Algunos visitantes observan el cuadro «La visión de San Antonio de Padua» en la Capilla Bautismal de la Catedral
Algunos visitantes observan el cuadro «La visión de San Antonio de Padua» en la Capilla Bautismal de la Catedral - JUAN FLORES
HASTA EL 8 DE DICIEMBRE DE 2018

Hoy se inaugura en la Catedral la exposición de las obras de Murillo

Muestra los lienzos del maestro justo en el lugar para el que fueron pintados

La Giralda de Sevilla, torre vigía de la ciudad

SEVILLA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Murillo en la Catedral. La mirada de la santidad» es el nombre de la exposición que hoy se inaugura en la Catedral de Sevilla, una muestra que repasa los treinta años para los que el artista estuvo trabajando en el templo y que permanecerá abierta hasta el 8 de diciembre de 2018.

La exposición permite un recorrido en el que el espectador se ve sumergido en la arquitectura histórica original. El detalle en las reproducciones, las explicaciones divulgativas y el complemento de libros y documentos rescatados para la ocasión consiguen crear un paseo por la obra de Murillo contextualizado a la perfección en su época.

Entre lo más sorprendente, poder ver con detalle las figuras de los santos que aparecen dentro de los tondos en la cúpula de la Sacristía. Impactan las miradas místicas de San Laureano y San Pío y de absoluta dulzura de las mártires Santa Justa y Rufina con las lozas que aluden a sus oficios de alfareras. Santa Justa muestra una típica loza blanca de Triana con los característicos repulgos.

El visitante puede apreciar detalles aunque las obras originales se encuentren a gran altura. Joaquín de la Peña, subcomisario de la muestra, destaca la intención didáctica de las reproducciones con el fin de que se pueda observar con detalle la obra. Y añade otra de las claves de la muestra: el complemento documental con libros y legajos de la Biblioteca Colombina y del Archivo del Cabildo Catedral.

Así se descubren curiosísimos documentos como el de la libranza «por quenta de la pintura que se está haciendo para el Cabildo», es decir las pinturas de santos de los tondos que hace Murillo para la Sala Capitular por el que se pagó al artista 1.850 reales de vellón (29.000 maravedíes).

El itinerario expositivo también es un recorrido biográfico porque es posible descubrir momentos claves del pintor.

Con motivo de la muestra todos los cuadros han sido limpiados y cuentan con una nueva iluminación. «Este hecho nos ha permitido ver también algunos deterioros», puntualiza la comisaria, Ana Isabel Gamero.

Sin embargo, la muestra tiene por ésta y otras tantas razones una gran fuerza de verdad.