Monseñor Asenjo junto a Diego Márquez y Mariano Pérez Ayala
Monseñor Asenjo junto a Diego Márquez y Mariano Pérez Ayala - J. M. Serrano
Informe sobre el paro

La Iglesia advierte que el salario medio de los jóvenes en Sevilla es de 371 euros

La memoria de la Acción Conjunta Contra el Paro señala que la creación de empleo se ha ralentizado y que la precariedad es «alarmante»

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, ha presentado este miércoles la memoria de la iniciativa diocesana Acción Conjunta Contra el Paro (ACCP), que se puso en marcha hace cinco años. Entre las conclusiones principales que se extraen del informe, la Iglesia advierte que el salario medio de la juventud en Sevilla es de 371 euros al mes en 14 pagas, «lo que les impide emanciparse o poner en marcha un proyecto de vida».

Este dato ofrecido por el delegado diocesano de Pastoral Obrera, Diego Márquez, forma parte de un manifiesto con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, que se celebró el 7 de octubre. En él, se señalan también otra serie de índices que demuestran que la precariedad laboral «es alarmante». La Archidiócesis concluye que «la creación de empleo se ralentiza», ya que entre 2017 y 2018 el paro bajó en 23.600 personas pero, entre 2019 y 2019, el descenso ha sido de apenas 500 personas. Las políticas de lucha contra la exclusión «no sirven para nada».

Le Iglesia de Sevilla expone a las claras una duda realidad: «El 33% de las personasen paro de la provincia está en riesgo de exclusión social porque no cobra ninguna prestación, ya que las solicitudes atendidas no llegan ni al 10%». Por otro lado, en el pasado mes de agosto, el 95,8% del total de los contratos que se registraron fueron temporales.

La precariedad laboral ocasiona una mayor accidentalidad en los trabajos, según el informe

A esto se le une la cada vez mayor accidentalidad en los trabajos, algo que está estrechamente ligado con la precariedad en los empleos. Se han registrado cinco muertes y 641 más accidentes que el año anterior.

«Cuando hablamos de precariedad laboral nos referimos a vidas truncadas, vulnerables y violentadas; a personas explotadas por contratos temporales con sueldos que no se corresponden a las horas realizadas, sin seguridad en el puesto de trabajo y sujetos a una flexibilidad que hace imposible la conciliación entre trabajo, familia, descanso, participación social y ocio», asegura el manifiesto que se leerá el próximo viernes 11 de octubre en una concentración que tendrá lugar en la plaza del Altozano para exigir un trabajo decente. Previamente, a las 19 horas, se celebrará una vigilia de oración en la parroquia de la O, presidida por el vicario general, Teodoro León.

Pobres pese a tener trabajo

El arzobispo de Sevilla ha vuelto a señalar este miércoles un problema que está ocurriendo en la sociedad, como «el nuevo fenómeno de los trabajadores pobres, a causa de la precariedad en los empleos y los bajos sueldos, que imposibilitan a las familias atender a sus necesidades primarias y les obliga a tener que acudir a organizaciones como Cáritas».

Por su parte, el director diocesano de Cáritas, Mariano Pérez de Ayala ha enumerado las líneas de actuación de ACCP «Ante el parado activa tu conciencia». Esta iniciativa partió de un llamamiento que hizo monseñor Asenjo en una carta pastoral en 2014 para movilizar a toda la Iglesia de Sevilla. «El objetivo era desencadenar un proceso de análisis, reflexión y construcción conjunta de alternativas en las parroquias, movimientos y otras instancias eclesiales que pudiera culminar en algún gesto comunitario sencillo y público y promoviera una nueva organización del trabajo desde la doctrina social de la Iglesia», ha explicado el director de Cáritas.

La Iglesia llama a una concentración el viernes en el Altozano para exigir trabajos decentes

Se han celebrado encuentros diocesanos, se han elaborado materiales de reflexión, se ha desarrollado la campaña «Contra el paro y la pobreza, ¡trabajo decente! como Dios quiere» y se han celebrado encuentros de oración, vigilias y eucaristías.

Una evolución desde 2014

La memoria de ACCP expone que, desde que comenzó su andadura, el empleo ha sufrido una importante evolución. «Hay casi un millón y medio menos de parados pero aún queda mucho por hacer todavía». De esta forma, recuerda los datos del reciente informe Foessa 2019 que dice que, en España, 8,5 millones de personas están en exclusión social, de las que 1,5 millones están en Andalucía. De todos ellos, 760.000 se encuentran en situación de exclusión severa y 300.000 están considerados como «descartados», como indica el Papa Francisco.

«La reducción de empleo no elimina el problema de la precariedad», señala el informe, porque «el equilibrio social se ha roto». Por este motivo, la Iglesia de Sevilla reclama a las administraciones «que se comprometan de forma activa en la construcción de un sistema económico, social y laboral justo, fraterno y sostenible, que sitúe a la persona en el centro».