Reales Atarazanas en Juego de Tronos
Reales Atarazanas en Juego de Tronos - ABC
Patrimonio

El importante papel de las Atarazanas de Sevilla en el último capítulo de Juego de Tronos

La popular serie de HBO ha elegido a lo largo de su emisión múltiples escenarios de la provincia sevillana para el rodaje de sus temporadas

SevillaActualizado:

Sevilla ha sido Dorne, Desembarco del Rey e incluso Meereen. El rico patrimonio de la capital hispalense y su provincia ha atraído durante tres temporadas a todo el equipo de rodaje de Juego de Tronos, serie estandarte de HBO, y a un gran volumen de turistas que llegan a Sevilla preguntando por dragones.

Así lo ha dejado claro el vicepresidente de Prodetur, Antonio Ponce, el cual ha destacado el impacto positivo que ha tenido en la provincia la serie de ficción. Y es que durante tres temporadas se ha podido ver en la pequeña pantalla a una Sevilla diferente, épica y gloriosa que ha servido de escenario para momentos de vital importancia para el desenlace de la trama.

Durante el último capítulo emitido por HBO de Juego de Tronos (8x05), Sevilla adquiere un papel protagonista que, aunque breve, hará que los fans de la serie jamás puedan olvidarse de ella.

A continuación se detalla información de relevancia del último capítulo de la serie.

Estado de las Reales Atarazanas
Estado de las Reales Atarazanas - Raúl Doblado

Se trata de la escena en la que Jaime y Cersei intentan huir a la desesperada de la Fortaleza Roja a través de las mazmorras, tal y como Tyrion le había había indicado a su hermano antes de liberarlo.

Durante esta secuencia se puede contemplar a las Reales Atarazanas de Sevilla, antiguo astillero medieval, convertidas en las mazmorras de la Fortaleza Roja de Desembarco del Rey. No es la primera vez que aparecen en escena en la serie, allí se conservan el esqueleto de dragón y es donde Qyburn enseña a la aún reina del Trono de Hierro su gran arma secreta contra los dragones de Daenerys.

Ironías del destino, allí se encontraría atrapada Cersei junto al amor de su vida, mientas la 'Madre de dragones' ataca sin piedad la estructura con fuego. Sin salida, los dos hermanos se abrazan asumiendo que es el final en la penumbra de las mazmorras que, poco a poco, van desmoronándose por el techo (puede que a la Consejería de Patrimonio Histórico no le haya gustado esta escena). Un desenlace muy 'shakesperiano' para los mellizos Lannister que no a todo el público ha gustado, pero que nadie se atreve a negar su belleza que recae, en parte, al escenario escogido.

Un monumento a la espera de restauración

A pesar de este espaldarazo comercial, las Reales Atarazanas no consigue arrojar luz a su proyecto de restauración. El último hito alcanzado data de a finales de diciembre tras numerosas reuniones, en el que se consiguió el acuerdo de rehabilitación ratificado por la Consejería de Cultura, la fundación La Caixa y Adepa.

Sea como fuere, lo que ha quedado claro de la mano de HBO es que: Sevilla, sí que es de cine.