Huelga de metro en diciembre con servicios mínimos
Huelga de metro en diciembre con servicios mínimos - J. J. Úbeda

La huelga del metro de Sevilla sigue adelante tras no haber acuerdo entre el comité y la dirección

En la reunión celebrada este martes no ha habido «avances» entre ambas partes

SevillaActualizado:

Finalmente ha acabado «sin acuerdo ni avances» la reunión celebrada este martes entre el comité de empresa y la dirección de la sociedad Metro de Sevilla, participada mayoritariamente por la corporación Globalvía y en un 11,76 por ciento por la Junta de Andalucía, en torno al nuevo convenio colectivo, con lo que sigue adelante la huelga indefinida promovida por la plantilla a partir del 13 de abril, sábado de Pasión, en demanda de un alza salarial del diez por ciento y otras mejoras.

Iván Román, miembro del comité de empresa, ha explicado a Europa Press que en esta reunión prevista en el marco de la negociación del nuevo convenio colectivo, o sea antes de que la plantilla acordase convocar la mencionada huelga indefinida, la representación de la plantilla ha defendido las reivindicaciones de la misma en materia de salarios y condiciones laborales, pero la representación de la sociedad gestora del metro habría criticado el «chantaje« de convocar una huelga indefinida a las puertas de la Semana Santa, considerando que tal extremo no resultaría «pertinente» en plena negociación y con tantos «parámetros» laborales a tratar más allá de las retribuciones.

Y es que según la dirección del metro, en el contexto de la negociación del nuevo convenio colectivo, el comité de empresa habría reclamado incluir directamente un alza salarial del diez por ciento a cambio de no convocar paros durante Semana Santa, para después continuar negociando el nuevo texto.

A tal efecto, Iván Román ha recordado que el comité de empresa sólo defiende y traslada «la voluntad» de la plantilla, «harta de los incumplimientos de la empresa», ante los cuales la huelga indefinida «es la única solución posible». «No ha habido nada de avances en la reunión y de momento la situación es de bloqueo», ha aseverado Román, asegurando que la dirección del metro «se limita a escuchar las propuestas sin ofrecer nada a cambio».

Esta convocatoria de huelga indefinida prevista a partir del 13 de abril, aprobada con el voto a favor de 98 de los 170 miembros de la plantilla, la abstención de dos trabajadores y la falta de participación del resto de los empleados en la votación celebrada a tal efecto, surge después de que entre noviembre y enero, la plantilla protagonizase numerosas jornadas de paros parciales en demanda de mejor cobertura de las bajas, excedencias y reducciones de jornada.

En aquel conflicto, la dirección de la empresa reclamaba canalizar tales demandas mediante la negociación del nuevo convenio colectivo, pues el anterior texto expiró el pasado 31 de diciembre, y finalmente el pasado 22 de enero la plantilla del metro acordó un «paréntesis» en sus movilizaciones, para intentar lograr sus reivindicaciones mediante la negociación del nuevo convenio, que habría arrancado al comenzar febrero.

El peso de la Semana Santa

En ese sentido, la dirección del metro ha avisado de que en el marco de dicha negociación, el comité de empresa había reclamado un alza salarial del diez por ciento a cambio de no promover un «conflicto» laboral para las fechas clave de Semana Santa, y después «continuar negociando otros aspectos« del convenio colectivo.

«Teniendo en cuenta el poco tiempo transcurrido desde que se inició la negociación, los avances obtenidos en las reuniones mantenidas hasta la fecha, así como el alcance de los aspectos que se están evaluando, resulta muy desproporcionada la medida adoptada de convocar una huelga», asevera la dirección del metro.

El presidente del comité de empresa del metro, Juan Lorenzo Vázquez (Sindicato Independiente de Trabajadores del Transporte, SITT), ha admitido de su lado que demandar un alza salarial del diez por cierto «puede sonar fuerte», pero ha avisado de que las retribuciones de la plantilla llevan «muchos años sin subir», mientras el metro cierra año tras año sus ejercicios anuales «con beneficios», como ha sido el caso de 2018, con 18,3 millones en positivo.