que cuenta con 61 habitaciones, es un símbolo de la recuperación del regionalismo en la ciudad, dando respuesta a las reivindicaciones de las asociaciones proteccionistas que piden una mayor sensibilidad con los ejemplos de este estilo que aún se conservan.

El diseño es obra del estudio de arquitectura OA110, que asumió este reto como si se tratara de un proyecto en permanente evolución, dada la complejidad de la rehabilitación. El arquitecto Ignacio Toribio admitió que «se trata de un edificio muy dinámico que ha sido testigo de grandes cambios sociales y culturales». Precisamente ese dinamismo «es lo que ha caracterizado el proceso de la obra».

Además de la entrada, que conserva el desnivel habitual de las casas antiguas, se mantienen intactos los muros de ladrillo visto del antiguo convento de Regina Angelorum que tuvo que ser parcialmente derribado para dejar espacio a la plaza. También han aparecido varios artesonados de madera de finales del XIX y arcos del patio del claustro del propio convento. En la ejecución se han conservado los patios y se ha creado un salón de lectura y una sala de eventos.