El envejecimiento de la población provoca un aumento de enfermedades vasculares
El envejecimiento de la población provoca un aumento de enfermedades vasculares - PINO FONTELOS
EL ENVEJECIMIENTO PROVOCA ENFERMEDADES VASCULARES

Los ictus provocan en Sevilla 2.000 ingresos hospitalarios cada año

La factura para el Servicio Andaluz de Salud se estima que supera los 600 millones de euros

SevillaActualizado:

Hoy lunes y mañana, día 18, la IV Escuela de Biomedicina Uimp-Ibis reúne en Sevilla a los más destacados científicos nacionales e internacionales para profundizar en cómo el envejecimiento está provocando enfermedades vasculares que acarrean un gran impacto social y económico.

El jefe del servicio de Neurología del hospital Virgen Macarena, Joan Montaner, es uno de los directores de este curso que también analiza las vías para desarrollar estrategias que reduzcan ese coste sanitario y humano.

Afirma que al igual que envejece la piel, los músculos y los huesos, también lo hace el cerebro, las arterias y el corazón. La esperanza de vida en países como España sigue aumentando gracias a los enormes avances socio-sanitarios a que estamos asistiendo en los últimos años, pero como efecto colateral «el envejecimiento de nuestro sistema vascular hace que el aporte de oxígeno y nutrientes a órganos vitales como el cerebro, el corazón o los riñones falle y que estos vayan dejando de funcionar con normalidad».

Dice que en su último informe sobre proyecciones de población, el INE calcula que el porcentaje de mayores de 65 en 2066 alcanzaría al 34,6% de la población, lo que incrementaría también el número de habitantes que supera los 100 años de edad, que pasaría a ser de más de 222.104 en cinco décadas. «En España —agrega— la enfermedad cardiovascular sigue situándose como la primera causa de muerte, por encima del cáncer y de las enfermedades del sistema respiratorio».

Montaner explica que la edad de comienzo más frecuente para las enfermedades cardiovasculares es la vejez y que más de la mitad de todos los infartos cardiacos, tres cuartas partes de los infartos cerebrales y de las insuficiencias cardiacas, se producen por primera vez en mayores de 65 años.

Las enfermedades vasculares que se van a tratar en dicho curso son las que producen la necrosis o muerte de las células de un órgano o parte de él por falta de riego sanguíneo debido a una obstrucción o estenosis de la arteria correspondiente. Son, fundamentalmente, el infarto y el ictus, que es el problema vascular más relacionado con envejecimiento.

«El ictus —asegura Montaner— continúa siendo el problema neurológico grave más frecuente en Andalucía . Su incidencia es de unos 200 casos por 100.000 habitantes al año, es decir en Andalucía cada año más de 17.000 personas sufren un ictus. Tenemos casi 2.000 ingresos nuevos en Sevilla cada año por esta causa. Aunque desconocemos con precisión el coste global del ictus en Andalucía, por nuestros datos sabemos que la factura asciende a más de 600 millones de euros cada año».

En cuanto la atención que se presta dice que el reto está en la fase de recuperación, «donde necesitamos más y mejores programas de rehabilitación».

También se investiga en nuevos tratamientos, en «encontrar fármacos que complementen a las terapias de reperfusión y que sirvan para hacer que las células del corazón o las neuronas del cerebro no se mueran a pesar de la falta de oxígeno. Cuando los tengamos se podrían dar no solo a pacientes con infartos o ictus sino a pacientes de alto riesgo vascular. Se está investigando también en la reparación de órganos una vez dañados por estos problemas vasculares, mediante el uso de terapia celular que pueda renovar las arterias y otras células del cerebro y del corazón».

En este encuentro se discutirá también sobre el uso de nuevos biomarcadores que podemos medir de forma rápida en la sangre para saber quién tiene más riesgo de tener enfermedades vasculares, o en el caso del ictus para hacer el diagnóstico ya en la ambulancia y dar el tratamiento sin esperar llegar al hospital».